Maracaibo, Venezuela -

Tinta Libre

Cauce y luz

Un centenar de protagonistas y momentos enfilan los 25 años de historia de la morada cultural del centro de la ciudad, el CAM Lía Bermúdez

viernes 25/05/2018
11:52 AM
  • Mary Cruz Finol

  • @cruzdesaman

  • Obra: Ole, de Lía Bermúdez | Andrea Phillips (Intervención)

«Al Lía» le gusta la espontaneidad. Celebra la gastronomía en Almuerzo con los Chefs, encuentros acostumbrados desde el 2011. Al año siguiente abrazó la versatilidad del cuerpo, como esa ocasión que el Ballet Clásico de Moscú danzó El Bolshoi sobre hielo en su tarima. Estimula el desnudar de las mentes a través de la pintura, la escultura, la cinética. Le agradan los titulados y los empíricos, los amateurs y los veteranos. Los soñadores y quienes están en la búsqueda del sueño, ya sea en carros último modelo o en un Mustang o Javelín en la Expoautozulia 2012. En ella se aplaude la risa y el llanto, los florecimientos y los ocasos.

Cuando Carmen Rosalía González —Lía Bermúdez— supo que su nombre bautizaría el proyecto, donó muchas de sus esculturas. Desde entonces, se codean con todos lo que tengan algo qué contar, porque es innegable la pluralidad que confluye en sus siete salas expositivas, en su tienda de arte y CAM CAFÉ, su CID CAM; biblioteca sobre arte y otras disciplinas, en el Infocentro; donde se provee de conexión a internet gratuita, en el hall capitulado por Soto y su eterno Penetrable del Zulia, lisonjero regalo que guarda la ilusión de volver a bañarnos en las aguas del Lago, en su tarima y las siempre cálidas 1.300 butacas, pues la constante afluencia frena el frío de la ausencia.

Cultura y más cultura

Tras 25 vueltas al sol, ha presenciado la culminación de un siglo que despidió equipos de 35 milímetros, el servicio postal y las salas de cine, y en una naciente atmósfera moderna continuó la promoción y difusión de valores culturales, artísticos, científicos y tecnológicos con manifiesta vocación popular, tal y como lo destacara su expresidente Régulo Pachano en el XIX aniversario de la fundación.

En antaño acunó —por primera vez en el Zulia—, el Encuentro Nacional de Escritoras «Mercedes Bermúdez de Belloso», en 1996. Fue escenario de la Orquesta Sinfónica de Maracaibo junto a Simón Gollo Delgado, reconocido violinista y docente marabino, en julio y septiembre de 1997. Recibió al Teatro de La Caléndula, agrupación en coauspicio con el CAM para «Lectura en voz alta», actividad realizada cada miércoles quincenalmente con la colaboración de actores y directores invitados en 1998.

Albergó exposiciones de artistas locales como Elsy Zavarce (ENE Incidentes: Generación Intermedia, 1999) y Hernán Alvarado (Las cuatro similitudes, 2007). En ella se celebró la VII Red de Centros Culturales de América y Europa en 2008 y el I Encuentro de las Artes Visuales en el Zulia en 2009. Fue sede de la Feria Internacional del Libro de Venezuela en 2012, 2014 y 2015. La presentación de lo mejor del Teatro Negro de Praga transportó a los espectadores a otras dimensiones en 2013. En su Sala de museo tuvo lugar la muestra fotográfica Maracaibo calle 100, de los fotógrafos Audio Cepeda, Albert Frangieh, Pancho Villasmil y Norman Prieto en abril de 2015. Humberto Perozo «Tico» exhibió su autorretrato Teorema de las cosas en marzo de 2017. Ese mismo año, en la Sala alternativa, los marabinos alucinaron con la exposición individual Las miniaturas de Kike, obras de Gabriel Neuhaus.

Su íntimo compromiso con todas las expresiones de la cultura abrió un cauce para la Feria Internacional de Artes y Antigüedades de Maracaibo (FIAAM), propuesta de la Sociedad de Amigos del CAMLB con el objetivo de promocionar el arte y las antigüedades, nacional e internacionalmente, como su XIII edición celebrada en 2016, donde se homenajeó a la artista plástico mexicana Ofelia Soto, y también el Festival Internacional de Teatro de Maracaibo.

Creer para educar

Quienes han transformado el trabajo dentro «del Lía» en servicio público respiran un mantra que reza «Creemos en el arte para todos», sentencia de Luisana Abreu, coordinadora de Extensión Educativa, que se materializa en las más de 1.100 actividades registradas en 2017, poderosamente contrastadas con las 872 en 2011 y las 1.143 en2014.

Cada vez que se habla del CAMLB, la palabra «multidisciplinaria» emerge de la boca de promotores culturales y hacedores del medio, y es que sus 72 x 50 metros cuadrados nunca han limitado. Ella se ramifica hacia la Plaza y Avenida Libertador cada jueves. En 24 años no ha descansado y espera a todos en sus Domingos Familiares con bailes, cantos y teatro. Ansía a quienes quieran crecer con las visitas guiadas, los talleres, charlas y conferencias gestionadas desde su departamento de Extensión Educativa desarrollando destrezas como el tejido, poesía ilustrada, escritura de guiones, papelería creativa, oratoria, danza aérea, marionetas, bisutería de papel.

Con tecnología Dolby 3D, y una consagrada alianza con embajadas y entes culturales, siembra el interés y la disertación por el séptimo arte a través de CINE ARTE: ciclos de cine de terror, festivales de cine español, francés, alemán; semanas de cine venezolano, muestras de cine de diversidad. También el preestreno de filmes como Azú, alma de princesa (2013) de Luis Alberto Lamata, el preestreno regional de la película Maracaibo, coproducción argentina-venezolana, dirigida por Miguel Ángel Rocca en 2017, o el estreno en Venezuela del film ecuatoriano Traslúcido, del director criollo Leonard Zelig en la XIII edición del Festival del Cortometraje Nacional «Manuel Trujillo Durán».

Rencuentro

En el interior del CAMLB se dibuja un entramado fusionado con fuertes sentimientos de apropiación de espacios, pues visitarla supone una caricia, un abrazo de bienvenida, un despertar de puertas internas del alma, el resurgimiento de una remembranza por medio de creaciones artísticas de congéneres.

Si contáramos los pasos necesarios desde nuestro punto de partida hasta la Morada cultural del centro, ese número sería el único obstáculo entre nosotros y la oportunidad de extasiarnos con cualquiera de sus propuestas educativas, culturales y de entretenimiento.

Para el marabino, «el Lía» supone un espacio plural y permanente de encuentros que revitalizan el espíritu, renueva fuerzas, cura y libera. Todos, todos, nos convertimos en uno debajo de sus radiantes cúpulas.

 

Personalidades que han pisado el Lía
Joaquín Cortez,
Un Solo Pueblo, Serenata Guayanesa
Simón Díaz
Quinto Criollo
Ilan Chester
Facundo Cabral
Frank Quintero
Karina
Elisa Rego
Air Supply
Richard Clayderman
Soledad Bravo
Cecilia Todd

 

 


 

El  presente reportaje pertenece a la 40.a  edición especial de la revista cultural Tinta Libre, publicada el 25 de mayo de 2018.

LEA ADEMÁS
Loading...
COMENTE