El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA
Estás leyendo

Opinión

Fraude madurista, por Douglas Zabala

Cuando Chávez comenzó a proponer su Constituyente aún no gobernaba, pero ya estaba ungido por el influjo que le había generado la rebelión del 4 de febrero y su consecuente apoyo popular.…

La política es cosa seria por Hugo Cabezas

El presidente Nicolás Maduro, teniendo presente lo establecido en los artículos 347, 348 y 349 de la Constitución Bolivariana, ha decidido convocar a la Asamblea Nacional Constituyente, es…

Vacas flacas y feas; por Noel Álvarez

El panorama político y económico de Venezuela nos recuerda la parábola de José, cuando Faraón le pidió que interpretara su sueño, en el que siete vacas flacas y feas devoraban a siete vacas…

Himno nacional, por Humberto Rivera

Joya musical y poética constituida por la sociedad patriótica en Caracas, a raíz de los sucesos del 19 de abril de 1810, sus miembros durante una de sus reuniones, entusiasmados por el éxito…

Dictablanda y dictadura, por

Seamos claros: al régimen a estas alturas no le importa si, para mantenerse en el poder, debe liquidar a todos los que se le oponen y luego abrirles un proceso post mortem por suicidio…

Movimiento estudiantil, por Rubia Luzardo

Ante el crucial momento histórico que vive Venezuela, los estudiantes universitarios organizados en masa lideran el movimiento estudiantil, dirigido a manifestar la inconformidad con el…

Trabajo, por Ramón Guillermo Aveledo

“Trabajo es lo que hay que dar, y su valor al trabajo”, decía Andrés Eloy Blanco, y desde que la leí, sigue gustándome esa línea completa. El trabajo no solo dignifica y realiza a la…

El Carupanazo, por Douglas Zabala

Suenan tambores de guerra, ya el déspota de Miraflores después de lanzar la amenaza de entregarle 500.000 fusiles a sus milicias bolivarianas, ahora sorprende al país con su fraude…

Animales, por Noel Álvarez

A través de los siglos el hombre se ha pasado la vida sembrando odio, venganza y corrupción, inventando guerras y exacerbando la violencia. No es de extrañar entonces que esos sean los males…