El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Crisis en la Vinotinto, crónica de un desastre

Quince son los futbolistas de la Selección Nacional que no serán de la partida, de ellos, cuatro ya conocidos previo al brote de coronavirus que se dio a conocer este sábado, 11 son los contagiados y la FVF emitió un comunicado con una lista de 15 nuevos convocados al seno de la Selección.

Este sábado por la noche, Tomas Rincón, capitán de la Vinotinto anunció a través de su cuenta en Instagram que era positivo por Covid-19. Una noticia que confirmaba el drama que se vivía en el seno de la Selección y que aumentaba a 11 los futbolistas que daban positivo por coronavirus de la convocatoria inicial.

“He dado positivo por Covid, en estos momentos mi estado de salud es estable y controlado”, indicó Rincón, a lo que agregaba “Lamento profundamente no poder representar a mi país, los que me conocen saben lo que he trabajado para aportar mi máximo a la Vinotinto en esta Copa América, pero siempre hay que priorizar mi salud y la de los que me rodean respetando los protocolos sanitarios y haciendo el aislamiento correspondiente para no poner en peligro a nadie”.

Tomas, se sumó así a Wílker Ángel y Rolf Feltscher quienes antes de partir a Brasil, luego del empate ante Uruguay se “bajaban del bus”, por la misma razón que el jugador del Torino italiano.

Luego de las pruebas PCR, realizadas la mañana del viernes comenzaban a rondar los rumores que fueron confirmados el sábado por la Federación, de que 10 miembros de la burbuja Vinotinto, cinco de los cuales eran jugadores, habían dado positivo ya estando en Brasil, más tarde pudo conocerse que en realidad eran ocho los futbolistas contagiados y tres eran miembros del cuerpo técnico.

Esos ocho futbolistas engrosaban de esta manera a 15 la lista de jugadores que se quedaban fuera de la Copa, si sumamos los tres que no habían entrado en la convocatoria: Salomón Rondón, Darwin Machís y Yordan Osorio, que no eran de la partida por lesión; y el otro vinotinto que aún no esta con Venezuela en Brasil, y que se recupera también de una lesión es Yeferson Soteldo, que se mantiene en EE. UU. y que se uniría a la selección en la tercera fecha del campeonato.

Con todo esto confirmado, la Federación Venezolana de Fútbol emitió un comunicado en el que se anunciaba la lista 15 jugadores que vendrían a cubrir las ausencias, exceptuando las de Feltscher y Ángel que habían sido reemplazados por Adrián Martínez y Ronald Hernández.

De los 15 futbolistas, 14 viajaron desde Caracas este sábado por la tarde en vuelo chárter hasta Brasilia y uno, Jan Carlos Hurtado, viajó estando en territorio brasileño.

De los convocados por la emergencia destacan la presencia de tres arqueros, lo que supone; a falta de confirmación oficial, que entre los positivos presentes en Brasil hay arqueros involucrados.

Conocida toda esta información, el seleccionador nacional el portugués José Peseiro, concurrió a la rueda de prensa previa al duelo ante Brasil y fue enfático en decir que Venezuela debe jugar con dignidad: “Vamos a pelear con dignidad, sacrificio e intensidad, sabiendo que es muy difícil. Si ningún jugador se siente al 300% para jugar mañana, ¿Entonces cuándo será?”, indicó Peseiro.

Así mismo el luso no dudó en destacar la unión del grupo y la fuerza que tienen para superar esta adversidad: “Nuestra mayor virtud es la fuerza que tiene este grupo. Todos deben dejar aun lado la individualidad y su ego en pro del colectivo. El principal jugador de Venezuela es el equipo”.

Sin embargo y fuera de la serenidad con que se mostró el director técnico nacional, la pregunta es ¿Qué falló?, ¿Cómo se rompió la burbuja de bioseguridad en la se encontraba “supuestamente” la selección”? y la respuesta es quizás dura pero cierta: “Fallo todo, fallaron todos”.

Durante las ultima semana se pudo observar gracias a distintas fuentes, incluyendo futbolistas que eran parte de los módulos que se iniciaron en el mes de mayo, que la burbuja era solo una cortina de humo que era atravesada por personas ajenas a la selección nacional en todo momento; familiares y personas externas al futbol entraban a diestra y siniestra al seno de la concentración, celebrando cumpleaños incluso. Las medidas de bioseguridad que debieron blindar al combinado nacional estaban ausentes si esto ocurría.

Es verdaderamente lamentable que Venezuela atraviese hoy por este drama, que en lugar de hablar de fútbol, de planteamiento táctico, de como jugaran esta tarde a las 5:00 pm en el Mané Garrincha ante la “canarinha”, se hable de las consecuencias y fallas que acarrearon esta situación y como las normas de Bioseguridad que debían proteger la convocatoria hoy dejan mucho que desear.

En palabras del mismo Peseiro “podíamos tener ambición en la Copa América, (…) llegamos y la pintura es todo lo contrario”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...