El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Daniela Alvarado a José Manuel Suárez: «Prometo cuidarte todos los días»

Daniela y José Manuel subrayaron que hicieron todo lo que estuvo a su alcance para que el matrimonio se realizara en un sitio público y sus seguidores pudieran estar presentes, de hecho, la ceremonia inicialmente se llevaría a cabo en la Plaza Francia de Altamira, pero por medidas del clero no pudo ser así

Una sorpresiva lluvia fue la antesala del enlace eclesiástico de Daniela Alvarado y José Manuel Suárez, que se realizó el sábado en la noche en la Iglesia Don Bosco de Altamira.

Tres meses después de contraer matrimonio por civil, los actores se dieron el «sí» ante los ojos de Dios, en compañía de sus familiares y amigos, reseñó El Universal. 

La boda fue convocada por Daniela y José Manuel y por sus padres, Carmen Julia Álvarez Torrente, Dennys Daniel Alvarado Morillo (†) y María Cristina Suárez Maurera.

Una unión en tiempos de Covid-19. En las bancas del templo se podía ver a los asistentes usando tapabocas, visores y guardando la debida distancia social. De hecho, se realizaron una prueba de PCR para poder estar allí.

A las 7:00 p.m., arribó a la Iglesia la actriz y directora vestida por el diseñador Hugo Espina. Lucía el cabello recogido, un maquillaje nítido y una mirada y sonrisa de antología.

Mauricio Otayek Schwarzgruber, de seis años, hijo menor de su amiga y colega Schwarzgruber, fue el encargado de acompañar a la novia en su camino hacia el altar.

Ya en plena ceremonia, Daniela le dijo a José Manuel: «Me enseñaste a luchar por mí y para mí, a quererme, a respetarme, entonces hoy frente a Dios, con nuestras familias y amigos, te prometo cuidarte todos los días, amarte incluso en esos días en que no entienda por qué peleamos aunque nunca peleemos».

Por su parte, Suárez le dedicó a Alvarado el texto Vida sencilla, de Facundo Cabral. «Yo te quiero jurar y te prometo que te voy a dar una vida sencilla, con las cosas que el hombre olvido, sin alfombras pero con sonrisas y los ojos abiertos al sol. Lo mejor de la vida es gratis, no hay pobreza teniéndolo a Dios, la esperanza será nuestro huésped y teniendo confianza habrá comprensión».

En sus votos, la pareja destacó la presencia espiritual de Daniel Alvarado, fallecido el 8 de julio del año pasado, y de la abuela del histrión.

Entre los feligreses, la Iglesia Don Bosco de Altamira recibió a: Carolina Torrealba, Rosario Prieto, Tania Sarabia, María Antonieta Duque, Manuel Fraiz-Grijalba, Sonia Villamizar, Dora Mazzone, Patricia Schwarzgruber, Bebsabe Duque, Claudia La Gatta, Luis Gerónimo Abreu, Greisy Mena, Liliana Meléndez, Francis Rueda, Violeta Alemán, Vanessa Senior, Antonio Delli, Josué Gil, Adrián Arturo, Rafael Monsalve, Malala Dubuc, Mario Sudano, Desirée de Sudano, Coquito, Andrea Salazar, Luis Olavarrieta y José Andrés Padrón, entre otros amigos y compañeros del mundo de la actuación y el teatro.

Felicidad postenlace

El cielo de Altamira se llenó de fuegos artificiales a la salida de los nuevos esposos del templo. El reloj superaba las 8:00 p.m., informó El Universal. 

«Creo que es el máximo logro ahorita, era algo que deseábamos mucho, tener la bendición de Dios. Estamos felices. Estamos muy emocionados, la verdad», dijo Daniela, a bordo de un Mercedes Benz en el que ya estaba presta a partir con su esposo rumbo a Cantaclaro Gardens, ubicado en El Hatillo, lugar escogido para celebrar la recepción.

Desde el vehículo, la pareja agradeció el apoyo que recibieron de sus progenitoras en los días previos al matrimonio eclesiástico.

«Nuestras madres nos han apoyado, han salido corriendo todos estos días, nos han ayudado con todo, sobre todo, nos han tenido paciencia porque hacer una boda es súper complicado y ellas fueron parte fundamental de todo el proceso», destacó Alvarado.

Daniela y José Manuel subrayaron que hicieron todo lo que estuvo a su alcance para que el matrimonio se realizara en un sitio público y sus seguidores pudieran estar presentes, de hecho, la ceremonia inicialmente se llevaría a cabo en la Plaza Francia de Altamira, pero por medidas del clero no pudo ser así.

Por su parte, la orgullosa madre, Carmen Julia Álvarez agradeció el cariño del público. «Nos han dicho tantas cosas bellas, han estado pendientes, que hoy se abocó por esas redes. Gracias, sobre todo a Dios, y a todos los que están arriba», citó El Universal. 

Celebración hasta el amanecer

Lámparas chandelier iluminaban Cantaclaro Gardens y, especialmente, la torta de bodas, que superó los nueve pisos. El imponente postre estaba escoltado por dulces de todos los tamaños y colores. En una zona aledaña, estaba dispuesta una feria de comida, en la que había pollo frito, sushi, comida italiana y hasta paella.

Éxitos de merengue, salsa, música urbana y vallenato de los 80, 90 y 2000 se escucharon en el escenario del lugar mientras los asistentes bailaban en la pista e inmortalizaban el momento, a través de transmisiones en vivo en Instagram, videos y fotografías.

Alrededor de las 5:00 a.m., el conjunto Los Fulleros, al que perteneció el primer actor Daniel Alvarado y con el que grabó el hit Negrito Fullero, dijo presente en la fiesta. Para ese momento, la pareja ya había cambiado sus atuendos por ropa más cómoda para comer y bailar. Daniela lució un blue jean también de Hugo Espina y zapatos deportivos.

La mañana dominical iniciaba y todavía había gente en la pista, pero sobre todo, los esposos, quienes no dejaban de besarse y expresarse afecto. No era para menos, su sueño se había hecho realidad, detalló El Universal. 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...