El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Cine venezolano será visto en el Festival de Cannes

Cineasta larense presenta su cortometraje Pálida, a 60 años de ser premiada el documental Araya

Edsel Sierralta tiene 28 años de edad, es de Barquisimeto, estado Lara, y se encuentra en el Festival de Cine en Cannes- Francia, luego de haber sido seleccionado para participar en el programa de exhibición “Tres días en Cannes”, que realizan los organizadores del evento para los jóvenes creadores cinematográficos.

En el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) el equipo de comunicaciones conversó con Sierralta para que relatara los hechos que los llevaron a ser escogido para esta máxima cita del cine mundial.

¿Cómo fueron tus inicios en el mundo del cine y el audiovisual?

Sierralta: Desde muy niño el cine siempre llamó mi atención, aunque mi familia no venía de ese medio, siempre me inculcaron la lectura y el arte. Comencé en esto hace aproximadamente 10 años en una televisora comunitaria llamada Lara TV, en la Comuna Ataroa. Allí, con unos compañeros de un grupo que se llama Voces Urgentes, se daban talleres y entré en principio por curiosidad, porque me gustaba la televisión, no para salir en pantalla, sino desde el proceso de creación, detrás de cámara. Luego el CNAC abrió un Diplomado a través del Cieca, Escuela de Medios de Lara, donde hicieron una prueba de ingreso y fui uno de los 20 seleccionados. Así fue como empecé mis estudios cinematográficos, y además estudio Comunicación Social en  la Universidad Fermín Toro, en Barquisimeto.

Igualmente comencé ahora mismo estudios de Dirección Cinematográfica en la Universidad Nacional Experimental de las Artes (Unearte) en Lara, y prácticamente soy el más experimentado en la clase por mi trabajo, y eso me ha permitido llevarme bien con mis compañeros porque ha sido un proceso de aprender juntos. Hoy en día en conjunto con unos amigos tenemos un espacio en el Gabinete de Cultura del estado Lara llamado Barq House donde trabajamos con fotografía, audiovisuales y también spot publicitarios.

¿De dónde surge la idea del cortometraje?

S: Pues existe un evento en París llamado Móvil film festival, donde se promueven los audiovisuales hechos con teléfonos celulares, yo inscribí mi cortometraje Pálida, debido a que se basaba en  plasmar una idea en un minuto. Este cortometraje quedó entre los mejores 50 y recibimos la invitación el año pasado, aunque en esa oportunidad no pude conseguir el financiamiento para el pasaje.  Seguidamente, este año cuando Cannes abrió este programa llamado “Tres días en Cannes” para futuros cineastas con edades entre 18 a 28 años, envié el trabajo con una carta explicativa en forma de guion del porqué quería asistir a este festival, y la razón era mostrar que aquí en Venezuela se siguen haciendo cosas y que hay tiempo de crear también. A pesar de las circunstancias, las crisis son un detonante para contar historias, para hacer arte. Yo lo traslado a los tiempos de Godard, con el movimiento del cine pobre, de bajos recursos. A la organización del festival les llamó mucho la atención esto, además que para nadie es un secreto que los ojos del mundo están puestos en Venezuela, como hay personas que todavía hacen cine con los recursos que tienen a la mano.

Pálida es un cortometraje que fue creado en un conjunto residencial que se llama “Alí Primera”, que pertenece al programa de la Gran Misión Vivienda Venezuela, lo hicimos allí en ese espacio. Es una crítica a la distribución de drogas, es en ese espacio  un muchacho al  que en todo momento lo están persiguiendo por todo el urbanismo y con voz en off él narra de cómo se ve dentro de todo este mundo, despertando luego dándose cuenta que es una pesadilla causada por las alucinaciones que le causan las drogas.

¿Cómo fue el proceso de selección para Cannes?

S: Fue toda una anécdota cuando el primero de mayo me llega un correo al teléfono que dice adjunto “no”, pensé que me habían mandado un correo para decirme que no, que cruel, cuando lo abro realmente decía no reply. El mensaje era que había sido seleccionado y podrás imaginar la emoción, mi equipo de trabajo que son mis panas me preguntaban qué me pasaba, porqué estaba pálido, y les mostré el correo y fue muy emotivo, aunque los primeros tres días fueron de mucha emoción pero también de depresión porque tenía el reconocimiento de Cannes pero la pregunta era cómo voy ahora.

Entonces allá (en Lara) hay un escultor que se llama Alfredo León, él me dijo: aquí está una obra mía, no es mucho pero vamos a rifarla, vamos a empezar a hacer una campaña.Coloqué en  Facebook  la carta de invitación y tuve una receptividad increíble, artistas gráficos, del tatuaje, colocaban sus obras para rifarlas e hicimos una pequeña campaña llamada “Nos Vamos a Cannes” y allí todas las personas que quisieran ayudar bien fuesen desde aquí o en el exterior con un dólar para tener por lo menos para los pasajes. La campaña de verdad fue muy bien recibida.

Dentro del estado hizo mucha bulla y entonces recibí la llamada del Ministro del Poder Popular para la Cultura Ernesto Villegas, gracias a él y el ministerio de la Cultura se tramitó todo lo que fue el pasaje,  además desde la Embajada de Venezuela en Francia me están asesorando en cuanto a la movilización interna en el país galo, dónde me van a recibir, dónde comer, etcétera, y voy para allá también pues, con todo lo que la gente de Lara me aportó. Sin duda, esto es una luz dentro de todas las cosas que están pasando, a nivel mediático, estas noticias no son mostradas aquí y tampoco a nivel internacional. Para mi es bonito que otros artistas también nos hayan apoyado en esto, demostramos que en tiempos de dificultades también podemos ser un equipo, ser solidarios.

¿Qué esperas de Cannes?

S: La expectativa es absoluta, siento que voy respaldado por todo un equipo, porque bien se sabe que el cine es un hecho colectivo, en mí está la vocería de todos ellos. Además de conocer el espacio, de estar allá donde se respira tanto cine, dentro de ese festival tan bonito y prestigioso, es el hecho de conocer personas como nosotros que viven de la realización del cine y mostrarles que en Venezuela también es posible realizarlo,  además es la posibilidad de traer una inversión, porque no es mi sueño irme del país a trabajar de cualquier cosa, yo amo mi país.

Nuestro cine contra Hollywood

Hay una discusión eterna que plantea que nuestro cine no es comercial sino de autor, además de contar ideas originales con mucha inspiración de nuestra literatura latinoamericana, mientras Hollywood solo hace nuevas versiones o remake. ¿Qué opinión tienes respecto al cine que se hace en la región y al de la industria hollywoodense que controla el mercado cinematográfico mundial?

S: Esa es una característica que tenemos los latinoamericanos, nos hemos servido del boom de la literatura en la región y vivimos siempre como en un “realismo mágico”, creando historias, o exagerando las historias, nosotros tenemos mucho que contar y una de mis metas es grabar un cortometraje llamado “La Bailarina Rusa”, que fue un caso muy famoso aquí en Venezuela ocurrido en Lara, ella fue asesinada y dentro de ese hecho hay un montón de cosas que pasaron y es como especie de novela policial. Una de mis metas es convertir ese cortometraje en un largo y en el 2020 ir a Cannes ya a competir con ese trabajo. Y estoy seguro que voy a lograr eso con el apoyo de todos porque cuando yo me propongo una meta lucho en función de ello hasta lograrlo.

Pero así como esa historia, nosotros los venezolanos y latinoamericanos siempre tenemos el poder de contarlas, incluso vemos como en una industria como la de Hollywood son los mexicanos y latinos quienes se están metiendo a conquistar esos espacios, porque son los que están creando realmente cosas nuevas, se están atreviendo a lo nuevo. Hay una visión del mundo sobre nosotros, la gente del Sur está diciendo cosas, hay cosas que decir, hay cine e historias que podemos contar desde la belleza. Es lo que aprecio de Cannes, este festival aprecia más la estética, el trabajo real de cómo se cuenta la historia, más allá de los efectos especiales. Yo voy a mostrar ese cine, yo no voy a competir tampoco con Hollywood.

El logro de Araya

Hace 60 años el film Araya de la venezolana Margot Benacerraf,  fue reconocido con el Gran Premio de la Crítica Internacional y el Premio de la Comisión Superior Técnica, por el estilo fotográfico de las imágenes que realza la calidad del ambiente sonoro.

Tú vas a Cannes justamente a 60 años de este hecho histórico, ¿qué sientes respecto a esto?

S: Benacerraf lo que puede significar para cualquier cineasta o creador venezolano y en el caso específico de Araya, algo impactante, la fotografía es una pincelada, y estar en ese espacio donde estuvo ella es para mí un orgullo y no me da miedo, creo que si estoy allí es porque me lo he ganado además de todo el equipo con el que trabajo, es el momento de que nosotros contemos qué está pasando, más en este momento que se está definiendo a nivel geopolítico de qué lado se está, si del lado de la guerra o de la paz. Este evento es un espacio crítico, donde uno puede decir muchas cosas.

Edsel Sierralta ya se encuentra en Cannes habiendo partido este martes 21 de mayo al evento donde podrá mostrar su cortometraje Pálida. Es importante destacar también, que este audiovisual se encuentra disponible en redes sociales y portales de video en la web.

Desde el CNAC se invita a seguir la joven carrera de este cineasta venezolano, además de seguir las informaciones sobre el festival y participaciones de las producciones nacionales a nivel mundial, visitando las redes sociales oficiales del ente en Twitter, Facebook e Instagram @Cnac_Venezuela.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...