El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La NASA revela la historia del asteroide que visitará para tomar muestras

Hay un asteroide particular llamado Bennu que despierta una gran curiosidad en la NASA, al punto de haber enviado una misión para seguirlo y orbitarlo durante casi 2 años.

Una nueva investigación revelada por expertos de esa agencia espacial revela vetas de materiales de carbonita en las rocas de Bennu, así como signos de minerales orgánicos esparcidos por su superficie. La variedad de composiciones rocosas en la superficie del asteroide, su gravedad y la estructura desequilibrada en forma de diamante sugieren que Bennu se formó después de la colisión de dos asteroides padres, según el estudio.

Las características físicas de las rocas de Bennu fue revelada por la nave de la NASA, utilizando datos infrarrojos térmicos para determinar la rugosidad de la superficie (NASA)

 

Los nuevos resultados proporcionan una línea de base para las muestras que OSIRIS-REX recolectará de la superficie de Bennu el próximo 20 de octubre. Se espera que la nave espacial traiga esas muestras a la Tierra en 2023, si todo va según el plan. Existen sobras espaciales, que concretamente son pequeños escombros que nunca lograron convertirse en un mundo durante el proceso de construcción de planetas. Muchas de éstas se dirigieron al cinturón de asteroides, aunque algunos fueron arrojados de regreso a la Tierra para depositar su agua en la superficie del planeta entonces seco hace miles de millones de años, reseña Infobae.

“Debido a que migró del cinturón principal de asteroides a una órbita que cruzaba la Tierra, Bennu es un excelente ejemplo de cómo se pudo haber enviado material a la Tierra primitiva desde más lejos en el sistema solar”, explicó Amy Simon, investigadora del Goddard Flight de la NASA. Center en Maryland, autora de uno de los seis artículos sobre Bennu publicados hoy (8 de octubre) en las revistas Science and Science Advances. “La evidencia generalizada de carbonatos / orgánicos y minerales hidratados en Bennu refuerza el argumento de que los asteroides y los cometas pueden haber traído los bloques de construcción necesarios para la vida aquí en la Tierra y otros planetas”, agregó.

Meteoritos atribuidos a Vesta aparecen en el asteroide Bennu. Científicos creen que pedazos del asteroide Vesta, segundo cuerpo en masa del cinturón de asteroides, terminaron en el asteroide Bennu, según las observaciones de la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA.

 

Bennu es analizado por la NASA como una pila de escombros, que se fusionó gravitacionalmente después de que algo se estrelló contra su cuerpo original. Al comparar las diferencias de color y albedo en las rocas y los cráteres, los científicos pudieron determinar que el asteroide está formado por dos poblaciones distintas de rocas. Según Daniella DellaGiustina, científica planetaria de la Universidad de Arizona, la principal hipótesis para la aparición de estas poblaciones separadas es que el asteroide original contenía varias zonas separadas que experimentaron distintos procesos geológicos. Cuando Bennu se juntó después del impacto que destrozó ese objeto, reunió material de al menos dos de esas zonas, según la experta.

La sonda OSIRIS-REx también ha detectado varias rocas pequeñas con composiciones similares en muchos aspectos al asteroide Vesta, el segundo objeto más grande del cinturón de asteroides. Esas rocas pueden proporcionar información sobre el objeto que destrozó el cuerpo padre de Bennu. “Creemos que estas rocas se originaron a partir de un fragmento de Vesta que chocó con el cuerpo padre de Bennu y también fueron heredadas cuando se formó Bennu”, precisó DellaGiustina.

La posición del asteroide Bennu en nuestro Sistema Solar

 

Una sorprendente cantidad de materiales ricos en carbono se hallan en su superficie, incluidos carbonatos y compuestos orgánicos. Los carbonatos son minerales inorgánicos, mientras que los orgánicos contienen carbono en formas más complejas. El mapeo de las longitudes de onda de la luz que rebota en Bennu puede proporcionar pistas sobre su composición. Las observaciones anteriores ya habían revelado la presencia de filosilicatos hidratados, o arcillas, en la superficie del asteroide. Ahora, la nueva investigación revela que los materiales orgánicos y carbonatados cubren el exterior de Bennu.

“Bennu transporta una amplia mezcla de señales que podrían ser el resultado de variaciones en la composición, diferencias de edad, una variedad de tamaños de partículas o alguna combinación de todas ellas. Si bien el espectro global de un asteroide puede mostrarte una característica dominante, es probable que todos los asteroides también tengan variaciones en su superficie. La verdadera prueba será analizar las muestras de Bennu devueltas y ver exactamente cómo varían las partículas”, explicó Simon.

Una de las primeras fotos develadas de Bennu (NASA)

 

Las características físicas de las rocas de Bennu fue revelada por otros científicos, utilizando datos infrarrojos térmicos para determinar la rugosidad de la superficie y la inercia térmica (la medida de la lentitud con la que cambia la temperatura de un objeto), las cuales se utilizan como aproximaciones de las características físicas de una superficie planetaria. .

Ben Rozitis de The Open University en el Reino Unido descubrió que los cantos rodados de Bennu podían clasificarse en dos tipos según su fuerza. Es poco probable que el más débil de estos cantos rodados sobreviviera a una caída a través de la atmósfera de un planeta, lo que sugiere que cualquier meteorito de ese tipo que fuera lanzado hacia la Tierra nunca sobreviviría para llegar al suelo. Los cantos rodados débiles tienen una reflectancia baja y una textura húmeda, y una inercia térmica más baja que los asteroides de tipo C. Los cantos rodados más fuertes son más reflectantes, con lados angulares y evidencia de depósitos minerales ricos en agua en sus grietas. Aunque estos cantos rodados también tienen una conductividad térmica más baja que los meteoritos similares, su número se acerca a las medidas de asteroides de tipo CM tomadas en el laboratorio.

Las muestras de material recolectadas por OSIRIS-REx y devueltas a la Tierra contendrán pedazos de rocas que de otra manera no sobrevivirían a una caída a través de la atmósfera (NASA)

 

Rozitis y su equipo concluyeron que otros objetos cercanos a la Tierra probablemente contienen rocas similares a las que se encuentran en Bennu, en lugar del regolito más pequeño y de grano fino. También sospechan que las muestras de material recolectadas por OSIRIS-REx y devueltas a la Tierra contendrán pedazos de rocas que de otra manera no sobrevivirían a una caída a través de la atmósfera. “Por lo tanto, esperamos que OSIRIS-REx regrese para el análisis de material que no se encuentra actualmente en la colección meteorítica de la Tierra”, escribieron los autores.

El mapa también reveló que la superficie de Bennu se está desgastando de una manera sorprendente. La exposición a las partículas cargadas que fluyen del sol y la lluvia de micrometeoritos puede tener efectos importantes en las rocas espaciales. En la luna y otros asteroides, los científicos han descubierto que su impacto oscurece la superficie, lo que hace que refleje la luz solar en longitudes de onda más largas. Pero Bennu está haciendo algo inesperado. En cambio, el asteroide se vuelve más brillante con el tiempo, sus rocas reflejan longitudes de onda de luz más cortas.

Ilustración artística de OSIRIS-REx recogiendo una muestra de la superficie de Bennu. (NASA)

 

En los primeros días del sistema solar, cuando tenía unos pocos millones de años, el calor de los elementos radiactivos derretía el hielo de agua, lo que le permitía interactuar con la roca del cuerpo padre y cambiarla. La rápida descomposición de esos elementos significa que la alteración tuvo que ocurrir antes de la colisión que destruyó el cuerpo padre de Bennu.

Según los científicos, es muy probable que esa agua haya creado las cintas de minerales que se ven en algunas de las rocas de Bennu. Se ven venas similares en meteoritos, según Hannah Kaplan, también en Goddard, pero van desde micrones a milímetros de largo y ancho, mientras que las venas de Bennu tienen de 3 a 15 centímetros de ancho y hasta 1,5 metros de largo. “Las venas de Bennu son, por tanto, mucho más grandes que cualquier ejemplo de meteorito que tengamos”, concluyó Kaplan

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...