El diario plural del Zulia

Amazon presume de robots mientras prepara despidos masivos

"Sí, los trabajos cambiarán, pero no veo que vayan a ser eliminados”, dice Tye Brady, jefe de Tecnología de Amazon Robotics, afirmación que choca con el anuncio de que Amazon despedirá a miles de empleados, ante los temores de que la economía se encamine hacia una recesión

Un paseo por la planta donde Amazon construye sus robots cerca de Boston tiene ciertos paralelismos con adentrarse en Jurassic Park. Decenas de criaturas, en este caso electrónicas, en movimiento emiten extraños sonidos a unos metros mientras un guía habla. Y rápidamente aparece la idea de que existe una pugna del ser humano por prevalecer en competencia con otra especie.

El combate está para muchos perdido de antemano. Las máquinas no comen, no duermen, no se cansan y no cobran un salario mientras clasifican paquetes balanceando sus brazos mecánicos, desplazan estanterías de aquí para allá compulsivamente o vuelan hacia las casas transportando pedidos, por citar algunas de las tecnologías presentadas por Amazon a decenas de medios. tal como lo reseña El País.

Aunque no son el pasado redivivo de los dinosaurios, los robots son para algunos casi igual de peligrosos: han llegado para revolucionar el mundo del trabajo.

Con ese molesto runrún de fondo para su plantilla, el gigante del comercio electrónico se esmera en lanzar mensajes tranquilizadores. Atisba la llegada de una era donde hombre y máquina trabajarán en armonía. Y recurre a los datos frente a las especulaciones de que está en marcha una gran sustitución: desde que hace diez años empezara a fabricarlos acumula 520.000 robots, pero ha añadido también un millón de empleados más en todo el mundo.

Sí, los trabajos cambiarán, pero no veo que vayan a ser eliminados”, dice Tye Brady, jefe de Tecnología de Amazon Robotics, que recuerda como antes proliferaban las centralitas telefónicas con personas al otro lado del auricular y ahora esa labor la hacen contestadores automáticos.

El ejecutivo asegura que se han creado 700 nuevas categorías de empleos, en ámbitos como el hardware, el software o el mantenimiento, desde que hace una década la compañía con sede en Seattle hiciera sus primeras adquisiciones en el negocio de los robots. Sus palabras, sin embargo, chocarán días después con el anuncio de que Amazon despedirá a miles de empleados, un proceso que otras tecnológicas ya han iniciado ante los temores de que la economía se encamine hacia una recesión.

Esa idea central de la convivencia pacífica entre hombre y robot Amazon la acompaña de dos argumentos: en primer lugar, si la innovación tiene éxito, la compañía ganará más dinero, y eso les permitirá contratar más gente, y segundo, las máquinas liberarán a los trabajadores de las tareas más repetitivas, y podrán así concentrar su tiempo en otras labores menos pesadas.

El gran ejemplo de un robot que podría enterrar pronto cometidos aburridos y reiterativos es Sparrow, presentado la semana pasada. Este brazo robótico está equipado de una ventosa capaz de succionar los artículos para moverlos de un sitio a otro antes de ser empaquetados gracias a la inteligencia artificial y la visión por ordenador.

El modelo posiblemente se integre en sus almacenes el año próximo, y es una de las grandes esperanzas de Amazon. En 2021 entregó unos 5.000 millones de paquetes, 13 millones al día. Y Sparrow puede ser de gran ayuda en esa distribución masiva: ya es capaz de identificar el 65% de su inventario, coge los libros por la cubierta para no arrugar las páginas, e incluso se da cuenta de si algún producto está dañado para desecharlo, tareas todas ellas que hasta ahora hacían personas.

Amazon ya contaba con otros dos brazos robóticos, Robin y Cardinal, pero solo para redirigir artículos ya empaquetados.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...