El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Su amigo borracho le aplasta la cabeza con una piedra

No le importó conocerlo. Alonso Mora, de 52 años, fue asesinado ayer en la madrugada luego de que un “compinche” le aplastara la cabeza con una piedra. A las 5:00 a. m., hicieron el hallazgo del hombre.

Se encontraba tendido en la arena con el cráneo y el rostro destrozados en un terreno baldío, cerca de la cañada La Silva, de la calle 21 con avenida 7 del sector Oriana, en el municipio San Francisco.

A unos escasos metros quedó la piedra con la que le aplastaron la cabeza. “Allá está un hombre y no sé si está vivo o muerto”, le dijo una fémina a su hijo cuando vio el cuerpo tendido en la arena. Quedó descalzo, su rostro oculto por las ramas de un incipiente árbol. Vestía una chemise roja con rayas negros y un pantalón de vestir beige.

La noticia corrió como pólvora por el sector, sus parientes se acercaron inmediatamente al lugar y reconocieron a Alonso.

“Él era muy querido por la comunidad , vivía a cuatro cuadras de este lugar, que no es más que una guarida para los fumones y alcohólicos de la zona”, señaló Yuselys Villa, sobrina del hombre. Alonso residía en la calle 20-D, casa número 9-86 del barrio Virgen de Guadalupe.

Una riña

Efectivos de la Policía Municipal de San Francisco llegaron al sitio para resguardar la escena del crimen. Mediante entrevistas se determinó que una riña habría generado la ira del asesino y bajo los efectos de las drogas mató al hombre.

“La muerte del hombre pudo ser perpetrada por un conocido; de seguro se encontraban compartiendo tragos o incluso droga, se generó una riña, el homicida tomó la piedra y le aplastó la cabeza”, reveló una fuente policial que se encontraba en el sitio.

Los curiosos bordearon el lugar, algunos defendieron al hombre. “Él no se metía con nadie. Si lo enviábamos a hacer un mandado iba sin problemas”, comentó una vecina que prefirió no identificarse.

“Alonso bebía mucho y también fumaba droga, pero nunca lo hacía en la zona porque le tenía pavor”, agregaron.

Repunte delincuencial

La comunidad del sector Oriana estaba enardecida. “La delincuencia hace estragos. Los consumidores se apuestan en este terreno para delinquir y la policía no hace nada”, denunciaron varias personas.

Aseguraron que son víctimas constantes de robo y exigieron la presencia de la policía municipal y regional. “Para nosotros esto es común porque todos los fumones después que hacen lo suyo duermen en la arena”, aseguró otro de los moradores.

Efectivos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), subdelegación La Cañada de Urdaneta, levantaron el cuerpo. 

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...