El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Sicariato en Santa Rita

Murió lejos de los suyos. Los sicarios no respetaron su uniforme, ni la presencia de personas dentro de la estación de servicio Punta de Iguana, ubicada en el sector con el mismo nombre, avenida Pedro Lucas Urribarí, parroquia José Senovio Urribarrí del municipio Santa Rita.

Tendido boca abajo y encima de un gran charco de sangre quedó el cadáver del funcionario del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia (Cpbez), Gregorio Jesús Suárez Ayala, de 31 años.

El uniformado recibió seis impactos de bala, la mayoría de ellos en la cabeza. Se dirigía al retén de Cabimas, donde prestaba servicio desde hace algunos meses; sobre su muerte se escucharon dos versiones, pero ninguna ha sido corroborada por las autoridades del estado.

Un informante reveló que el oficial al parecer guardaba relación con uno de los reos y este habría ordenado su muerte. El homicidio se lo sindican a “Lalo”, un peligroso sicario.  

“Al parecer Suárez tenía negocios con un reo del retén de Cabimas y en una mala jugada ordenó su muerte”, destacó la fuente.

Unos 14 casquillos de balas percutidas se contabilizaron en la escena, las conchas hacían una  la hasta rodear el cuerpo del agente policial.

Al lugar acudieron cuatro hermanos de la víctima. Una de sus parientes caminaba de lado a lado, al ver el cuerpo de su familiar en el pavimento cubierto por una sábana intentó abalanzarse sobre él. La impotencia se evidenciaba en su rostro, con fuerza golpeaba su cartera contra la acera.

 “Ustedes no hacen nada. Cada vez matan a más policías y nadie atrapa a los culpables. En vez de estar llenando carpetas salgan a patrullar y agarren  a quien le hizo eso a mi hermano. Él ni siquiera tenía un arma para defenderse”, gritaba la mujer.

Compañeros de labores de Suárez intentaban calmar a la fémina, pero ella les decía: “No me puedo calmar mientras vea allí a mi hermano”; lo manifestó al ver que transcurrían las horas y la furgoneta no se acercaba al lugar para realizar el levantamiento del cadáver; el vehículo estaba averiado.

Segunda versión

Los parientes no quisieron rendir declaraciones a la prensa. Sin embargo, entre lo que comentaban pidieron a las autoridades que investigaran a la suegra del fallecido. “Esa mujer lo denunció en el comando principal, y hasta lo amenazó de muerte porque no lo quería como pareja de su hija. Investíguenla a ella,trabajen como debe ser”, recalcó la pariente de Suárez.

El uniformado de la Regional residía en Maracaibo y se conoció que estuvo destacado también en la municipal de San Francisco.

“Si hablamos nos matan”

Los moradores del sector aseguraron que Suárez tenía poco tiempo en Cabimas. “Lo habíamos visto varias veces, un carro particular lo dejaba allí y él tomaba carrito para Cabimas. Si hablamos más, amanecemos muertos”, relataron.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...