El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Reos enfermos del Retén de Cabimas protestaron en la calle por agua, alimentos y medicinas [+Videos]

Acusaron a las autoridades de impedir, desde hace más de 28 días, que sus familiares les hagan llegar el vital líquido, comida y medicamentos

Un grupo de reos enfermos del Centro de Arrestos y Detenciones Preventivas de la Costa Oriental del Lago (COL), ubicado en Cabimas, salió a la calle para protestar por su derecho a la alimentación, al agua potable y a medicinas para sus respectivos tratamientos.

La ONG Ventana a la Libertad, defensora de los derechos de los reclusos en Venezuela, difundió videos donde unos 150 privados de libertad enfermos salieron el lunes a la avenida Andrés Bello, sector La Misión, frente al reclusorio, para exigir a las autoridades que estas permitan a sus familiares les hagan llegar la comida, el vital líquido y los medicamentos.

Aseveran los presos enfermos de tuberculosis y otras afecciones que un teniente coronel de apellido Marcano ordenó a la Guardia Nacional “no pasar comida ni alimentación ni agua al recinto penitenciario del Retén de Cabimas”, desde hace más de 28 días.

Los internos que sufren las patologías denuncian además que fueron expulsados de los cinco pabellones del centro de arrestos, dada su pésima condición de salud y porque no tienen para pagar el llamado “obligaíto”.

Según el reporte de Ventana a la Libertad, la protesta que comenzó al mediodía duró tres horas, y los funcionarios accedieron al ingreso de algunos alimentos. Luego, tal como lo prometieron los líderes de la manifestación, los privados de libertad volvieron al recinto.

Asegura la ONG, a través de una reseña publicada en su página web, que las restricciones en el centro de reclusión, que habían comenzado en marzo por la pandemia, se intensificaron por los últimos ataques con granadas en Cabimas.

Apunta Ventana a la Libertad que las detonaciones se adjudican a alias “Wilson”, líder del pabellón “B”, quien habría planificado el atentado contra una ferretería a comienzos de septiembre, por lo que el Conas instaló dos alcabalas en las inmediaciones del retén, para restringir el ingreso de agua y alimentos.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...