El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Mueren 5 miembros de una familia en choque

La torrencial lluvia bloqueó la visibilidad de Jesús Enrique Mata Marín, de 38 años, cuando se desplazaba en su Toyota Fortuner blanca, placa AC295EV por la carretera Falcón-Zulia. El ingeniero perdió el control del volante y chocó contra una gandola Mack roja, placa A14AW45 cargada con soda cáustica, conducida por Aldimido Sarcos, quien resultó ileso.

Jesús, su esposa Adela Gabriela Domínguez Parra, de 35 años; su suegra Nacy Josefina Parra, de 66; su hijo José Francisco Mata, de nueve, y Gervis Cabeza, un amigo de la familia, murieron en el acto.

Cabeza y Mata laboraban en la empresa Eureca, en el estado Falcón.

José Miguel, de nueve, hermano morocho del otro menor fallecido, es el único sobreviviente de este trágico accidente. El pequeño, durante la colisión, salió expelido del vehículo y por ello se salvó, cuenta Cindra Mata, una pariente, con la voz quebrada, frente a la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de una clínica, al norte de Maracaibo.

“Está luchando por su vida, tiene traumatismo craneoencefálico severo, ambas piernas fracturadas y costillas. A pesar de ello está consciente. No sabe que sus padres, su hermano y abuela murieron. Tiene la cara quemada. Deben practicarle una cirugía plástica que cuesta cinco millones de bolívares”, expresó la pariente.

Impacto mortal La familia, residenciada desde hace años, por motivos de trabajo, en Judibana, municipio Los Taques del estado Falcón, arrancó el viernes en la mañana rumbo a Cabimas, de donde eran oriundos. Iban al sector Campo Blanco, donde viven los padres de Jesús Mata a pasar el día de las madres.

Cuando viajaban por la Falcón-Zulia, entre Dabajuro y Mene de Mauroa, bajada Rincón de León, específicamente antes del peaje de Los Pedros, municipio Mauroa, Jesús Enrique perdió el control de la Fortuner.

“Se coleó por la carretera mojada y chocó contra la gandola. El impacto provocó el vuelco de ambos vehículos. La camioneta explotó y por ello Jesús, Adela –que iba de copiloto–, José Francisco, y su amigo, se carbonizaron. La abuelita Nancy salió expelida al igual que su nieto José Miguel. Él se salvó, pero ella fue aplastada por la gandola. Quedó triturada”, explicaron a Versión Final los funcionarios de la Policía de Falcón que actuaron en el levantamiento.

Al sobreviviente lo trasladaron hasta el hospital de Mene Mauroa, donde lo estabilizaron y lo remitieron al Hospital General del Sur, en Maracaibo. Allí llegaron sus tíos, médicos, quienes decidieron llevárselo a la clínica.

Al lugar del siniestro llegaron los Bomberos de Mene Mauroa, Miranda (Coro) y Pequiven. Declararon la zona como peligro biológico tras el derrame del químico tóxico que transportaba la gandola. Todo el tramo fue evacuado y cerrado por más de tres horas, hasta absorber toda la sustancia.

Los cadáveres los trasladaron a la morgue de Coro. De allá los traerán hasta Cabimas para ser sepultados. Los padres de Mata Marín, extrabajadores de Pdvsa, están destruidos y deben proteger a su nieto José Miguel, estudiante de tercer grado, que ahora solo tiene de refugio a sus abuelos.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...