El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Muere niño en un tiroteo

Una guerra entre bandas acabó con la vida de Ismael Alejandro Aguirre Gómez, de nueve años, a las 11:00 de la noche del pasado miércoles, en el sector Valle Frío de la parroquia Santa Lucía. Uno de los miles de proyectiles que iban y venían en la barriada, atravesó el hombro izquierdo del niño, cuando miraba inocentemente por la ventana de su humilde residencia. En segundos se desangró y murió.

Los padres vieron caer el cuerpecito y seguido, la sangre brotando de él. Su progenitor desesperado lo cargó en brazos. Estos se le adormecían, bajaba la colina donde vivían, mientras llegaba hasta el vehículo que los trasladaría hasta el Hospital Coromoto.

Tras los hechos se conoció que Juan José Carreño, alias “Mamá Oso”; “El Yitri”, Ronald Graterol, apodado “El Negrito” y Roselín Chiquinquirá Carreño Figueroa, mejor conocida como “La Gata”, ingerían alcohol en su vivienda cuando los interceptó “El Meme”, para robarles un celular. Esto ocasionó una disputa en el callejón San Jaime, del sector. Sacaron sus armas y empezaron a dispararse unos contra otros. “El Meme” se lanzó a un barranco y efectuó múltiples disparos al aire. “Matalo papi, matalo”, le gritaba Roselín a sus acompañantes pero el hombre corría con fuerza.

En la platabanda frente a la casa de Ismael, Graterol disparó varias veces contra “El Meme” y es cuando una de estas balas sin rumbo le quita la vida a Ismael Aguirre. El padre del niño, Egdar Gómez, relató que se encontraba en el baño, cuando escuchó los disparos y al salir, el niño estaba tirado en el suelo. “Lo cargué y se quejaba. Luego le grité a Juan, me mataste al muchacho, me lo mataste”. Carreño tembloroso, lleno de pánico al ver lo que había causado su imprudencia buscó su carro y llevó a Ismael hasta el hospital. Entre quejas y susurros, la vida del menor se fue apagando poco a poco, su padre le hablaba para que no se durmiera, sin embargo fue inevitable que el niño no cerrara sus ojos, y aferrado de los brazos de su padre dio su último suspiro.

Roselín, armaba un bolso con ropa para huir de su casa, sus cómplices ya la habían abandonado. En la salida del callejón la estaban esperando los efectivos del Eje de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones Científificas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

Los implicados en el tiroteo se encuentran prófugos de la justicia y hasta el cierre de esta edición se desconoce si los sabuesos ya los tienen ubicados. Las manchas de sangre cubrían la empinada a la casa verde donde se desangró Ismael. Vecinos señalaban a los azotes y expresaban lo inseguro que se sienten por las noches ya que los tiroteos son constantes. Como extrovertido, inteligente y cariñoso parientes describieron al niño que cumpliría sus 10 años, ayer jueves.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...