El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

MP identifica a trabajadores de Traki acusados de abuso y maltrato contra un joven

El joven Miguel Oyer fue sometido a vejaciones y humillaciones públicas por el cuerpo de seguridad de Traki, tras acusarlo injustificadamente de ladrón

Cinco trabajadores de la sede de Traki en Alta Vista, Puerto Ordaz, serían los responsables directos de los maltratos y abusos a los que fue sometido un menor de edad en la tienda, a quien acusaban de haberse robado una lata de galletas.

Como Víctor Belizario, Mauro Martínez, Martínez, Jackelin Jackelin Rodríguez, Rodríguez, Jhoni Antonio Antonio  Saavedra Saavedra y Francisco Francisco Franco, fueron identicados identicados los señalados por “maltratos y vejaciones vejaciones a un adolescente” el pasado viernes viernes 14 de mayo, anunció el fiscal general, Tarek William Saab.

La mañana de este domingo, Saab anunció que se realizaría una investigación por los hechos. El funcionario informó que el Ministerio Público (MP) había designado a un Fiscal Regional con competencia en Derechos Humanos en el estado Bolívar.

“Designado Fiscal 2do Regional con competencia en DD. HH. para que investigue la denuncia realizada por un adolescente que revela ser objeto de maltratos por vigilantes en Traki que lo sometieron a vejaciones y humillaciones públicas”, dijo.

La denuncia

El joven Miguel Oyer, de 17 años, contó a través de su cuenta de Instagram que el viernes 14 de mayo sufrió por parte de los vigilantes de la tienda Traki un “abuso de poder”.

“Los vigilantes me revisaron el morral. En mi bolso tenía algunos productos, dinero en efectivo y una lata de galletas que había comprado el 12 de mayo. Cuando me pidieron que los acompañara al baño me dijeron que sacará todas mis pertenencias”, relató Oyer.

Posteriormente, denunció que luego de no haberse encontrado el registro de que compró las galletas en días pasados en Traki, los vigilantes fotografiaron su cédula y a él.

El vigilante me dijo que me levantara la camisa y que me bajara los pantalones, solo vieron, no me tocaron, me subí los pantalones y metieron todas mis cosas al bolso. Debo decir que todo esto fue sin la presencia de mi representante”, manifestó.

Luego, dijo que lo obligaron a pagar de nuevo por el paquete de galletas. Sin embargo, el bochornoso momento no terminó allí. El joven contó que pese a haber cancelado de nuevo el producto y solicitar que revisaran las cámaras de seguridad del día 12 de mayo (siendo ignorado), uno de lo vigilantes le dijo: “¡Él no se va!”.

Posteriormente, le ordenaron limpiar “todo el Nivel 2 de la tienda para dejarme ir“. Estuvo durante aproximadamente dos horas trasteando y “sometiéndose a los comentarios de los mismos empleados, y ridiculizándome“.

Nunca llamaron a mi representante, no quisieron revisar las cámaras, no creo que la cajera realmente haya verificado las cámaras, me hicieron pagar un producto que no había tomado y además que limpiara el piso para así poder regresarme mis cosas y dejarme ir a casa”, concluyó Oyer.

El chico, al llegar a su casa, publicó en su Instagram la historia junto a las facturas del día 12 y 14 de mayo, comprobando que su versión del pago de las galletas era cierta.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Miguel Oyer Cova (@migueloyer16)

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...