El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Matan de una puñalada a estudiante de derecho

José Ángel Lugo Vargas, de 17 años, no cumplió el sueño se ser abogado. Su felicidad la apagó el hampa al clavarle un puñal en las costillas izquierdas, para arrebatarle el morral de viaje que cargaba sobre su espalda. Lo atacaron ayer a las 5:00 de la mañana, cuando salía del Terminal de Pasajeros de Maracaibo.

El joven llegó de Valencia, donde pasó sus tres semanas de vacaciones con unos amigos, como de costumbre, contó con tristeza su padre José de los Santos Lugo Sánchez, frente a la morgue de LUZ. El hombre vestido de médico recordó que se enteró de lo ocurrido 40 minutos más tarde, por una llamada que le hizo su exesposa, Eliana Teresa Vargas.

La víctima, estudiante del primer trimestre de Derecho, en la Universidad Rafael Urdaneta (URU), tras ser herido por resistirse al robo, quedó tendido sobre el pavimento en las afueras del terminal. Uno de los carretilleros del Centro de la Ciudad se encontró con el cuerpo. Al notar que José aun respiraba, lo cargó, lo acostó sobre su carretilla y en ella lo llevó hasta la emergencia del Hospital Chiquinquirá. El adolescente agonizante alcanzó a dictarle a los médicos que lo atendían el número celular de su madre y el de la casa de sus abuelos maternos, con quienes vivía, en la casa 18-26A de la avenida 6 del sector El Perú del municipio San Francisco. 

Desespero

La llamada fatal la recibió primero Eliana. Los doctores le indicaron que a su hijo lo hirieron para atracarlo. Desesperada bajó las escaleras de su casa y sin darle explicaciones a sus padres, salió en su vehículo rápidamente.

Los especialistas llamaron a la vivienda y contestaron los abuelos, quienes 15 minutos después salieron detrás de su hija rumbo al hospital.

"Cuando llegamos vi llorando a mi hija Eliana, sin consuelo. En ese instante los médicos indicaron que mi nieto había muerto. Explicaron que el cuchillo que le clavaron le perforó su pulmón izquierdo y se desangró”, indicó sollozante Ángel Vargas Boscán, abuelo materno del ultimado.

El sexagenario, aún con su chemise llena de sangre tras abrazar el cadáver de su nieto, expresó que José Ángel, era un muchacho alegre, amoroso e inteligente. “Tan inteligente que se graduó de bachillerato a los 16 años y desde entonces su sueño era ser abogado. Ahora en septiembre comenzaría su segundo trimestre de derecho y la delincuencia le arrebató la vida”.

Con ansias y llenos de dolor los Lugo Vargas piden a las autoridades justicia. Mientras al universitario le realizarán las exequias en la funeraria Abadía de la Merced y hoy será sepultado en el cementerio Jardines La Chinita, a las 12:00 del mediodía

Sus amigos lo recuerdan con entusiasmo. “José era un ángel. Era un joven que siempre tenía un chiste para hacer reír a sus cercanos. Era una buena persona que no merecía morir y que la delincuencia una vez más acabó con un inocente de este país”, manifestó un allegado.

 

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...