El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Matan a balazos por una deuda

El azote de barrio no dudó en sacar a relucir el arma de fuego que lleva siempre escondida en su cintura, para asesinar de cinco disparos a Gelvis José Móvil Plata, de 26 años, durante una discusión. Así lo contaron ayer, los residentes del barrio La Revancha, donde el pasado miércoles a las 8:00 de la noche se ejecutó el crimen.

Aparentemente, el hecho ocurrió tras la agria disputa por una deuda, según la fuente policial.

La víctima, apodado en el sector como “El Gato”, salió de su casa hacia el abasto de “Pipio”, donde le prestarían un dinero para comprar comida para su familia.

En el lugar cruzó palabras con un joven, se inició una discusión fuerte, éste sacó su arma y le disparó en dos oportunidades en la pierna.

“El Gato” trató de huir. Su verdugo lo persiguió y al tenerlo acorralado lo remató con tres tiros en la cabeza. Gelvis cayó sobre la trilla, boca abajo. La arena en segundos absorbió la sangre que supuraba por las heridas.

Su homicida huyó. Los vecinos declararon que vive en el barrio Libertador y mantiene agobiados a los habitantes de la parroquia Antonio Borjas Romero.

Tras haberse cometido el homicidio, los testigos del hecho corrieron una cuadra hasta llegar a la casa de Carol Linares, suegra del baleado.

La mujer, sin titubeos, avisó a su hija Carolina Portillo de lo que le había pasado a su esposo, y juntas se trasladaron al sitio del hecho.

Viendo agonizar a Gelvis pidieron auxilio, lo subieron a una motocicleta que les prestaron y lo llevaron hasta la estación de Bomberos de La Rotaría.

Allí los funcionarios lo acostaron sobre una camilla y le prestaron los primeros auxilios. Su estado era crítico. Con urgencia buscaron una ambulancia que lo trasladó hasta el Hospital Universitario, donde murió 10 minutos después de su ingreso, contó Carolina, frente a la morgue.

La dama estaba devastada. Vestida de luto recordó lo bonita que para ella fueron los cinco años de matrimonio que tuvo con Gelvis, un hombre que por más de 20 años trabajó como ayudante de albañilería en construcciones.

“El Gato” era el menor de los cuatro hijos que tuvo Celina Plata, quien también llora desconsolada por la pérdida. Para ella su muchacho era honesto y trabajador, pero para otros en el barrio “no tenía muy buena reputación. No era bueno”, expresó una conocida que prefirió no identificarse.

El occiso dejó dos hijos. Uno de cuatro meses y otro de dos años.

El móvil del crimen que manejan los investigadores es la venganza, sin embargo, averiguan si se trató de una riña o el cobro de una deuda.

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...