El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Matan a balazos a “Julito” frente a la casa de su madre

Más de 100 personas se conglomeraron ayer, a las 7:00 de la mañana, frente a la vivienda 61- 63 de la calle 61 del barrio Los Olivos. Todos murmuraban: “Mataron a ‘Julito’”.

Un hombre a quien sus familiares describieron como honesto y bondadoso, pero sus conocidos, como un hombre “rudo y pesado”. Julio Guillermo Muñoz Romero (43) era comerciante.

Este martes se levantó a primera hora a llevar a cuatro de sus hijos al colegio. Salió de su residencia, en el sector Los Planazos y su última parada fue, el preescolar Carolina Agazzi, ubicado junto a la casa, donde vivía su madre. Su verdugo lo estaba cazando. Con cautela esperó que el niño más pequeño se bajara de la camioneta Ford Pick Up beige, con su morral y lonchera.

Muñoz siguió y se estacionó frente a la casa de su mamá. Cuando se estaba bajando del vehículo, un carro oscuro, según vecinos, lo interceptó.

El chofer de este se bajó con un arma de fuego y le disparó en nueve oportunidades. El sicario al ver caer a su víctima, la despojó de cuatro cadenas, una esclava y un anillo, todo de oro, expresó entre lágrimas José Luis Muñoz, hermano del ultimado.

Muñoz no tuvo cómo defenderse y murió frente a la vivienda en la que creció. Sus familiares estaban consternados y sus siete hijos desconsolados por su pérdida. “No vimos nada. Escuchamos como nueve tiros y cuando salimos ya ‘Julito’ estaba desangrado en el pavimento.

No nos dio tiempo de ver a su asesino”, indicó Neri Muñoz, hermana de la víctima, a quien levantaron del suelo y acostaron en una hamaca roja, que estaba colgada en el porche de la residencia. Esta por un momento fue abrazada por sus hijos, quienes le pedían con fervor que se levantara de ese chinchorro. “Parate papito, parate. No nos dejes por favor”, repetían una y otra vez los niños.

Antecedentes

Muñoz, desde hace más de 20 años, se hizo socio en una joyería y una licorería, según sus hermanos, quienes para el momento trataron de esconder que Julio había estado preso en el retén El Marite, por el delito de homicidio, en 2003. El comerciante sale reseñado ante el Tribunal Supremo de Justicia como el asaltante y asesino de Jhonny José Parra, funcionario de Polisur, a quien dejaron abandonado en una cañada del barrio Rómulo Betancourt de Maracaibo.

Muñoz estuvo vinculado con unos robos y hurtos de vehículos. Era buscado activamente por integrar una banda criminal, informaron los detectives del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, quienes manejan el crimen como una venganza. “Investigamos quién mandó a ejecutarlo. Así como estos delitos tenía más en su haber. Era un hombre pesado”, dijo el vocero policial.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...