El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Madre venezolana denuncia que su hijo falleció por presunta negligencia médica en Chile

La progenitora del niño de dos años asegura que los médicos "lo dejaron morir"

Tan solo dos años de edad tenía el bebé. Sus padres lo describen como inteligente y muy sano. A mediados de diciembre se encontraba corriendo cuando se cayó y se cortó el dedo meñique de la mano derecha con un bombillo y se le atrofió un tendón, comentó a Es Re Viral Krisle Colmenárez, madre del pequeño.

Lo llevamos al hospital de Maipú en Santiago de Chile, donde se le agarró puntos. Lo refirieron a un traumatólogo quien lo evalúa y le dice que es de cirugía, fue así como lo refirieron al hospital de San Borjas", señala la mujer.

Ahí comenzaba el calvario para la familia Meza Colmenárez. "Primero no lo quisieron atender porque no tenía el RUT (documento de identificación) después fuimos a Fonasa y se lo dieron. Volvimos el día 22 de diciembre; le hicieron la prueba Covid, ese mismo día me llamaron me dijeron que estuviera el día 23 temprano, a las 7:00 a. m.", añadió, citada por Es Re Viral.

El niño fue ingresado a las 7:00 a. m., lo pasaron a pabellón como a las 9:30 a. m., como a las 10:30 a. m. "sale el traumatólogo diciendo que la operación fue un éxito que estaba esperando que el niño despertara".

Aferrada a su fe y a la buena voluntad del médico, Krisle y su esposo, Manuel Meza, quedaron a la espera, pero "el niño nunca despertó".

Pasaban las horas y la angustia seguía para esta joven pareja de venezolanos, quienes estaban a más de ocho mil kilómetros de su ciudad natal, Yaracuy. "Salió el anestesiólogo me dice que no despierta. Mueve los brazos, los pies pero no los ojos. 'No sé qué pasó, yo hice todo correctamente', me dijo, ahí le pregunté si se había pasado de anestesia y lo negó pero él estaba muy nervioso y temblaba. Le insistí en que si había cometido algo mal y respondía que no".

Tras este hecho, al niño lo pasaron a la unidad de terapia intensiva. "El 24 de diciembre me comunicaron que mi hijo tenía un edema cerebral y esa misma información la mantuvieron hasta el 4 de enero. Hasta hoy no sé que fue lo que le pasó porque no dan una explicación lógica ni saben la causa".

Según Colmenárez, los médicos encargados del caso le decían que el edema estaba disminuyendo, "cada vez que preguntaba era lo mismo y que era un proceso lento. El 29 de diciembre le hicieron una resonancia y salió lo mismo. El 4 de enero me llamaron para decirme que fuera al hospital porque el niño tenía muerte cerebral. Esa conclusión la sacaron luego de una reunión entre los especialistas".

Ante esta situación, los padres del niño se dirigieron a las autoridades correspondientes y colocaron la denuncia, refiere Es Re Viral. "El día cinco me volvieron a llamar e informaron que a mi niño le estaban bajando las palpitaciones del corazón. A mi hijo ese día lo dejaron morir. Una doctora me comentó que desde el 23 de diciembre él tenía el mismo diagnóstico, es decir, que lo tenían vivo con algún medicamento y ese día cinco no se lo dieron y su corazón dejó de latir", manifestó.

Desesperada y desgarrada por el dolor, Krisle le preguntó a la médico la razón del por qué no le seguían administrando el medicamento o por qué no les consultaron a sus padres si se lo dejaban de dar, "ella me respondió que ese era un cuerpo artificial y que estaba completamente muerto. Se llevaron al niño a medicina legal para hacerle la autopsia y hoy día la fiscalía no se ha reportado ni me han dando información del caso".

Ante lo ocurrido, para los padres del bebé fallecido pudiera tratarse de un caso de negligencia médica, tomando en cuenta además la reacción del anestesiólogo al momento de dar el parte tras la operación.

Hoy día piden justicia pues, aunque saben que no le devolverán la vida a su único retoño, desean que, si hay un responsable, este pague por lo ocurrido.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...