El diario plural del Zulia

Los cabos sueltos que destaparon el caso "Gaby Loops"

Versión Final hace un recuento de los diferentes momentos que, durante siete semanas, ha tenido este fatídico arrollamiento que cobró la vida de José Antonio Mayor. Por el caso está detenido Tulio Faría, quien era conductor del Honda gris que impactó a la víctima; su pareja, Gabriela Chacín, tiene una orden de captura.

Su lucha por encontrar justicia no esperó, las redes sociales fueron su trinchera. El mismo día que enterró a su hermano, el martes 12 de julio, Adriana Mayor compartió un "En vivo" en Instagram en el espacio Adiestramiento Legal.

Allí ofreció detalles de cómo le arrebataron la vida a un hombre leal, solidario, amigo, buen hijo y al mejor papá que haya conocido. Fue a las 12:45 p. m., del viernes 8 de julio.

José Antonio acudió a una villa residencial frente al "North Center", en Fuerzas Armadas, para entregar unas herramientas prestadas. Un amigo lo acompañaba, pero lo esperó al otro extremo de la calle.

Ese día un tramo de la vía estaba cerrado, el otro funcionaba en doble sentido. José Antonio atravesó el primer trecho, pero al intentar pasar el siguiente sobrevino la desgracia.

Su hermana dijo que tenían dos versiones de lo que pudo pasar: la primera, que un chofer se detuvo y le dió paso, pero el conductor de atrás quiso sobrepasarlo y ahí lo arrollaron. Y la segunda, que él sólo miró hacia un lado de la carretera por "inercia", sin recordar que había una doble vía.

Ocurrió la tragedia. Su amigo quedó atónito, en segundos escuchó el golpe y lo vio tirado en el pavimento.

El tráfico se detuvo en ambos lados. Una médico salió de la nada e inmovilizó su cuello con cartones. Entre varios lo montaron en un patrulla del Cpez, para trasladarlo al Hospital Universitario.

José Antonio luchó por su vida. Respiró sólo por cinco horas mientras le ubicaban una UCI, perdió 2.5 litros de sangre por la hemorragia interna y aguantó una operación de alto riesgo, que incluso tuvo que ser autorizada por su madre de 70 años. Sin embargo, no superó un infarto.
No hay crimen perfecto. Un pedazo de parachoque del Honda gris quedó como evidencia en la carretera.

Además, el amigo que acompañaba a José Antonio se convertiría en el principal testigo ocular de aquella huida, que por algún motivo ejecutó el chofer desconocido.

Él aportaría después el modelo del carro y el color, un Honda Civic gris, que luego sería corroborado con las imágenes de las cámaras de seguridad de las villas, de donde José Antonio salió y a la que se dirigió para entregar las herramientas.

Por si fuera poco, la ruta de escape que tomó (hasta ese entonces el conductor desconocido) también quedó registrada: se dirigía en sentido Enne-Colegio Los Robles, y justo allí cruzó a la derecha --luego del arrollamiento-- donde muchas casas tenían videovigilancia.

En ese Live del 12 de julio, Adriana Mayor, evidentemente afligida, aseguró que antes de enterrar a José denunció el hecho en el Ministerio Público, le hizo una autopsia particular a sus restos y recibió llamadas de apoyo de un fiscal, de funcionarios del Cicpc y hasta la División de Tránsito de la PNB.

¡Que se prepare!, porque algo va a pasar (...) la justicia divina y la justicia terrenal llegará", atinó a decir, en referencia al futuro que le esperaba al homicida de su hermano.

Y así fue. Siete semanas después, tras una cacería silenciosa de la que no se tienen detalles oficiales, la noche del domingo 28 de agosto Adriana anunció a sus seguidores que las autoridades habían capturado a Tulio Enrique Faría.

Aunque no reveló la identidad del responsable, sí ofreció detalles de su entorno. Entre ellos, el de su esposa Gabriela Chacín, "Gaby Loops", dueña de dos tiendas de lazos y quien ganó miles de seguidores en Instagram por contar cómo cambió su apariencia al pasar de 122 a 66 kilos de peso.

La declaración de Adriana se viralizó a tal punto, que en la red social Twitter diversos usuarios soltaron información  confidencial d el caso y completaron la pieza del rompecabezas en la historia.

Supuestamente, los esposos Faría-Chacín habrían forjado un compra-venta del Honda Civic gris: en el nuevo documento dejaron por sentado que el carro fue vendido cinco años atrás a un hombre que estaba fuera del país, incluso de quien se rumoró que murió hace días.

Pero además, tambíen en las redes se especuló que aparentemente contrataron a un sujeto para que se llevara el carro homicida hasta Cabimas, y lo quemara para borrar cualquier evidencia. Sería este hombre quién bajo el anonimato contactó a Adriana Mayor por Instagram y delató a Tulio Faría y a "Gaby Loops".

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...