El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Lo matan de dos disparos en la cabeza

De varios impactos de bala, dos hampones ultimaron a Leonardo Lendri Ferrer Labarca, de 28 años, antenoche, en el barrio El Varillal, sector Luis Ángel García, al lado del colegio Olegario Villalobos, parroquia Antonio Borjas Romero, para robarle su moto MD Águila blanca.

“Bajate chamo y me dais la moto, no la apaguéis porque te quiebro”, dijo uno de los hampones, cerca de “Torito Fernández”. El mototaxista de la línea La Limpia no titubeó para entregar sus pertenencias, sin embargo los maleantes querían más; “ahora dame tu celular”, cuando Leonardo lo quiso sacar de su bolsillo, los asesinos creyeron que era un arma y le dispararon en la cabeza. Al caer al pavimento lo remataron, ante la mirada atónita de su esposa, quien lo acompañaba para el momento del atraco, aunque la víctima les pidió a los maleantes que lo dejaran ir con vida. “Chamo no me matéis”, eso fue lo último que dijo el motorizado. 

Beatriz Ramos, inconsolable, con sus manos temblorosas y la voz entrecortada, relató poco a poco lo que ocurrió. “Dos malandros, uno delgado, alto y moreno y el otro pequeño de rasgos wayuu, nos exigieron las cosas y aunque mi esposo le entregó todo no dudaron en dispararle. Me quitaron a mi sol, a mi negro peleón”.

Después de perpetrar el crimen, los matadores huyeron en la motocicleta pero cuando avanzaron lo su ciente, la fémina apagó el sistema de GPS y se vieron obligados a abandonarla. Todo esto ocurrió antes de que el torrencial aguacero cayera en la ciudad.

Los compañeros de trabajo de Ferrer Labarca llegaron a la morgue forense de LUZ para darle consuelo a la viuda. Las motos estaban estacionadas una al lado de otra, lo recordaron como un hombre trabajador y dedicado a sus dos hijos y pareja.

Un hermano de Beatriz llegó, la mujer no contuvo más su dolor. “Ay mi hermano ¿por qué no me mataron a mí?, se llevaron a mi negrito. Diosito llévame a mi también”, vociferaba la mujer una y otra vez. Exigió justicia. El Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) maneja el hecho como una venganza.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...