El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Hibristofilia, la atracción sexual de la mujer por los criminales

Los criminales más feroces para la mayoría de la sociedad son unos monstruos, pero para una gran parte del sector femenino suelen ser hombres atractivos y recios. Se enamoran del poder que estos delincuentes obtienen al ingresar a un penal o simplemente al pertenecer a una banda delictiva. Para los especialistas en psicología, esta actitud que a muchas mujeres les parece “excitante” es denominada hibristofilia: una atracción sexual, muchas veces desmedida, por las personas que cometieron un crimen, sea una violación, un asesinato o un robo armado.

La historia cuenta que quien acuñó este término por primera vez fue el psicólogo y sexólogo John Money, en los años 50.

Liz Maryori Portillo Villalobos era una joven de 21 años, que le encantaba posar en fotografías con armas entre sus manos, así como una vez posó Grecia Colmenares, mujer de pranes y mafiosos, desaparecida desde hace tres años. Se presume, esté muerta.

A Portillo, su amor obsesivo la llevó a su propio abismo. En julio del año pasado la asesinaron a balazos. Sin medir consecuencias se enamoró rotundamente de Jonathan Moisés Ortega Rosales, de 33, alias “El Convive”, expram del pabellón C del ahora intervenido retén El Marite.

Cegada lo acompañó a una reunión en Cabimas, con la intención de incursionar en el negocio de la corvina. Ciro Alfonso Meleán Sánchez, de 28, y Freddy José Navarro Estrada, de 26, también asistieron a la cita en una playa de Los Puertos de Altagracia, municipio Miranda, donde los acribillaron.

“Fefy” es otra dama con tintes oscuros. No está muerta. Ella es el prototipo de mujer de un criminal; voluptuosa, de tez blanca y cabello largo, de un negro azabache. Por años estuvo casada con Elvis Alfonso Villamizar Fernández, de 30 años, alias “El Flash”, segundo al mando dentro de la organización criminal de robacarros de Hebert Antonio Romero Urdaneta, “El Chichito Matacaballo”.

La espectacular fémina al verse en jaque entre dos vidas amorosas, no dudó en entregar a su compañero de vida a las autoridades. “Ella tenía una relación extramarital con un petejota y vendió a ‘El Flash’”, dijo un detective de la División de Vehículos del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc) a Versión Final.

El 15 de agosto de 2016, una comisión de este cuerpo detectivesco interceptó al vándalo y lo liquidó en un enfrentamiento, a la altura del barrio Santa Fe, del municipio San Francisco, cuando se desplazaba en un Ford Fusión blanco, placas AA662LI.

Preferencia o patología

Esta pasión de mujeres por machos viriles tiene años dentro de la sociedad. Y ejemplo de estos novios inusuales es el octogenario estadounidense Charles Manson, quien en 1971 fue declarado culpable de conspiración por ordenar a los seguidores de su culto, el asesinato de nueve personas. Por esta atrocidad lo condenaron a cadena perpetua y durante su estancia en prisión, así como otros famosos criminales, ha recibido cartas de amor y hasta propuestas de matrimonio de mujeres, que los admiran y desean.

En el mundo actualmente no existe una cifra de cuantas personas presentan tendencias hibristofílicas, debido a que según la opinión de varios sexólogos no se trata de una enfermedad sino una preferencia sexual. Mientras que para la psicología es una patología que se presenta con más frecuencia en mujeres.

El especialista en criminología Luis Izquiel, opina que la hibristofilia en Venezuela se ha convertido en el pan de cada día. “Acá los delincuentes se han vuelto atractivos para las mujeres, porque aquí el criminal ‘exitoso’ es un tipo que tiene dinero, poder y eso es atractivo siempre. Un ejemplo de esto son los pranes, quienes se llenan de mujeres por su liderazgo y fama dentro del ámbito hamponil”.

Para la psicóloga Mónica Alfonso, profesora de la Universidad Rafael Urdaneta (URU), la hibristofilia se basa en llamar “la atención”, pues asegura que allí está “el goce de la mujer. Lamentablemente nuestra sociedad nos dice que si no te conocen no eres nadie”.

Explica que generalmente los lideres negativos en Venezuela tienen una estructura de personalidad “aparte de psicopática, paranoide. Actitud que los empuja a buscarse mujeres histéricas y exuberantes”.

A los criminales los hace atractivo ir en contra de la norma, señala Alfonso. “Muchas mujeres se dejan deslumbrar por el poderío económico, pues Venezuela es un país que vive de apariencias. Algunas buscan en estos hombres, seguridad, lo que causa un choque paradójico”.

Perfil femenino

El perfil de una mujer hibristofílica va desde una beata católica, apostólica romana, testigo de Jehová, que visten cuello tortuga y faldas largas, hasta una histérica, según el análisis de Mónica Alfonso. “Lo que la va a mover es lo que ella cree necesitar. La beata cree necesitar salvar, la histérica solo quiere atención. En ninguna de las dos escenas hay o puede haber amor real”.

Hipótesis que se contrasta con la de la psicóloga forense Katherine Ramslan, autora de varios libros basados en asesinos en serie, al indicar que hay mujeres que creen que con su amor podrían transformar a estos hombres malos y redimirlos.

Alfonso, luego de varios estudios, revela que la prevalencia de hibristofilia es bastante amplia en mujeres y niñas abusadas sexualmente. De cada cinco hibristofílicas tres fueron violadas por guras importantes en su vida, como padres biológicos o hermanos. “Mientras más cercano es el parentesco es peor”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...