El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Hallan osamenta de adolescente desaparecido hace dos años en Maracay

Desde el pasado 17 de noviembre de 2020, Kesvin Gómez, salió de su casa en Piñonal y nunca volvió. Un amigo lo asesinó y enterró su cadáver en una parcela

Luego de casi dos años de haberse reportado por sus familiares como persona desaparecida, la noche del pasado martes, una comisión del Servicio de Investigaciones Penales (SIP) de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) logró que un sujeto que era investigado por este hecho confesara la ubicación de la osamenta del joven Kesvin Gómez Colina, de 16 años, quien había salido de su casa en Piñonal el 17 de noviembre del año 2020.

A través de fuentes policiales se conoció que a las 9:00 p. m. del pasado 9 de agosto, en una parcela de la avenida Aragua, que da con la entrada a la calle que comunica a la urbanización Guasimal, los oficiales de la PNB encontraron la osamenta del joven, que estaba enterrada.

En ese lugar, Reymon Alejandro Hidalgo Moreno, autor material, confesó la ubicación precisa y dijo que era el segundo lugar, ya que inicialmente, cuando le quitó la vida a Kesvin, lo había enterrado en otra zona cercana a unos 100 metros, así que movió los restos para despistar las investigaciones, reseñó El Periodiquito.

En la información de este horrendo caso, se conoció que presuntamente Reymon Hidalgo, quien para la fecha del crimen tenía 21 años, era amigo de Kesvin Gómez, a quien llamó por celular y le dijo para verse e ir a su casa en una parcela de la avenida Aragua para vender unas entradas.

Al parecer, en la confesión que hizo Reymon, dijo que esa noche cuando estaba con Kesvin, una voz en su cabeza le decía que debía matar a alguien, motivo por el que con un objeto contundente lo golpeó en la cabeza hasta quitarle la vida.

Aseguró que es consumidor de alucinógenos y esto quizás lo ayudó a cometer el crimen con tanta frialdad. Luego procedió a enterrar el cadáver y huir hacia Colombia donde se escondió por dos años.

Los familiares del joven, al ver que esa noche del 17 de noviembre no volvió a su casa, comenzaron su desesperada búsqueda, formularon la denuncia ante el Cicpc y la PNB, desplegaron una campaña por la prensa y las redes sociales. La angustia y desesperación de su madre, Gladys Colina, por saber de su hijo era mayor. Al conocer el nombre del presunto homicida dijo que nunca lo conoció.

Familiares y amigos de Kesvin hicieron un llamado para que este crimen no quede impune y se haga justicia. Recordaron al joven como un muchacho alegre, con sueños y metas, en este sentido esperan todo el peso de la ley para el responsable.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...