El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Desmantelan en Cúcuta una banda dedicada al tráfico y explotación sexual de venezolanas

Las mujeres, tomadas bajo cuidado protector, provenían de entornos vulnerables y habían sido reclutadas por una red que opera desde la ciudad neogranadina fronteriza con Venezuela

Una investigación de tres años concluyó con la policía en Colombia arrestando a seis personas que se cree están detrás de la trata y la explotación sexual de mujeres colombianas y venezolanas.

El grupo criminal fue identificado por primera vez en 2018 por la División de Trata de Personas y Contrabando de Migrantes de Panamá, luego del descubrimiento de varias víctimas a las que se les había prometido trabajos como camareras, solo para que sus pasaportes fueran confiscados y explotados. A menudo se les negaba la comida, dormían en el suelo y regularmente veían aumentar arbitrariamente sus supuestas "deudas" por "viajes y alojamiento", reseña Interpol en un comunicado de prensa.

Las mujeres, que fueron tomadas bajo cuidado protector, todas provenían de entornos vulnerables y habían sido reclutadas por una red que opera desde Cúcuta, una de las ciudades fronterizas más concurridas de Colombia, ubicada en la frontera colombo-venezolana.

Avance rápido hasta 2020, cuando especialistas en tráfico y contrabando a nivel mundial se reunieron para informar sobre los resultados de la Operación Turquesa I de Interpol. Con las personas adecuadas en el lugar adecuado, Panamá compartió inteligencia con Colombia, la unidad de Interpol sobre Trata de Personas y Tráfico Ilícito de Migrantes (HTSM), así como con fiscales especializados de Redtram, la red iberoamericana de fiscales públicos.

Cuando el presunto jefe de la red criminal se trasladó a Colombia, la policía nacional del país tomó la iniciativa de la investigación, centrándose en las actividades del grupo en Cúcuta, añade Interpol.

Interpol y la Unodc desempeñaron un papel fundamental en el apoyo a la investigación facilitando el intercambio de inteligencia y coordinando las acciones policiales y judiciales, incluidas las audiencias de las víctimas. Las audiencias jugaron un papel importante en la obtención de pruebas cruciales para la investigación.

Interpol también emitió Avisos Azules, que permitieron a las fuerzas del orden buscar información adicional sobre las personas.

El 6 de agosto, entró la policía nacional de Colombia y arrestó a la líder del grupo, una mujer colombiana de 42 años, así como a tres mujeres y dos hombres. También se incautaron varios pasaportes, cédulas de identidad y documentos de transferencia financiera.

Las investigaciones están en curso y las autoridades están evaluando el número total de víctimas explotadas por esta red. Interpol seguirá apoyando la investigación, en particular solicitando la ayuda de su unidad de delitos financieros para identificar los flujos de dinero. La Unodc continuará brindando apoyo a los fiscales especializados involucrados en el caso a través de la Redtram.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...