El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Crimen del general Félix revoluciona la política

En la calle Lisandro Alvarado de Santa Mónica, Caracas, se escucharon los múltiples disparos que terminaron con la vida del Mayor General Retirado, Félix Vélasquez, de 58 años. Su nieta de cinco años, quien lo acompañaba dentro del Chevrolet Corsa negro, placas AFo89IA, donde se desplazaban, resultó ilesa.

Dos sicarios en una motocicleta V-Strom blanca, lo interceptaron hace 22 semanas atrás y le dispararon hasta matarlo. Tras su deceso el presidente de la República, Nicolás Maduro, ordenó la captura inmediata de los homicidas y pidió a Dios por ello.

El mandatario, sin titubeos, insinuó que este asesinato, ejecutado el 28 de mayo en la mañana, se trató de un crimen con tintes políticos y lo relacionó con el homicidio del capitán Eliézer Otaiza, presidente del Concejo Municipal del municipio Libertador, ultimado de cuatro tiros, y hallado por efectivos policiales, en un matorral en Turgua, municipio El Hatillo, hace dos años.

Fermín Mármol García, abogado y criminólogo, expresó que este homicidio solo sirvió “para darle música a una tesis que han venido esposando desde hace al menos dos años. No creo que este evento pueda distraer la verdad del padecer de la gente”.

El especialista descartó el sicariato, a pesar de que el Ministerio Público, seis días después del hecho, imputó a Kédinyer Alberto García, oficial de la policía de Chacao; Édgar Tovar, supervisor del mismo cuerpo de seguridad; Yaemil Jesús Brito, acusado de ser el sicario contra Velásquez, y José Vera Escobar, por tener en su poder el arma con la que se perpetró el hecho, por el delito de homicidio calificado en la ejecución de un robo agravado, peculado de uso y simulación de hecho punible.

“Con esto espantamos cualquier tema político, cualquier asunto truculento. No hubo nada de eso”, indicó Mármol, quien aseguró que “una vez más el poder público venezolano de corte político se ha equivocado.MayorFelix

Se equivocaron así, con la muerte de Danilo Ánderson, con la muerte de Eliécer Otaiza y con la de Robert Serra, donde opinamos antes que se efectúe las labores técnicas y cientí cas de la investigación criminal en Venezuela”. Explicó que eso genera una erosión en la credibilidad de los dirigentes políticos oficialistas y por otro lado siembra dudas sobre el trabajo de la justicia en el país.

Intervención

Tras el asesinato del mayor general Félix y descubrirse que dos funcionarios de la policía municipal de Chacao estaban involucrados, Giussepe Cacioppo, viceministro del Sistema Integrado de Policía (Visipol), el 30 de mayo ordenó la intervención de esta institución. Y asignó a 20 efectivos del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) para custodiar la sede, que sigue con sus funciones, incluso administrativas, durante la investigación que se le realiza.

Ramón Muchacho, alcalde del municipio Chacao, ante esta intervención aclaró que se trata de una acción “parcial, que está abierta a ser investigada de arriba a abajo”. Pidió que el tema no sea politizado y se respete su autonomía durante el proceso. “La acción de uno o dos policías no puede empañar la imagen de una noble institución como Polichacao”, apuntó.

Fermín Mármol, en su papel de abogado, señaló que la intervención de este cuerpo de seguridad, es legal. “Es una acción que está amparada en una ley orgánica en Venezuela”. Para él no hay razones para intervenir esta policía porque uno o varios funcionarios violen la ley. “A cada rato vemos funcionarios civiles de corte policial o militares que violan la ley y no por ello se intervienen policías municipales, estadales o la Fuerza Armada Nacional”.

Félix Velásquez era jefe de un componente que también es estandarte de la revolución que son las reservas. “Sin lugar a dudas fue alguien importante para un sector del oficialismo y por eso la prontitud en resolver su crimen”, explicó el especialista.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...