El diario plural del Zulia

2016 contabilizó el mayor número de muertes violentas de los últimos 5 años

2016 registró el mayor número de muertes violentas en Caracas en los últimos 5 años, al contabilizar 5.741 ingresos de cadáveres a la medicatura forense de Bello Monte. Le sigue el año 2013, que de enero a diciembre totalizó 5.722 traslados de víctimas a la dependencia del Servicio Nacional de Medicina y Ciencias Forenses.

70% de los ingresos que hubo durante el año que acaba de terminar correspondieron a homicidios, mientras que el resto fue por accidentes de tránsito y muertes por investigar. Entre los casos habidos el 31 de diciembre, destaca el de Darwin Guerrero, de 28 años de edad, quien tenía una venta de charcutería y huevos en el bulevar de La Vega. Cuando terminó su jornada laboral a las 6.30 pm, con un empleado fue a llevar parte de la mercancía que no vendió a un depósito cercano al paseo vial donde trabajaba. Mientras la introducía, un hombre lo apuntó y le dijo: “Dame el dinero de lo que vendiste, sé que hiciste mucha plata”.

El comerciante le contestó que no disponía de grandes sumas en efectivo porque tenía punto de venta. El delincuente había cerrado el depósito y una vez que Guerrero le entregó el dinero, se puso nervioso y le exigió que abriera la puerta. Ambos forcejearon y el ladrón le disparó en el tórax. El dueño del negocio que fungía de depósito escuchó el escándalo y abrió la puerta del local. El delincuente huyó y no dio tiempo de trasladar a Guerrero a un centro asistencial. Murió en el sitio, reseñó El Nacional.

Lo mataron por reclamar

Durante los dos primeros días de 2017 fueron llevados 23 cadáveres a la morgue de Bello Monte, de los cuales 18 corresponden a asesinatos, entre ellos Olinto Rafael Montilla, de 51 años de edad. El 31 de diciembre en la noche fue a visitar a su hija mayor, que vive en el sector Santa Ana de Carapita en Antímano, para compartir el último día del año en familia. Cuando regresaba a su casa, ubicada en esa zona, el 1° de enero en la madrugada, se topó con un hombre que estaba orinando frente a una vivienda. Montilla le dijo indignado: “No seas abusador, vale, métete en un baño público”.

El hombre se volteó, sacó su arma y le disparó. Los vecinos al escuchar la detonación llamaron a una de las hijas de la víctima. Le dijeron: “Atacaron a tu papá”. No hubo tiempo de llevarlo a un centro de salud. Murió en el sitio. El hombre trabajaba como operador de máquinas en una empresa textil en Guarenas. “A dónde hemos llegado con estos niveles de violencia. Por un simple reclamo que le hizo a un hombre lo asesinaron. Estamos en una sociedad en la que las diferencias se dirimen a punta de tiros”, dijo una de las hijas, de nombre Dayana Rivero.

 

Lea también
Comentarios
Cargando...