El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

¿Qué es la pederastia y cómo identificar signos en círculos cercanos?

Ante el peligro que pueden correr los menores de edad, sobre todo cuando cumplen con características de vulnerabilidad, como por ejemplo algún tipo de discapacidad, es importante conocer algunos signos que pueden ayudar a identificar a posibles pederastas que puedan representar un riesgo para un menor de edad

Cuando se habla de prevención de abuso sexual infantil, existen muchos conceptos que deben conocerse plenamente para poder brindar una correcta protección a los menores ante, riesgos que puedan atentar contra su inocencia. Uno de estos conceptos es el de los pederastas y sus delitos contra menores de edad. Pero ¿qué es realmente la pederastia?

Si bien se trata de un concepto que muchas veces es asociado con la pedofilia, el cual también es un término utilizado para identificar conductas de atracción hacia menores de edad, en realidad se trata de dos conceptos totalmente diferentes y es un completo error utilizar ambos términos como sinónimos.

 

¿Qué es la pederastia?

La pederastia es el término que se utiliza para identificar los casos en los que un menor de edad es abusado sexualmente por un perpetrador ampliamente mayor. En estos casos, se conoce a los perpetradores por el término de pederastas.

Se trata de un delito que es sumamente grave y que lleva a condenas penales severas, las cuales pueden ser de hasta cadenas perpetuas o penas de muerte en algunos países.

Este delito puede llegar graves daños físicos y emocionales en las víctimas, quienes la mayoría de las veces suelen requerir de terapias psicológicas para superar los fuertes traumas que este tipo de abuso puede llegar a causar.

 

¿En qué se diferencian los pederastas de los pedófilos?

Muchas veces se suelen confundir los términos de pedofilia y pederastia, al punto en que muchas personas suelen tildar cualquier acto de abuso sexual contra un menor de edad como pedofilia. Sin embargo, se trata de dos términos con significados completamente diferentes.

Por un lado, la pedofilia se califica clínicamente como una “parafilia”, es decir, un trastorno sexual que básicamente se caracteriza por el desarrollo de constantes fantasías que suelen causar en el individuo un alto índice de excitación sexual, al verse atraídos por un objeto, una persona o alguna situación específica que le cause placer.

Al hablar específicamente de la pedofilia, la fuente del placer es un niño o una niña. Es decir, un pedófilo es una persona mayor de 16 años que siente atracción sexual hacia un menor de edad, por lo general de un mínimo de 5 años menor que esa persona. Sin embargo, el pedófilo nunca llega a consumar sus deseos a través de contacto sexual, pues todo se trata de una fantasía.

Sin embargo, cuando se habla de pederastas, en este caso se trata de un individuo que ha sobrepasado la barrera de la fantasía, llegando a abusar sexualmente de un menor de edad a través de contacto físico con sus órganos genitales, con quien existe una clara diferencia de edad, poder y madurez.

Los daños que este delito puede llegar a causar en la víctima suelen ser muy graves, por lo que las condenas penales para el perpetrador también son bastante severas.

 

Signos para identificar pederastas en círculos cercanos

Ante el peligro que pueden correr los menores de edad, sobre todo cuando cumplen con características de vulnerabilidad, como por ejemplo algún tipo de discapacidad, es importante conocer algunos signos que pueden ayudar a identificar a posibles pederastas que puedan representar un riesgo para un menor de edad.

Los principales signos de pederastia a los que se debe prestar atención son:

Personas de edad media o avanzada

Como se mencionó antes, para que una persona sea calificada como pederasta, debe ser mayor de 16 años, mientras que la víctima por lo general suele ser de al menos unos 5 años menor, o menor de 21 años en los casos de personas ampliamente mayores.

Además, si bien la mayoría de las veces los pederastas suelen ser hombres, también existen casos en los que las perpetradoras son de sexo femenino.

Características de personalidad

Si bien la mayoría de las veces la personalidad de los pederastas suele ser completamente normal para no levantar ningún tipo de sospechas, hay ciertos casos en los que sí cumplen con ciertas características que pueden demostrar una conducta atípica.

En ocasiones se trata de personas que cuentan con un nivel de autoestima bastante bajo, a quienes se les dificulta el hecho de relacionarse con los demás y crear relaciones afectivas con personas de su edad, razón por la que se ven atraídas por menores.

Buscan tener contacto constante con niños

Una de las características principales es el contacto excesivo con niños, de una forma atípica para alguien con una amplia mayoría de edad. Por esta razón, es importante prestar especial atención en lugares que sean frecuentados por niños, como por ejemplo los parques, escuelas, etc.

Además, es común que, para camuflar este deseo de mantener una constante cercanía con menores, se dediquen a carreras que impliquen el contacto con niños, como por ejemplo maestros, recreadores, entre otros.

Experiencias traumáticas previas

Por lo general, las personas que tienden a desarrollar una mayor probabilidad de convertirse en perpetradores de abuso sexual, son aquellas que previamente ya han sido víctimas de este tipo de delito, el cual les ha causado un trauma que no fue tratado correctamente en el pasado.

Esto ocurre igualmente en el caso de los pederastas, quienes muchas veces desarrollan este trastorno sexual, producto de una experiencia traumática vivida en el pasado.

Suelen pertenecer al círculo de confianza del menor

Según las estadísticas del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, solo el 10% de la enorme cantidad de casos de abusos sexual infantil que se registran en el país, son perpetrados por personas desconocidas por la víctima. Es decir, el 90% de los casos se trata de personas que pertenecen al círculo de confianza del menor.

En algunos casos puede incluso tratarse de personas con las que el menor comparta algún tipo de parentesco, como padres, tíos, primos, etc. O también amistades cercanas a la familia de la víctima.

 

Conocer las señales puede evitar un caso de abuso

Para evitar que un menor de edad sufra alguna situación de abuso sexual por parte de pederastas, es importante estar siempre atentos al entorno del menor, para así identificar personas que puedan representar un riesgo para su inocencia y su salud física y emocional.

Ante la sospecha de algún caso de abuso de un menor por parte de pederastas, es importante reportar el caso a medios como:

  • Agencia Estatal de Servicios De Protección al Menor: 1-800-843-5678 (oprime 5 para español)
  • Línea para personas con discapacidad auditiva: 1-800-826-7653
  • Línea Stop it Now: 1-888-PREVENT (888-773-2362).
  • Childhelp: 1-800-4-A-CHILD (800-422-4453).

Además, también existen movimientos en contra del abuso sexual, como Yo Digo No Más, los cuales pueden brindar herramientas de apoyo para actuar ante un caso de abuso sexual infantil en los Estados Unidos y el mundo.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...