El diario plural del Zulia

Con el chequeo de rutina podemos prevenir el cáncer

Tenemos que encontrar al cáncer antes que él nos encuentre a nosotros, por eso es fundamental realizar un diagnóstico precoz. Cuáles son los estudios clínicos más frecuentes para prevenirlo

En esta oportunidad vamos a hablar sobre la importancia de la prevención del cáncer. Yo sé que asusta el tema, pero no debe asustarse. ¿Sabe por qué? Por lo siguiente y mire qué interesante. El tema es encontrar al tumor antes que el tumor lo encuentre a usted o que el tumor le dé síntomas.

Piense nada más que en esto, los tumores más comunes, como el de próstata en el hombre, por ejemplo; se pueden prevenir si todo hombre de 50 años va al médico y al urólogo una vez al año. Si aparece el tumor, el cáncer, la inmensa mayoría de las veces se resuelve.

En el caso de las mujeres, es el cáncer de mama. Y si va antes y se hace el estudio de mamografía, y encuentran algo cuando todavía es muy chico, se resuelve en más del 90 por ciento de los casos.
Otros tumores ginecológicos son: de cuello de útero y de ovario. Estas también son cosas que las encuentra uno y las puede prevenir.
Quiero transmitírselo realmente porque esto es intenso. La colonoscopía, el cáncer de colon, todos, tomados a tiempo, tienen el mejor pronóstico que usted puede imaginar.

Yo sé que la palabra asusta, pero el tema es encontrar al cáncer antes que él lo encuentre a usted. El tema es el diagnóstico precoz, piedra libre al cáncer antes que él me encuentre a mí.

Además, ahora que las temperaturas más altas empiezan a ganar terreno es importarte no que nos olvidemos de controlar los lunares, ya que realizarse un chequeo es clave para prevenir el cáncer de piel, que, si se lo diagnostica a tiempo, es una enfermedad oncológica curable.

Lo ideal es visitar al dermatólogo, como cualquier consulta médica, para hacer un diagnóstico al menos una vez al año. Sin embargo, también es muy importante el autoexamen. ¿Cómo se hace? Mirándose en el espejo desnudo y observando el cuerpo completo, esto también incluye la espalda y los lugares más difíciles de examinar.

Le voy a dar una regla mnemotécnica para distinguir los lunares que a los médicos nos preocupan. La regla ABCDE sirve para el autoexamen y le explico de qué se trata:

Asimetría: cuando un lunar que es redondo es asimétrico, esto se observa cuando la mitad de un lado tiene una forma muy distinta a la mitad del otro lado. En estos casos se debe consultar al dermatólogo para tratar a tiempo si se trata de una lesión.

Bordes: los límites de los lunares en general son bastante netos, como una moneda. Pero si son muy festoneados, si son como rayos de sol, le recomiendo ir al médico especialista que, seguramente, va a indicarle una biopsia.

Color: se debe tener en cuenta si en el mismo lunar se distinguen tres o más colores, o dos tonos de marrón distintos junto con color negro, en ese caso también aconsejo visitar al dermatólogo para hacer estudios.

Diámetro: lo habitual es que los lunares no tengan más de 6 milímetros. Cualquier lunar que sea más ancho que el ancho de un lápiz normal es un lunar para analizar.

Evolución: hay que estar atento si los lunares van cambiando, en tamaño, o si se le agregan colores o si se agranda rápidamente. Y también si de pronto, el lunar

 

 

 

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...