El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Zulia espera por la liberación de cuatro presos políticos

El Gobierno Nacional liberó a varios presos políticos venezolanos tras la primera reunión que tuvo con la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) el domingo 30 de octubre, en un intento por iniciar una ronda de negociaciones para buscar una salida a la crisis político-económica.

Y hay cuatro zulianos que esperan quedar en libertad. Uno de ellos es José Sánchez, “Mazuco”, diputado a la Asamblea Nacional (AN).

En 2010 lo condenaron a 19 años de cárcel por el homicidio de Claudio Macías, funcionario de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM), ocurrida el 8 de agosto de 2007 en el internado judicial El Marite.

Ese mismo año lo detuvieron. “Mazuco”, en ese entonces, era Secretario de Seguridad del Zulia. En las elecciones parlamentarias de 2010 fue electo diputado, pero finalmente lo juramentaron en octubre de 2013.

Él es uno de los que pudiera quedar en libertad plena gracias a la mesa de diálogo. “Tengo una medida cautelar, estoy amparado en la inmunidad parlamentaria. Y ese es un caso que también se está ventilando”, dijo a Versión Final.

Los invisibles

Cuando hablan de presos políticos pocos piensan en Marco Hurtado, subcomisario de la Policía Metropolitana (MP), detenido por los sucesos del 11 de abril de 2002, en la avenida Baralt de Caracas, en los que, paradójicamente, no estuvo involucrado.

En ese lugar asesinaron a Erasmo Sánchez y Rudy Urbano Duque. Uno murió en Puente Llaguno y otro en el portón de la Cancillería por disparos de fusil. Pero ese día Hurtado estaba destacado en la zona de El Calvario junto a 30 policías más para resguardar la comisaría Urdaneta, rodeada en ese momento por motorizados oficialistas.

El subcomisario tenía asignado ese día un fusil M16 y revólver 357 del parque de armas de la PM. Lo sentenciaron a 16 años y 18 meses de prisión en la cárcel militar de Ramo Verde. Ya ha cumplido 14 y está a la espera de un beneficio procesal que se ha retardado en varias oportunidades.

El tercero de la lista es el joven Eduardo García. Lo detuvieron el 7 de mayo de 2014 en la plaza Astolfo Romero, de Maracaibo, durante la ola de protestas llamada “La Salida”, que exigía la renuncia del presidente Nicolás Maduro.

Se le imputan los delitos de instigación e intimidación pública. Su audiencia preliminar la han diferido en reiteradas ocasiones, según el Foro Penal Venezolano (FPV). El joven, de 24 años, está recluido en la sede del Sebin, en Maracaibo.

Peso pesado

El preso más emblemático de la región es Manuel Rosales, exgobernador del Zulia y jefe de Un Nuevo Tiempo (UNT). El 11 de diciembre de 2008 lo imputaron por presunto enriquecimiento ilícito, como resultado de un informe que presentó la Contraloría General el 19 de julio de 2007.

Pero en octubre de 2008, el fallecido Hugo Chávez dijo en una reunión, televisada, con decenas de empresarios zulianos cuáles eran sus planes para el dirigente opositor: “yo estoy decidido a meter preso a Manuel Rosales. Ya basta. Más de 20 años tiene armando mafias, robando. Tiene 11 fincas y una casita de millón y medio de dólares”.

Rosales ganó la Alcaldía de Maracaibo en las elecciones regionales de 2008 con 59,90 por ciento de los votos frente a Henry Ramírez, candidato chavista, quien obtuvo 39,71 por ciento.

El fundador de UNT, según la Fiscalía, fue investigado entre 2002 y 2004, y concluyó que este registró fondos que no logró justificar. El 19 de marzo de 2009 la fiscalía 11ª nacional solicitó que lo privaran de libertad. Desde entonces Rosales permaneció en el exilio hasta octubre de 2015, cuando regresó a Venezuela y los órganos de seguridad lo recluyeron en la sede del Sebin, en Caracas. Justo un año más tarde, se le otorgó la medida de casa por cárcel.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...