El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Vetar leyes sería una mala jugada para el Gobierno

El presidente de la República, Nicolás Maduro, mantiene una posición cerrada ante las leyes propuestas por la nueva Asamblea Nacional (AN). La Ley de Propiedad de la Gran Misión Vivienda y la Ley de Amnistía fueron las que abrieron la disputa entre el Gobierno nacional y la AN.

Según expertos constitucionalistas consultados, la negativa por parte del Ejecutivo devela un desconocimiento del Poder Legislativo por parte del mandatario nacional por lo que podría avecinarse un choque institucional y una guerra de poderes en Venezuela.

De acuerdo a la Constitución venezolana, el presidente debe promulgar todas las leyes que aprueba la unicameral AN.
Para ello tiene diez días aunque puede, por un lado, devolverla pidiendo que se modifiquen algunos aspectos con el acuerdo del Consejo de Ministros.

La mayoría absoluta de la AN decidirá sobre el asunto y la podrá mandar de vuelta al presidente, quien tendrá cinco días para promulgarla.

O, por otra parte, cuando el presidente considere que la ley aprobada es inconstitucional, tiene la potestad de “solicitar el pronunciamiento de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia” dentro de esos mismos diez días.

“Maduro puede vetar las leyes que quiera pero no por eso le quitará mando a la AN, si no promulga una ley lo puede hacer el presidente y los dos vicepresidentes de la AN”, señaló el abogado constitucionalista José Enrique Molina.

Para Molina, Maduro podrá hacer observaciones sobre cualquier ley o recurrir al TSJ pero deberá contar con motivos reales para no aceptarla, en caso de establecer negativa ante todas las leyes propuestas quedará en manos de la opinión pública “juzgar si la negativa se presenta sin ningún fundamento, pues pretenderían dejar sin efecto a la AN negando todas las leyes”, resaltó.

Luego de que diputados opositores presentaran la Ley de Propiedad de la Gran Misión Vivienda, Maduro calificó la normativa como “inconstitucional” y con pretensiones de “acabar con la Gran Misión Vivienda”.

Esta ley aprobada en primera discusión en la AN es una doble amenaza porque pretende acabar con la Gmvv y le negará el derecho al pueblo de vivir en la ciudad y en vivienda digna y lo lanzará a la quebrada”, alertó.

Fin al mandato
La exmagistrada Cecilia Sosa criticó que el presidente rechace las leyes propuestas cuando desconocen cuál es su contenido y no han sido discutidas ni estudiadas. “Lo que está demostrando el presidente es que tiene un reconcomio con el pueblo que no le dio el respaldo para seguir controlando la AN, la rabia es con el pueblo”.

Sosa aseguró que el Jefe de Estado no está cumpliendo con sus funciones y ha perdido la tranquilidad persiguiendo el control de los poderes. “Ya perdió la AN, ahora exhorta al Poder Judicial a que lo siga acompañando”.

Maduro podrá devolver cualquier ley pero está claro que va a impedir el funcionamiento de un poder puesto por el pueblo”, dijo; sin embargo, precisó que la posición sesgada del Gobierno nacional terminará poniéndole fin al mandato de Maduro”, aseveró.

La constitucionalista resaltó que bajo esa posición el país no saldrá de la crisis que actualmente padece pues el Ejecutivo trancará las soluciones en vez de crear alternativas junto a la AN. “Ellos mismos estarán firmando su revocatorio”, indicó.

Razones inconstitucionales
El analista político Eduardo Semtei precisó que la negación del presidente Maduro develará la falta de democracia y de constitucionalidad en sus decisiones. “Puede vetar todas las leyes pero la gente evidenciará que no lo está haciendo por razones constitucionales sino por un enfrentamiento inútil que terminará por pasarle factura”, expuso.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...