El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Presión de calle inicia cuenta regresiva

La Mesa de la Unidad Democrática esgrime la bandera de la consulta popular en 2016 como único camino para lograr el cambio de modelo ante la crisis socioeconómica que afecta a los venezolanos. Lo ocurrido en febrero de 2014 con La Salida obliga a la oposición a mantener lineamientos pacíficos, enmarcados en la Carta Magna.

Eduardo Semtei, exvicepresidente del Consejo Nacional Electoral, cree que es una actividad que corresponde “absolutamente” con el espíritu democrático y constitucional. “Es un derecho que tienen los ciudadanos a manifestar públicamente su acuerdo o desacuerdo con alguna política del Gobierno. En este caso el derecho a manifestar el desacuerdo con la actitud y los procedimientos del CNE que retarda injustificadamente y de una manera abusiva todos los lapsos que corresponden al proceso refrendario”.

Semtei refiere que no soporta ningún análisis que en seis meses puedan organizarse las elecciones municipales donde hay 5 mil 300 candidaturas en unos 700 circuitos, participan más de mil partidos políticos que hacen alianzas de toda naturaleza y donde hay una alta cantidad de cosas que medir. “Mal puede el Consejo Nacional Electoral pretender ahora que una sola pregunta, si o no, requiera de más de seis meses, casi un año para organizarla. Esa es una habilidad peregrina que no soporta ningún análisis. La protesta es totalmente valedera, justificada”.

El experto basado en encuestas estima que a la Toma de Caracas podrían acudir unas 500 mil personas y cree conveniente que el Gobierno escuche el llamado mundial que han hecho desde El Vaticano, la Organización de Estados Americanos, la Unasur, la ONU, la Unión Parlamentaria y naciones como EE.UU., Canadá, Brasil, Argentina, Uruguay, Costa Rica, Francia, España y Sudáfrica.

“Todas esas naciones e instituciones le han pedido a Venezuela, al Gobierno venezolano que respete los lapsos del revocatorio”.

David Gómez Gamboa, profesor de derechos humanos, derecho internacional público y derecho constitucional en Luz, piensa que debe verse con buenos ojos la manifestación. “Siempre y cuando estemos hablando de levantar las banderas de la democracia, del reclamos por el ejercicio de derechos políticos, que es el tema de este llamado en relación a la solicitud del revocatorio. No hay nada peor para una sociedad que estar dormidos ante un país que se cae a pedazos”.

cuadroversionfinall3

Considera que “el mayor riesgo es quedarse callados ante la violación de nuestros derechos. La sociedad se tiene que organizar porque simplemente se termina de perder el país”.

cuadroversionfinal5

De acuerdo con Gómez Gamboa si hay un riesgo fundamental en relación a la historia próxima y prospectiva de nuestro país es que los venezolanos se dejen secuestrar el ejercicio de sus derechos, renuncien a sus derechos humanos que son irrenunciables.

Para el especialista el mayor peligro que podría asumirse en la Toma de Caracas es no hacer nada cuando se violan los derechos de los ciudadanos, sin que pase absolutamente nada, “ya de ahí es la instauración de un proceso absolutamente antidemocrático, para mi ese es el mayor peligro”.

Gómez Gamboa advierte que los derechos humanos establecidos en la Constitución y en los tratados internacionales expresan con claridad que son irrenunciables, son de todas las personas y no pueden ser mediatizados bajo prácticas de discriminación que son contrarias al ordenamiento nacional expresado en el artículo 21 de la Constitución Nacional, e internacional manifestados en distintos tratados de derechos humanos.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...