El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Precio del cartón de huevos se duplica en 17 días

El cartón de 30 unidades escasea en los comercios y cuando se consigue supera los 215 bolívares. El 2 de septiembre costaba 120 Bs.S. Falta de vacunas y aumento de precios en materia prima, mano de obra y transporte, elevan su costo

Mariolis González lleva dos semanas tratando de comprar huevos. Quiere un cartón, pero se conforma con una docena. “Mi tía va a cumplir años y es un sufrimiento hacer la torta”, cuenta la estudiante de Música, quien personifica las ansias de miles de zulianos que no consiguen postura de gallina en mercados y comercios.

En el último año una serie de factores afectaron la actividad avícola en Venezuela, la producción cayó y la escasez resultante impactó con fuerza en los precios en el Zulia.

Fernanda de Díaz, comerciante y dueña de la charcutería Virgen de Guadalupe, ubicada en el mercado Las Playitas, estipuló que el nuevo precio del cartón de huevo se ubica en los 215 bs.S para esta semana, a comparación de la semana pasada que se situaba en los 200/205 bs.S.

Díaz expresa su preocupación por la escasez del rubro y acota que los proveedores solo pueden venderle tres o cuatro cajas de huevo con un agregado al costo de 300 o 400 soberanos cada semana. El cartón, hace tres semanas, con el inicio de la reconversión monetaria, costaba 120 Bs.S. El monto a menos de un mes tiende a duplicarse.

 

“Nosotros siempre compramos en la casa porque es fuente de proteína. Cuando no tenemos almuerzo, uno o dos huevos con verduras salvan la patria”, añade Mariolis, quien solo consiguió cartones en Los Plataneros, pero el pago era en efectivo y ella no tiene fácil acceso a los billetes.

 

Las matemáticas de Díaz sirven de alimento para explicar el impacto de la hiperinflación. La semana pasada le despachaban la caja en 1.650 soberanos y esta semana se la vendieron en 2.100 soberanos, agregó la comerciante.

Otros comercios de la zona venden el cartón de huevo en “combo” con un artículo diferente que tenga un precio mayor, explica Fernanda. Esta medida les ayudaría a esos comerciantes  a no tener tanta “perdida” frente a los constantes aumentos del producto avícola al momento de comprar a los proveedores.

Las causas de la escasez

La producción de huevo a nivel nacional está en una fase de producción cuesta arriba: 35% de las granjas de producción avícola cerraron sus instalaciones, las agro-industrias pertenecen a 45% de las empresas que producen bajo el ala del Gobierno, mientras que el restante 25% de los productores independientes resultan afectados de manera directa.

Algimiro Urdaneta, dueño de una empresa productora y distribuidora de huevos en el estado Táchira, detalla que los productores independientes, al igual que él, no poseen la capacidad necesaria para mantener las instalaciones, las gallinas y surtir del producto a todos los comercios.

 

“Comprar el alimento para las gallinas ponedoras es un dolor de cabeza, sobre todo porque son alimentos importados y nosotros no tenemos ningún tipo de subsidio del gobierno”, explica Urdaneta. “A todo el costo de mantenimiento agrégale el costo de la caja, los camiones de transporte, las vacunas, y los cortes que nos dejan más de 7 horas sin luz hasta dos veces en el día causan que el proceso de recolección y producción se atrase, se dañen algunos huevos porque no se mantienen bien aislados o pierdan sus cualidades nutritivas”, afirma con preocupación.

 

Urdaneta explica que entre los factores técnicos que generan un gran aumento en el costo de la materia, cada cinco o siete días, es la compra de la proteína de soya importada cada diez o quince días con la que se le alimenta a las gallinas. Le agrega el precio de los cartones en los que se venden los huevos cuyo material escasea, además del alza de la mano de obra. “Sobre todo para aquellos empleadores que deben comprar el efectivo para pagarle a sus trabajadores, el mantenimiento de las jaulas y vacunas, entre otros requerimientos”.

Las políticas de vacunación, de acuerdo con el veterinario graduado en LUZ, están por el suelo debido al cierre del programa de vacunación, lo que ha causado un incremento en los costos de producción. “Esta difícil conseguir las vacunas, si no se las aplicamos a las gallinas pueden contraer enfermedades que se transferirían luego a los consumidores”, sostiene.

Estas dificultades disminuyeron 30% el número de gallinas ponedoras que los productores pueden mantener en las granjas. Hace siete años oscilaban entre las 1.800.000 gallinas por un alrededor de 65.000/60.000aves en la actualidad.

 

“Llevo en este negocio 40 años, hemos pasado por varias crisis económicas en los gobiernos anteriores, pero este es el ciclo más duro para nosotros y para la subsistencia del negocio”, apunta Urdaneta.

 

Durante la semana del 10 de septiembre, el cartón de 30 huevos tenía un precio de 200 Soberanos por punto, mientras que en efectivo se encontraba en 60 y detallado en 2,50 Soberanos.

Oscar Arrieta, usuario frecuente de los comercios del Centro, afirma:“Es toda una odisea comprar comida aquí,  primero hacer la cola de un día entero para sacar el efectivo y al otro día pasear por todo el centro comparando precios para buscar el más barato, y así con cada producto para poder comer tranquilo una semana”.

Mariolis detalla el impacto familiar así: “Mi tía quería una torta tres leches y no pudimos hacérsela como era. Le hicimos el biscocho con aceite en vez de huevo. Tampoco hallamos crema de leche ni condensada”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...