El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Pese a las sanciones, Florida alimenta los bodegones de Venezuela

Los empresarios venezolanos se han aprovechado de una silenciosa flexibilización de los controles de precios, cambio y trámites de importación para comprar directamente a mayoristas estadounidenses como Costco y Walmart

Aún en medio de las sanciones que impone la administración de Donald Trump, cada vez más alimentos y golosinas llegan a puertos de Venezuela desde grandes tiendas en el estado de Florida.

Cajas de Nutella, mantequilla de maní o leche de almendras, productos casi imposibles de encontrar hasta hace un año en la implosión económica en el país se ofrecen ahora en más de un centenar de tiendas que aceptan pagos en dólares y operan en las principales ciudades del país como una válvula de escape.

De acuerdo a lo reseñado por Reuters, los empresarios venezolanos se han aprovechado de una silenciosa flexibilización de los controles de precios, cambio y trámites de importación, vigentes desde hace casi dos décadas, para comprar directamente a mayoristas estadounidenses como Costco y Walmart.

Según señalaron 11 fuentes entre agentes de aduanas, operadores y empresarios que ofrecen esos artículos, los productos viajan a través de compañías privadas de envíos aprovechando este año una inédita exoneración del 100% de los impuestos aduanales y la exigencia de menos requisitos por parte de las autoridades.

Lo que están buscando, específicamente en Estados Unidos, lo pueden conseguir acá”, dijo Héctor Mambel, dueño de una tienda en la pequeña localidad costera de Puerto Cabello y que la llamó “Mini Walmart”, usando la misma tipografía y diseño de la cadena de supermercados en donde compra la mercancía en Miami desde hace un año.

Reinan los productos importados

Las operaciones comerciales con compañías en la costa este de Estados Unidos no están prohibidas por las sanciones económicas de Trump, pues permiten que firmas privadas compren alimentos para enviar a la nación sudamericana. Sin embargo, esas operaciones desconciertan a algunos venezolanos acostumbrados a la constante retórica “antiimperialista” del oficialismo.

No entiendo a este gobierno que habla pestes de los gringos y sin embargo vemos cómo ahora abundan los productos de Estados Unidos en las tiendas y todo se paga en dólares”, dijo Ligia Martínez, una maestra de 38 años, que compró con efectivo en moneda extranjera que le envía su familia desde el exterior.

En los “bodegones” abundan las golosinas, cereales o artículos de cuidado de higiene personal 

“Aquí todo lo que traigo de Miami lo vendo”, dijo bajo anonimato un pequeño comerciante que vende desde hace unos meses por redes sociales, y quien comentó que “ahora hay más competencia, pero igual es negocio porque el venezolano es esnob”.

“Nuestros clientes nos piden comprar en Costco o Sam’s Club en Estados Unidos y nosotros importamos lo que nos piden para ellos”, dijo un operador de una compañía de envíos que trae insumos desde Miami a Caracas y tiene pedidos de bodegones de la capital y de otras dos ciudades del país.

Algunos operadores creen que el gobierno prefiere permitir la llegada de esta mercancía para abastecer parcialmente las ciudades, una vez que las sanciones han dificultado a entes públicos las compras en el extranjero y las grandes industrias de alimentos producen al mínimo ante la hiperinflación que duplicó el número de pobres en dos años.

La masificación de esos tipos de productos y comercios se convirtió en una política de Estado para abastecer”, dijo Felipe Capozzolo, presidente de Consecomercio.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...