El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

Un nuevo aumento salarial sepultaría a las empresas

El gobierno de Nicolás Maduro se ha caracterizado por los continuos aumentos de sueldos y cestatiques que sepultan la ya mermada economía y aceleran la inflación que mantiene ahogados a todos los venezolanos. Y hoy el río de los rumores vuelve a sonar.

datosversionfinalLas versiones de un nuevo incremento del salario ha generado incertidumbre entre la población pues los ajustes solo son efectivos para algunos meses. Se habla en las calles que este posible aumento sería del 50 por ciento, previsto para este venidero 1º de noviembre. Cabe destacar que sería el cuarto incremento de sueldo que anunciaría el Ejecutivo en lo que va de 2016.

El economista y director de Ecoanalítica, Asdrúbal Oliveros, indicó que un nuevo aumento salarial podría empeorar la crisis económica, mientras no se apliquen soluciones que subsanen las de ciencias en el mercado, en relación con la oferta y demanda.

“No es descabellado pensar que en noviembre el Ejecutivo decrete otro aumento de salario como lo han anunciado algunas voceros del Gobierno. Y ese incremento salarial va a ocasionar descalce entre la oferta y la demanda, y eso preocupa el efecto que tenga sobre las pequeñas o medianas empresas que de por sí ya están impactadas”.

Opina que el principal error es meter el aumento salarial de forma aislada y no dentro de un contexto que permita solucionar los problemas que tiene la economía venezolana. “A las pocas semanas eso se traduce en ilusión monetaria. Es decir, se incrementarán los precios, los trabajadores verán más dinero en sus cuentas, más efectivo en sus bolsillos, pero de igual manera no podrán ser capaces de comprar nada”.

A juicio del economista y diputado de la Asamblea Nacional por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), José Guerra, Venezuela tiene una situación económica muy complicada y “no hay aumento salarial que cubra la inflación que hay en el país porque es muy alta”.

Indicó que los trabajadores descubrieron la poca viabilidad del aumento salarial como método para incrementar el poder adquisitivo del venezolano.

“Por primera vez en mi vida percibo que los trabajadores dudan del aumento del salario mínimo. Tal vez descubrieron el efecto de la inflación”.

“Para que el salario real se mantenga debe ser equivalente al aumento de la inflación desde diciembre 2015 hasta la fecha y eso nunca será así y por eso estamos en una espiral inflacionaria”, expuso el economista y profesor de la Universidad del Zulia, Édinson Jiménez.

Ante la crisis, el experto vaticinó para el 2017 una inflación de al menos 1.600% “si las cosas no cambian”.

Para el economista Miguel Ángel Díaz, los aumentos salariales que ha decretado el Gobierno nacional durante 2016 “han sido una batalla perdida para detener la inflación en Venezuela”. Considera que la inefiociencia del Ejecutivo es la causa por la que los venezolanos están atravesando una grave crisis económica.

“Los incrementos salariales han sido de manera unilateral y sin medidas que incentiven la producción. Los trabajadores han perdido su poder adquisitivo, porque aunque aumenta el sueldo que perciben mensualmente este queda por debajo de la inflación. El sueldo mínimo que entró en vigencia en el mes de septiembre no duró ni un mes en los bolsillos de los venezolanos”, explicó.

Díaz calificó como desaciertos todas las medidas en materia económica que ha decretado el presidente Nicolás Maduro, porque no ha logrado frenar la caída del poder adquisitivo de los venezolanos.

Empresas en riesgo

cifraversionfinalA pesar de que hay empresas que no han pagado el último aumento salarial que a partir de septiembre se ubicó en 22.576,5 y bono de alimentación en 42.480 bolívares, un nuevo incremento se avecina y pone en vilo la vida de las empresas.

Con la medida económica se complican ciertos empleos y los empresarios se quedan sin capacidad de mantener a los empleados.

Gilberto Gudiño Millán, presidente la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del estado Zulia vislumbra un panorama oscuro para el gremio empresarial si este año se realiza un cuarto aumento pues cada día los empresarios se quedan sin capacidad de maniobra ante la incesante inflación.

“Un posible incremento representa una situación de mayor complejidad para el sector, hay quienes se han visto en la necesidad de desprenderse de sus trabajadores y esto ha traído como consecuencia un proceso donde el sector comienza pasos más acelerados de desaparición de caída de santamarías y poca generación de empleos”, aseveró.

Gudiño detalló que las ofertas de trabajo han bajado drásticamente desde el pasado 1º de septiembre debido los nuevos sueldos. Es una preocupación que comparte con el director de Econométrica, Ángel García Banchs. Él fue tajante sobre el rumor de un aumento salarial que rozaría el 50 %: “Sería la mortandad de muchas empresas”.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...