El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Nicmer Evans: “Psuv negocia la transición con Henry Ramos Allup”

“El Gobierno ya no cree en el socialismo, esto no es un problema ideológico, esto es un problema entre iguales a ver quién se queda con la mejor tajada, o hacer un acuerdo que garantice que no perseguirán a sus militantes”.

La reflexión pertenece a Nicmer Evans, sociólogo, exasesor del gobierno de Nicolás Maduro y dirigente de Marea Socialista, quien visitó Maracaibo el jueves para participar en el conversatorio “¿Hacia dónde va Venezuela?”

—¿Cuál es su lectura en función de la activación de la Carta Democrática?

mudversionfinal—Luis Almagro le hace un favor a Maduro, tal como está planteada la convocatoria a todo el proceso de activación de la Carta Interamericana Democrática. Es una desproporción absoluta el hecho de aceptar que un poder que no es el Ejecutivo en una organización en donde hay una representación de estados de gobiernos y no de poderes, sea la que convoque y active un mecanismo como el de evocar a la Carta Interamericana para discutir si se aplica algún tipo de sanciones por esa vía. Sin duda alguna es como el decreto de Obama, es un favor que le están haciendo a Maduro para que se pueda oxigenar.

—¿Por qué usted considera que el llamado a diálogo es un show?

—Así ha sido hasta ahora. Para el venezolano el diálogo significa una cadena nacional de 10 horas, en la que no hablaba ni el uno ni el otro, una especie de intercambio de señas entre sordos que al final hacía mucho ruido. Terminó siendo un reality show. Un diálogo político tiene que ser transparente lo que no quiere decir que todo tiene que ser televisado. Lo que necesita fundamentalmente es información, transparencia y la necesidad de reconocimiento de la diversidad de actores que implican la posibilidad de la negociación para la conciliación de elementos en el país. Mientras siga siendo entre dos, seguirá siendo ese talk show que vimos en televisión así lo facilite el Papa.

—¿El referendo es el mejor camino para empezar a resolver la crisis económica y social?

—Es un paso, no es el mejor ni es el único. Se debe comprender que hay un problema de crisis que no se va a resolver con el cambio del Presidente de la República. Puede ser un elemento de destrabe, pero incluso queriendo un proceso de revocatorio no va a tardar menos de seis o cinco meses por el proceso burocrático, incluso, queriendo. Mientras tanto, ¿qué pasa con los niños que mueren, qué pasa con los abuelos que no consiguen la pastilla de la tensión y que se mueren de mengua?

—¿Apoya el proceso de solicitud de ayuda humanitaria?

—Estamos de acuerdo con la necesidad de que el Gobierno venezolano abra las puertas para aceptar la ayuda humanitaria que se genere en función de paliar transitoriamente el problema que se vive fundamentalmente en el área de medicamentos. Pero también estamos conscientes de que el país tiene cómo resolver el problema sin recurrir al Fondo Monetario Internacional.

—¿Cómo evalúa usted el discurso del Psuv sobre el revocatorio, es opcional o es obligatorio?

—Ni una cosa ni la otra, el revocatorio es un derecho consagrado en la Constitución. Se activa según la demanda de los ciudadanos. No es opcional porque los derechos no son opcionales; los derechos son elementos consagrados que puedes activarlos o no puedes activarlos en función de las necesidades del ciudadano. Ese derecho tiene que ser progresivo, quiere decir que ya fue utilizado una vez y en Venezuela ese proceso de activación y desarrollo no duró más de cinco meses. Tenemos una normativa después de ese proceso en 2007 que hace complejo el proceso, que posterga y atenta contra un derecho adquirido y desarrollado en un tiempo que benefició al Gobierno. El Estado debería facilitarlo aún más y reducir los tiempos en función de la aplicación de ese derecho que sólo lo pueden hacer los millonarios porque para poder convocar a un referendo en este país se tiene que ser financiado.

—Dijo hace minutos que dentro del Psuv quieren el referendo el año que viene...

ramosallupversionfinal—El Psuv está negociando con Ramos Allup para poder generar un espacio de transición el año que viene, en función de que haya un revocatorio y que derive no en unas elecciones sino en la asignación del Vicepresidente del momento para que pase a ser Presidente. Esto se corrobora de manera concreta, Ramos Allup ha sido el principal factor que ha bombardeado el referendo revocatorio con cualquier alternativa rebuscada y que obstaculizó el hecho de que la oposición convocara o realizara el mecanismo de activación los primeros seis meses del año. Esto tiene una lógica fundamental, el hecho de que este sector de la oposición junto al sector del Gobierno piense que la única salida sea la aplicación de medidas neoliberales de impactos muy fuertes que tendría que aplicarlo una presidencia de transición para que ni la oposición cobrara por la responsabilidad de tomar estas medidas ni el Gobierno saliente de Maduro fuese responsable de unas medidas como estas. En esa transición, un presidente legal pero ilegitimo sería un factor muy conveniente para tomar unas medidas, luego convocar unas elecciones generales y sobre eso es que la oposición tomará el poder.

—El papel que juega Jorge Rodrí- guez en torno a la recolección de rmas, ¿qué efecto tiene sobre la imagen del CNE como árbitro?

—Una imagen de capacidad injerencista del Ejecutivo sobre otro poder. El hecho de conocimiento técnico y que haya sido presidente del CNE no lo faculta a ser juez y parte en relación con unos mecanismos que fueron activados por un sector político de Venezuela. Yo podría decir que el Psuv envió a gente a firmar con nombres de muertos y entonces caeríamos en un juego muy perverso. Hay una racionalidad de porcentajes, creo que habló de 10 mil firmas, un 1 %. Yo no tengo dudas de que pueda abrirse una averiguación. ¿Eso invalida el resto de las firmas? No.

—¿Amenaza lo que está sucediendo ahorita con el proceso revolucionario de Hugo Chávez, amenaza la corriente del chavismo como ideológica?

—Por supuesto que el gobierno de Maduro hoy pone en riesgo extremo lo que es la continuidad del legado positivo del presidente Chávez, el negativo no lo queremos repetir por el contrario queremos problematizarlo, analizarlo, y profundizar el hecho para no repetirlo. Sin embargo, hay un fenómeno interesante: Maduro está en 18 % y el Psuv en 21 % sigue siendo el principal partido del país si descontamos a la MUD como bloque. Chávez, hoy según Datanálisis, bajó de 61 % de su popularidad a 55 % aunque está muerto. El hombre sigue siendo referente político del país con mayor popularidad, eso es superior a Capriles, Leopoldo cualesquiera de la oposición. En Barómetro, cuando tú preguntas si se debe continuar con el legado del presidente Chávez el 40 % del país dice que sí. No es la mayoría pero ese 58 % puede tener diversidades de criterios.

—¿Cuál es ese legado negativo?

—Chávez tiene una importante cuota de responsabilidad de lo que le está pasando al país pero el culpable está vivo y se llama Nicolás Maduro. Hay dos elementos fundamentales que desdibujan los aspectos positivos de la política del presidente Chávez: uno es la complicidad ante la corrupción y el otro es el elemento de la capacidad que tuvo para cambiar el modelo económico y que generan el piso de la crisis que estamos viviendo hoy.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...