El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Liberan a Walter Mayorga y Marller González, presos políticos desde hace seis años

Los jóvenes fueron acusados por el asesinato de Miguel Antonio Parra, un sargento de la GNB que recibió un disparo el 24 de marzo de 2014 en la avenida Las Américas de Mérida, durante una manifestación

La jueza Lucy del Carmen Terán dictó libertad plena para los jóvenes Walter Mayorga y Marller Gonzáles, presos desde 2016 por el supuesto asesinato de un efectivo militar, en Mérida, durante las protestas populares de 2014.

Así lo dio a conocer el Observatorio de Derechos Humanos de la Universidad de Los Andes la tarde del viernes a través de su cuenta en la red social de Twitter, donde señalaron que dicha sentencia se da luego de cinco diferimientos injustificados de la audiencia de conclusiones y más de cinco años de retraso para iniciarse el juicio.

La organización señaló que antes de que el Tribunal de Juicio dictara la sentencia, la Fiscal Cuarta del Ministerio Público, Lupe del Carmen Fernández Rodríguez, pidió en sus conclusiones “la condena para estos jóvenes”, pese a no haber presentado durante todo el juicio ninguna prueba incriminatoria.

A Mayorga y González se les imputó el delito de homicidio intencional calificado con alevosía y por motivos fútiles, previsto y sancionado en el artículo 406, numeral 2, del Código Penal Venezolano, en concordancia con el artículo 77, numerales 13 y 83.

La imputación de este delito fue por el asesinato de Miguel Antonio Parra, un sargento de la GNB que recibió un disparo el 24 de marzo de 2014 en la avenida Las Américas de Mérida, a la altura del sector El Campito, mientras retiraba escombros de las barricadas levantadas por manifestantes.

Walter Mayorga fue detenido el 21 de enero de 2016, cuando se trasladaba en un autobús para presentarse a prestar servicio militar en un cuartel. Su esposa, Jennifer Vielma, asegura que él jamás participó en las manifestaciones sociales de 2014.

Trabajaba como agricultor en el municipio Campo Elías y había decidido alistarse en las Fuerzas Armadas por la crisis económica. Tiene un hijo de 5 años a quien solo ha visto por fotos y videollamadas desde la cárcel.

Marller González, por su parte, trabajaba como mototaxista para esa época y tampoco participó en las protestas sociales.

Según testimonios, el día del asesinato se encontraba cerca del lugar donde murió el sargento Parra porque iba a buscar a un hermano. Mientras lo esperaba, un disparo también lo alcanzó a él y tuvo que ser trasladado al Hospital Universitario de Los Andes. Más de dos años después de este hecho, el 5 de julio de 2016, fue detenido por la policía.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...