El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La OPEP se reúne sin esperanza para Maduro

La llama de la expectativa consume el escenario petrolero mundial. Hoy 13 países que conforman La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se darán cita en Doha, Qatar, para obtener la fórmula que permita estabilizar los precios del hidrocarburo que mueve la economía mundial, pero que el último año y medio ha bajado 70% debido a la sobre oferta, y cuya cesta se ubicó el pasado viernes en 38,58 dólares por barril.

El planteamiento que se debatirá este domingo en el encuentro, y que el Gobierno de Venezuela añora; se basa en dilucidar si reducir la producción de crudo ocasionará el aumento de su valor y una estabilidad en el mercado petrolero.

Sin embargo, Emmanuel Borgucci, profesor de Macroeconomía de la Universidad del Zulia (LUZ), explica que el problema va más allá de los precios del hidrocarburo porque según el último informe del Fondo Monetario Internacional (FMI), la economía mundial tiene una tendencia a la baja que no sólo será durante el 2016 sino que se proyecta para el 2017: “Esto se traduce en malas noticias para quien vende petróleo porque ese pronóstico no ayudará a que el crudo suba, es necesario que la economía mundial crezca, para que eso pase, y que el crecimiento sea sostenido en el tiempo, de modo que la demanda de crudo suba a nivel mundial hasta absorber el exceso de producción y los productores sientan que debe subir la producción en sus respectivos países y aprovechar así el mercado expansivo”.

Para Ivan Cañizalez, Decano de la Escuela de economía de LUZ, los países árabes que integran la Opep no tienen una verdadera intención de reducir la producción de crudo porque ello signifi ca abrirle paso a productores no OPEP, que puedan ofrecer esa cantidad que se está dejando de producir.

“Parte del escenario es que Arabia Saudita, líder del mercado petrolero mundial no está muy convencido de ceder a este acuerdo, porque perdería clientes frente a Irán, que viene a reincorporarse a la OPEP luego de haber sido sancionado durante 10 años por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por tener un programa nuclear ilícito, y que requiere producir volumen porque debido esa sanción tiene serios problemas económicos”, indicó el experto.

El profesor Borgucci considera que los protagonistas del encuentro en Qatar son Rusia y Arabia Saudita, ya que de ellos depende que haya un consenso entre los productores mundiales: “Rusia quiere ver que Arabia Saudita sacrifique mercado par ellos también poder hacerlo, de lo contrario no va a pasar nada. Entonces lo importante es saber cuanto están dispuestos a perder los países OPEP”, sentenció.

El posible acuerdo
Especialistas coinciden en que aún cuando los productores de crudo lleguen a un acuerdo, el aumento del barril no será muy alto. Según Richard Márquez, director de la Escuela de Petróleo de LUZ, es probable algún tipo de acuerdo pero este no causará grandes cambios en la economía venezolana: “Hipotéticamente si se reduce la producción, los precios del barril deberían estar dentro de una banda de 70 a 80 dólares promedio”, dijo.

“Mas allá de que aumente o no el precio del hidrocarburo hay que dejar en claro que Venezuela no puede vivir a la expectativa de que bajen o suban los precios del petróleo, porque no tiene solidez financiera, y eso es consecuencia de la mono producción”, enfatizó Márquez.

Posición y efectos
Borgucci resalta que aunque Venezuela ha contribuido con que se propicie esta reunión, no es un país que tiene la fuerza para incidir en la toma de una decisión porque es un productor de bajo calibre dentro de la OPEP: “Incluso es posible que los miembros de la organización decidan vender petróleo con los mismos precios pero a mayor volumen, cosa desfavorable para Venezuela porque eso hace necesario una inversión importante en la industria petrolera”, avizoró.

Mientras que el profesor Cañizalez añade que no “es posible que aumente la cuota de bombeo cuando en la actualidad Venezuela produce menos de la capacidad instalada, superior a los 3.3 millones de barriles diarios, pero hoy estamos produciendo unos 2.2 millones diarios, es decir más de un millón de barriles menos cada día”, señaló. Si por el contrario, disminuye la emisión de crudo, Borgucci refirió de igual modo, no habría una recuperación de la economía nacional.

Analistas están de acuerdo en que los resultados de la reunión en Doha no son la medicina que cure la crisis económica del país, por lo que se debe invertir en la industria petroquímica, diversificar y ampliar los procesos educativos para explotar otros sectores productivos y así obtener ingresos estables.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...