El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La manzana sale de la dieta del venezolano

La presencia de la manzana en la dieta del venezolano ha disminuido considerablemente en los últimos meses debido a su alto costo. Esta fruta que suele ser traída de Chile, puede valer entre 700 y 1.100 bolívares, en los mercados más populares.

En vista de ello, expertos sugieren que la población venezolana opte por consumir frutas criollas, como el cambur, mango o lechosa, ya que contienen los mismos aportes nutricionales y su costo es mucho más accesible para el bolsillo.

manzana verdeWerner Gutiérrez, exdecano de la Facultad de Agronomía de la Universidad del Zulia (LUZ), explica que el constante incremento en el precio de la manzana se debe a que es una fruta netamente importada, de manera que es comprada a dólar paralelo, haciendo que cada vez sea menos vista en los comercios, y que su calidad sea más baja (fruto más pequeño y menos fresco).

“No creo que los importadores de manzanas tengan acceso al dólar preferencial, porque el dólar a bolívares 10 el estado se lo reserva para las importaciones estratégicas de alimentos, pero que aun así no logra satisfacer las necesidades de importación de rubros tan importantes como el arroz, azúcar o leche, por lo que no creo que estén dedicando parte de ese dólar a traer manzanas. Sería una incoherencia”, detalló Gutiérrez.

Para el especialista, la ausencia de la manzana representa una oportunidad agroproductiva en la que el Gobierno nacional destine divisas para invertir en tecnologías e insumos, que permitan impulsar la producción de frutas tropicales.

salario“Debemos decirle a la sociedad venezolana que se refugie en esas frutas criollas, porque permitiría bajar los costos de consumo desde sus hogares, sin dejar de consumir las mismas propiedades nutricionales que aporta la manzana, y a la vez se estimularía la producción nacional de fruta, para lo cual Venezuela tiene un excelente potencial, por sus suelos y clima”, dijo el experto.

La sustitución
Para la doctora Adriana González, Obesóloga, efectivamente la manzana puede ser perfectamente sustituida por frutas criollas como el mango, el cambur o la lechosa, ya que son igual o más ricas en celulosa (fibra que permite la buena evacuación y absorbe las toxinas que consume el ser humano en otros alimentos), que la fruta importada.

“El mango, por ejemplo, tiene ácidos esenciales como la manzana. Posee resinas que son las que ayudan a eliminar toxinas también. Mientras que el cambur tiene oligoelementos como el potasio, cloro sodio, magnesio. Es muy rico en celulosa y en almidón complejo”, detalló.

manzanaEnfatizó que en el caso de la lechosa ocurre lo mismo en cuanto a riqueza de nutrientes, pero que la manzana es más famosa porque tiene menos azúcar, sin embargo, aclaró que el venezolano puede vivir tranquilamente sin consumir manzana si se tienen las frutas tropicales que abundan en el país.

Al recorrer el centro de Maracaibo, vendedores de frutas relatan que cada vez las ventas están más bajas, y que poder vender manzanas no es nada fácil: “Solamente la caja que trae 100 o 120 unidades de la roja nos puede costar entre 34. 000 y 40. 000 bolívares porque la verde es más cara y ya ni se ve”, contó Felipe Pérez, vendedor.

Añadió que para noviembre de 2015 los precios de la fruta aún eran más accesibles: “ 200 a 300 bolívares. En diciembre fue que aumentó a 400 o 500 pero con abril llegó el disparo del precio”, dijo Pérez.

Detallan que la fruta más demandada es el cambur, por su bajo costo y buena cantidad. Uno kilo de banano va de Bs. 200 a 350 lo que equivale entre 5 y 7 unidades.

“La lechosa no es tan demandada pero si se vende, porque el precio también es barato; mínimo yo lo tengo a 200 bolívares pero lo más caro son 350 el kilo, y un lechosa mediana pesa kilo y medio más o menos”, indicó José Zambrano, otro vendedor.

Consumidores aseguran que han tenido que dejar de comer manzana o disminuir su compra al mínimo: “Antes comía una diaria, ahora me como una cada tres meses y cada vez que pago lo que cuesta me resulta un sacrificio mayor, para uno cada vez es más difícil comer frutas y verduras, no nos estamos alimentando bien”, manifestó Carmen Albornoz, mientras compraba frutas en el Mercado de Santa Rosalía, de Maracaibo.

Aunque lo ideal no es decirle “adiós” al consumo de manzanas, las circunstancias económicas apuntan a decirle “hasta luego”, por el bien del bolsillo del consumidor venezolano, al menos hasta que se ofrezcan dólares para importaciones y bajen los índices de inflación.

opiniones

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...