El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La inflación se devora el aumento del sueldo

“Aun cuando el pueblo asuma como siempre todos los aumentos, va a ser absorbido inmediatamente por la inflación y el alto costo de la vida. Rápidamente la gente va a empezar a padecer aún más las consecuencias del aumento que como si no lo hubiese habido”, aseguró el sociólogo Ender Arenas.

Acotó que el incremento ni siquiera indemniza totalmente el sueldo para satisfacer las necesidades básicas de los trabajadores, “el venezolano requiere, de verdad, un plan de emergencia directo con una política social mucho más efectiva. Ese aumento decretado por el presidente no resuelve para nada a la clase trabajadora”.

cuadroversionfinal

“En 15 días, cuando la gente comience a cobrar su salario nuevo ya la inflación se lo ha de haber comido, en solo esos 15 días”, enfatizó la politóloga María Alexandra Semprún. Subrayó que la inflación que va acumulada en el año no está a la par del 105 % del aumento de los ingresos netos de los trabajadores, en un año, lo que impulsa a los empleados a tener “rebusques” para percibir más dinero fuera del sueldo mínimo.

Semprún, también profesora de la Universidad Rafael Urdaneta, señaló que el sentimiento de la población por el bajo nivel de vida genera descontento, que está comenzando a traducirse en violencia. Colocó el ejemplo de los saqueos en las tiendas por departamento “tal vez no es por hambre, es también por rabia, hay muchos factores en contra”.

“El aumento indica un impacto importante para las empresas, más que todo las pequeñas, que deben absorber ese costo (…) En el corto plazo lo que va es a compensar el efecto que la inflación está teniendo sobre el deterioro del poder adquisitivo del venezolano”, opinó Jorge Gandica, economista. Recalcó que una parte muy importante de la población económicamente activa cobra salario mínimo, “el salario mínimo prácticamente se ha convertido en el sueldo promedio de la economía”.

Gandica explicó que lo más importante a es tratar de recuperar, más que el salario nominal, el salario real de los trabajadores pero para esto se requiere que el Gobierno active planes de lucha contra la inflación, con políticas antiinflacionarias que abatan éste fenómeno, “pero lógicamente esos programas no van a dar resultado en un cortísimo plazo”, aclaró.

Se abrió el debate

Las reacciones de ambos bandos políticos ante el alza del salario no se hicieron esperar, Julio Borges, diputado de la Asamblea Nacional (AN) criticó el anuncio del presidente de la República al publicar que “Maduro aumenta el salario 30%, y solo este año los alimentos aumentaron +583%”, aprovechó para lamentar que no se tomaron medidas para bajar la inflación en el país.

José Guerra, también diputado de la AN, manifestó que “mientras no haya una política para reducir la inflación la carrera entre precios y salarios la va a seguir ganando los precios, como ha sucedido en todo el mundo y Venezuela no es la excepción”, por lo que recordó que desde la AN se plantearon 10 propuestas para resolver la crisis económica, una de las cuales consiste en bajar la inflación y recuperar el poder de compra de los salarios.

“La aritmética es muy sencilla: Maduro dice que los salarios incluyendo el ticket de alimentación han aumentado entre abril de 2015 y abril de 2016 en 105 %. Sin embargo, en ese mismo lapso la inflación subió 275%, con lo cual los salarios reales, es decir, el poder adquisitivo, en lugar de aumentar disminuyó”, detalló Guerra.

El programa venezolano de educación-acción en derechos humanos (Provea), a través de su cuenta en Twitter, realizó un recuento de las tasas inflacionarias del país para demostrar que en la actualidad se maneja la in ación más alta registrada en la historia de Venezuela, por lo que insisten que el aumento salarial se hace insuficiente para cubrir la canasta básica alimentaria.

“Saludamos aumento de salario mínimo anunciado por presidente Maduro, pero insistimos en que es insu ciente para cubrir canasta alimentaria (…) Inflación declarada por @BCV_ORG_ VE en 2015 superó cifras registradas durante los períodos de ajuste neoliberal de 1989 (80%) y 1996 (103%)”, escribieron en la cuenta de la red social. Además, la ONG agregó que “la pérdida del poder adquisitivo de trabajadores venezolanos contribuyó en 35% al aumento de la pobreza entre 2013 y 2014, según Cepal”.

Orlando Camacho, presidente encargado de la Federación de Artesanos, Micros, Pequeñas y Medianas Industrias y Empresas de Venezuela (Fedeindustria), respaldó el aumento del 30 % en el sueldo mínimo y bono de alimentación. “Apoyamos cualquier medida que mejore la calidad de vida, el poder adquisitivo y las condiciones de seguridad del medio ambiente de trabajo de nuestra fuerza laboral”, informó el gremio industrial a través de una nota de prensa.

Según Camacho el incremento es justo y se acopla con los criterios de progresividad y mesura con que se vienen haciendo una serie de correcciones en la economía, sobre todo en los precios de los bienes y servicios y algunas variables macroeconómicas como el tipo de cambio”.

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...