El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

La carne alza vuelo y llega hasta Bs. 15 mil el kilo

Las proteínas se empeñan en desaparecer del menú de los venezolanos. Un kilo de carne de segunda supera los 15 mil bolívares y los cortes de primera quedaron para los que devengan sueldos millonarios. Gremios del sector ganadero reprochan las políticas del Estado al calificarlas de ineficientes y de espaldas a las necesidades que demandan con urgencia los productores.

El país ha sido sometido a un proceso inflacionario muy severo, asegura Luis Hernández, primer director de la Federación Nacional de Ganaderos (Fedenaga), además, agrega que, la adquisición de insumos ha sufrido un proceso de dolarización.

“Hemos soportado mucho para no transferir los incrementos de manera desmedida, pero nuestros insumos han sufrido un proceso de dolarización, estamos comprando en el exterior por culpa del mismo Gobierno nacional, que ha mantenido una nefasta política económica, que no logra abastecernos de los insumos que necesitamos, por ejemplo: de medicina animal, vacunas, entre otros. Ellos se han reservado el monopolio de las importaciones, lo que ha ocasionado que nuestros rebaños no se puedan salvar”.

Para Miguel Molero, economista, estos incrementos son la consecuencia de las políticas erradas que, en su opinión, el Estado se ha “empecinado en aplicar”. “El sector está guapeando para mantenerse. No solo carecen de insumos sino que también está el problema de la inseguridad que viven. Es trágica la situación de los ganaderos, quienes pagan los platos rotos de un Ejecutivo que desconoce las teorías económicas para el manejo de un país. No hay correcciones en las políticas económicas, sobre todo en el control cambiario. El Estado no tiene reservas de divisas, y las que obtiene de los ingresos petroleros están destinadas al pago de la deuda externa y a sus propias importaciones”.

Sector abandonado

“Nadie nos ayuda, somos un cero a la izquierda para el Gobierno nacional y regional”, afirma, Daniel Ariza, presidente de la Asociación de Ganaderos y Agricultores del Municipio Colón del Estado Zulia (Aganaco). ”La gente no entiende el problema. A pesar de todos los incrementos que se han dado, nosotros tenemos la carne más barata de Latinoamérica, la raíz del problema es que el venezolano perdió su poder de compra por la inflación galopante que padecemos en el país”.

El titular de Fedenaga dijo que la inflación ha “destrozado” a los productores de ganado a nivel nacional. Hernández asegura que en el año 2002 Venezuela se autoabastecía un 100 % de carne, destaca que en la actualidad sólo cubren un 30 %.

El experto en economía, Miguel Molero, alega que el sector cárnico está “acorralado”, aduce que, esto se debe a las restricciones que el Gobierno ha interpuesto a todos los que se dedican a la actividad ganadera. “No hay guerra económica, lo que hay es un desastre que el Gobierno ha ocasionado. El proceso inflacionario no se detendrá si no se corrige el sistema cambiario, hay muchas barreras, por ejemplo, el nuevo Dicom no tiene sentido, hablan de subastas y aún no sabemos como será ni cómo se aplicará”.

“Esto es una pelea de boxeo donde a uno de los contrincantes se le amarra su mano derecha y se le exige que gane el encuentro”, así narra la situación de los ganaderos, Luis Hérnandez, directivo de Fedenaga. “Estamos en una situación muy difícil, nuestros insumos cada vez valen mas, las vacunas han tenido un incremento del 5.000 %, la medicina animal está fuera de nuestro alcance. El Gobierno ha tenido un monopolio en los fertilizantes sintéticos, no hay insumos, no contamos con nada”.

Ganaderos de toda la nación se quejan por la falta de vacunas para la fiebre aftosa, argumentan que la lucha contra esa enfermedad impide que el país obtenga un certificado para poder exportar carne.

Solo para millonarios

Los cortes de primera rondan los 15 mil y hasta en 17 mil bolívares, en mercados locales y del centro del país, los precios de la carne de segunda rondan entre 9 y 11 mil. Ante esta subida de precios, diversos gremios regionales y nacionales afirman que el sector está en un proceso de inflación que no tiene fin. Un canal bovino se vende en los mataderos a 5 mil 200 por kilo. Según, Daniel Ariza, titular de Aganaco, cada animal pesa 220 kilos, lo que se traduce en 1 millón 144 mil. “Creo que nuestros precios están acorde porque debemos cubrir nuestro costos de producción, no podemos hacer nada más ante un Estado que no brinda ayuda”, dijo.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...