El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Gobierno se entrampa en su propia opacidad

“El Gobierno debe estar gobernando los puertos: saber qué entra, saber qué sale, saber lo que está ahí y saber a dónde va”, dijo el vicepresidente Aristóbulo Istúriz el miércoles, durante un foro sobre economía, pero ya debería saberlo muy bien porque en marzo de 2009 centralizó todos los puertos del país, que antes administraban los gobernadores.

El fallecido presidente Hugo Chávez le ordenó a los militares tomar las instalaciones durante su programa televisivo Aló, presidente: “Vamos a crear una corporación de puertos nacionales bajo control, como siempre ha debido ser, del Estado”. Así nació Bolipuertos.

Para Jesús Urbina, vocero regional de la organización civil Transparencia Venezuela, es inadmisible que el Gobierno ignore a estas alturas la actividad en esas instalaciones. “No hay administración municipal o estadal que pueda hacer una veeduría de lo que ocurre en los puertos de Maracaibo, Puerto Cabello. Resulta insólito que la carencia de datos, de información confiable, afecte al Gobierno, que es el causante de esa opacidad”.

El artículo 10 de la Ley Orgánica de la Administración Pública establece que esta se desarrollará con base en principios de rendición de cuentas, eficiencia, oportunidad, transparencia y buena fe. El Poder Ejecutivo, desde la centralización de los puertos, tuvo siete años para cumplir con tales parámetros y ahora se propone hacerlo cediéndole total control al general Vladimir Padrino López, ministro de Defensa.

Urbina cree que esta es una contradicción que se le suma a la de que en Venezuela no hay una situación de emergencia humanitaria “porque el país no está en guerra”, como afirma Luis José Marcano, ministro de Comunicación e Información, mientras que el presidente Nicolás Maduro justifica la crisis con una guerra económica y en Táchira se abre la frontera con Colombia para que ciudadanos venezolanos puedan comprar productos de primera necesidad en Cúcuta.

“No debe extrañarnos que un Gobierno con tal grado de contradicción entre sus voceros, aparezca diciendo que no tiene información sobre puertos cuando él mismo es el responsable de todo lo que se sabe o no se sabe de los puertos. Es el resultado de una medida de opacidad que ha tomado el Gobierno desde hace años”.

Otra distracción

Desde el seno del chavismo también salen críticas. Clíver Alcalá Cordones, mayor general (r) del Ejército, asegura que todo se trata de una distracción ante los “problemas centrales” de los venezolanos, y que es la producción nacional la que debe motorizarse.

Funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana y del Seniat, siempre han habido en los puertos.

“Es el reconocimiento de que fracasamos en las políticas de Estado, no podemos decir que el Gobierno se dio cuenta ahorita de que los puertos estaban desguarnecidos. Hay que revisar qué se compró, cómo se negoció, qué está pagando ahí el pueblo que hace cola a diario y en qué condiciones. Es el reconocimiento de que los ministros del área fracasaron porque estaban pulverizados por la corrupción esos despachos”.

En Maracaibo, dice, los padres de niños enfermos se ven obligados a viajar a Maicao o Riohacha en busca de medicamentos porque en la ciudad –y el resto del país– escasean. ¿Cómo queda allí la protección del Estado?, se cuestiona.

“Es menester que Padrino, en esa misión que le encomendaron, cumpla; porque si fracasa ahí, fracasamos los venezolanos. El triunfo de Padrino en esa área, es el triunfo de los venezolanos que hacen colas a diario. Creo que todo el país debe apoyarlo en ese sentido”.

¿Por qué?

A Fedecámaras le resultan extraños los motivos que da el vicepresidente Istúriz para extremar la autoridad castrense hacia los bolipuertos. “¿Acaso hay irregularidades?”, inquiere Francisco Martínez, su presidente.

“La teoría nuestra es que el problema no está en el control de la distribución, de lo que entra o de lo que sale, sino que hasta que no se aumente la producción de los bienes hechos en el país, será muy difícil solventar la crisis que atravesamos”.

A los empresarios les preocupa la creación de un súper ministerio en manos del general Padrino López, y lo que pueda estar ocurriendo en el gabinete económico para que se le otorgue tanto poder a la Fuerza Armada.

“Entendemos que el Ejército tiene una alta capacidad logística, pero no lo su ciente para controlar los procesos de la producción de bienes , dijo.

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...