El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

El Vaticano repliega misión en Venezuela

No es nuevo el interés del Vaticano en la solución del conflicto político y social que vive Venezuela en los últimos años, si bien es cierto que la elección de Jorge Bergoglio profundizó la visión geopolítica de la Santa Sede para el continente, el traslado de Parolín (exnuncio apostólico en el país) para la Terzza Loggia ha sido fundamental y esencial.

La mejor muestra de ello son las diversas intervenciones en las que el Papa Francisco se ha referido a Venezuela, y como ha sido un promotor incansable del diálogo.

En el viaje de regreso de Ecuador, Bolivia y Paraguay comentó que era la Conferencia Episcopal venezolana (CEV) la responsable de promover la paz y el diálogo en el país y que oficialmente no había ningún proceso de mediación.

Pero ayer se conoció a través de un comunicado oficial un viraje, de momento, en la misión que el Canciller del Vaticano tendría la semana entrante en Venezuela.

“Por motivos que no dependen de la Santa Sede, S.E. Mons. Paul Richard Gallagher, secretario para las Relaciones con los Estados de la Santa Sede, se ha visto obligado a anular su viaje a Venezuela previsto en los días 24-29 de mayo”, informó la Diócesis de San Cristóbal, capital del estado Táchira.

El mensaje ha sido recogido por el presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup y el diputado ha asegurado que el cambio de itinerario es producto de una petición expresa del presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, a la Santa Sede, exigiéndole que se abstuviera de enviar al diplomático.

Ramos Allup escribió en su cuenta twitter:  “Suspensión de visita a Venezuela del canciller del Vaticano, Paul Richard Gallagher fue pedida por el régimen de Maduro. Miedo trágico”. Pero el Gobierno de Maduro no ha respondido al respecto.

Se conoció semanas atrás que la visita del canciller Gallagher contemplaría reuniones con factores de la oposición nacional, autoridades de la Iglesia y representaciones del Gobierno, aunque oficialmente su estancia tenía como objetivo la Ordenación Episcopal del segundo nuncio apostólico nativo de Venezuela, monseñor Francisco Molina Escalante, que en el mes de marzo fue designado para la nunciatura en el Congo, y cuya ceremonia sería en el estado Táchira.

Hasta el momento se desconoce si efectivamente la llegada a Venezuela del Canciller se reprogramará. La diplomacia de la Santa Sede, que lideró negociaciones para el reencuentro entre Estados Unidos y Cuba, parece conseguir una muralla en Venezuela.

Si bien no se ha establecido un diálogo abierto entre Iglesia y Gobierno, hay mensajes que perfilan las líneas manejadas desde el Vaticano. La Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), que responde directamente ante el Papa manifestó en abril pasado que los primeros pasos del Consejo Nacional Electoral (CNE) de entregar las planillas para recoger las primeras firmas de cara al referendo revocatorio contra Maduro, representaba un “gesto positivo” para la estabilidad del país.

Monseñor Diego Padrón, presidente de la CEV, fue claro: “El Gobierno debe escuchar a los venezolanos con el referendo revocatorio”. Un mensaje así debe primeramente que ser filtrado por la Santa Sede.

Papa y Venezuela

Recientemente en la bendición de la Urbi et Orbi de la Pascua 2016 el Papa volvió a mencionar a Venezuela y el mismo Federico Lombardi días después confirmó que el pontí ce le había escrito una carta privada al presidente Nicolás Maduro.

Sobre el contenido de esa carta no se sabe oficialmente nada. Caracas ni siquiera ha mencionado haberla recibido, pero podría afirmarse que el contenido gira en torno a la disposición del Vaticano a comenzar una negociación para resolver el conflicto social y humanitario que vive el país.

Inclusive la crisis de desabastecimiento de alimentos y medicinas ha provocado que la Santa Sede tenga que rotar al personal de la nunciatura, y quizás el hecho más escándalos es la negativa en Miraflores de recibir la ayuda humanitaria que fue ofrecida a través de Cáritas Internacional, por parte de la Iglesia.

Otro de los puntos de la carta podría ser la situación de los presos políticos en Venezuela, aunque el nuncio en Caracas, monseñor Giordano es muy cauteloso al referirse al tema, el padre de Leopoldo López participó recientemente en la Audiencia General de los miércoles con el Papa Francisco en el Vaticano y fue recibido por el Secretario de Estado, sin embargo, ninguna de las partes ha confirmado públicamente que se esté tratando el tema.

El Episcopado por su parte si ha sido enfático y ha afirmado: “La Ley de amnistía es un clamor nacional e internacional y una contribución a la distensión social. Desconocer a la Asamblea Nacional es desconocer y pisotear la voluntad de la mayoría del pueblo”.

Es quizás el momento más apremiante de la diplomacia de Bergoglio en su propio terreno, en un continente en el que la izquierda pierde influencia con el pasar del tiempo y las consecuencias humanitarias en Venezuela son alarmantes, por lo que la resolución del conflicto abriría un nuevo horizonte a la geopolítica de América Latina.

Lea también
También te sugerimos
Comentarios
Cargando...