El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

“El gobierno de Maduro está repartido en cuotas de poder”

Florencio Porras, excompañero de armas el 4 de febrero de 1992 de Hugo Chávez Frías, magíster y doctor en Ciencias Políticas, le causa mucha suspicacia que en el seno de un gobierno socialista sus principales líderes, antes sin riquezas, sean dueños de empresas y múltiples propiedades. Al exgobernador de Mérida y dirigente del desaparecido Movimiento Quinta República lo unió una cercana y larga amistad con el fallecido mandatario. Hoy, distante de la acera ideológica chavista, asegura que su artillería verbal tiene base en lo que lee en la prensa, internet, redes sociales y lo que le informan gente del entorno del alto poder. Porras participó en el Repiqueteo dominical de Versión Final para abordar temas polémicos que van más allá de las recientes controversias entre poderes del oficialismo.

—Hay denuncias públicas en contra de factores del Gobierno sobre negocios ¿Quién tiene ese monopolio? —Yo no creo que aquí hay monopolio. Eso está repartido en diferentes cuotas de poder. En las redes sociales, en internet, ahí hay bastante gente que hace un análisis de los diferentes grupos de poder en el seno del madurismo. Ahí se ven los negocios. No es lo mismo los negocios de Diosdado Cabello que los negocios de Tarek El Aissami. No son lo mismo los negocios de Jorge Rodríguez a los de Rafael Ramírez. Si vamos a hablar de monopolio, entonces ellos tienen todas las fichas del juego.

—¿Cuáles son los negocios entonces de El Aissami, Cabello, Ramírez y Rodríguez? —Yo no soy ni policía, ni fiscal, ni contralor. Eso tienes que preguntárselo a ellos. Seguramente te van a decir que no tienen ningún tipo de negocio, deberías preguntarle por qué les molesta tanto que cualquier tipo de sanción de los Estados Unidos los afecte. A mí en lo particular, si Estados Unidos sacara una sanción, a mí completamente me resbalaría, porque yo en Estados Unidos no tengo absolutamente nada, no tengo ni dólares, ni empresas, ni en Estados Unidos ni en ninguna otra parte del mundo. Los que chillan, por algo será. Cuáles son los negocios, no sé, soy un ciudadano que a través de los medios de comunicación social, a través de denuncias, me voy nutriendo.

—Voceros oficialistas aseguran que se tratarían de falsas las acusaciones de Estados Unidos contra Tarek El Aissami. —Yo no puedo decir que las acusaciones de Estados Unidos carecen de fundamento o tienen todos los fundamentos posibles, eso lo saben los Estados Unidos. Lo que sí debemos tener claro es que para la administración norteamericana cualquier persona que contribuya, así sea indirectamente con la práctica del narcotráfico, pasa a ser narcotraficante. La pregunta es de dónde sacaron tantos recursos los Aissami, eso tienes que preguntárselo al excelso Vicepresidente. Hay que preguntarle por qué su hermano Feraz El Aissami tiene tanta plata, por qué su familia tiene tantas propiedades en Mérida, en Caracas y en otras partes de Venezuela, y en Estados Unidos, también. Lo que sí te puedo decir es que Samark López, que es la otra persona que a lo mejor me vas a preguntar, yo no sé si será testaferro de Tarek o no, no sé si son socios o no, pero sí sé que Samark López llegó a Mérida hace unos 15 años atrás y no tenía, como se dice popularmente, dónde caerse muerto. Que ahora vuelve y es dueño de la Cadena Capriles vaya a usted a saber; si es propietario de la empresa que vende las bolsas CLAP a Venezuela, ahí habría que preguntarle al Gobierno que es el que se las compra. Lo cierto es que de la nada se convirtió en uno de los hombres más ricos de Venezuela. Si es socio o no de Tarek El Aissami, lo deberán responder ellos, a mí no me consta.

—¿El Aissami tendría vínculos con el narcotráfico como presuntamente se le señala? —De acuerdo con lo que dicen los norteamericanos, pareciera que sí. La gente asume, cuando a alguien lo acusan, que es narcotrafi cante, que está traficando droga, y no necesariamente. Si yo tengo alguna empresa y esa empresa tiene negociación con otra empresa, que a la vez tiene negociaciones con otra empresa, que está demostrado, lava por ejemplo dinero del narcotráfico, la mía se convierte en narcotraficante también. Todo eso forma parte del sistema legal norteamericano. ¿Tendrán pruebas, o no? Yo lo que le pido a Tarek El Aissami para la tranquilidad de él, su familia, sus amigos, copartidarios y de todos los venezolanos que aplauden al Vicepresidente y de quienes no lo aplaudimos, yo le pido, pero vaya a Estados Unidos, dé la cara y demuestre que todo eso es una infamia y listo, y regresa con su cara muy lavada. Ah, pero vaya a usted a saber por qué no lo hacen.

—¿Qué papel jugaría Samark López en los negocios del Gobierno? —Yo no lo sé. No pertenezco al Gobierno ni quiero pertenecer a él. Será socio o no, yo no lo sé. Lo que debería investigar, no el Gobierno, sino las instancias del Estado que les corresponde, especialmente el Ministerio Público, así sea por notitia criminis, es de dónde Samark López sacó tanto dinero. Cómo es eso que en el año 2008, 2012, no sé, compró la Cadena Capriles, cómo es eso, de dónde sacó dinero ese muchacho. Ah, pero como es del Gobierno, ah bueno, no, chévere, todo es una infamia, todo es mentira.

—Usted nombró a Cabello, ¿en su caso qué nos puede decir? —A mí no me consta nada, más allá de sus nombramientos públicos o no tan públicos que apuntan a un gran poder económico de Cabello Rondón. Yo no puedo decir que sean cierto o no. Ojalá que tú como periodista, cuando te encuentres con Cabello, pregúntale: ¿De dónde sacó usted tanta plata, de dónde? Porque Diosdado vivía para el año 1992, o años posteriores, para el año 1994, más o menos, vivía en Terrazas de la Rosaleda, en San Antonio de los Altos. ¿Sigue viviendo allí? ¿Tiene los mismos bienes? Ojalá, yo no lo sé. No han incorporado ninguna prueba o señalamiento como tal, no han procesado ninguna prueba, al contrario, simplemente se descalifica al que denuncia. Esa es una práctica en donde incurren todos los personeros del poder, toditos.

—¿Usted avizora algún relevo de Maduro en el Gobierno? —Si es avizorar, por supuesto que no. El panorama para avizorar está bien turbio, está bien nublado. Yo a lo que aspiro, que es distinto, es que todos los venezolanos, el pueblo como un todo movilizado, logre rescatar la vigencia de la Constitución y que aquí en Venezuela haya justicia y que de una vez por todas podamos tener un gobierno decente. ¿Podrán hacer eso desde el Gobierno? Eso tendrán que preguntárselo a los pesuvistas, yo lo dudo.

—El legado de Chávez, ¿cuál es? —Si tú te vas a la definición etimológica de “legado” habría que preguntarse si la inseguridad, la destrucción del aparato productivo, si la anulación de la autonomía de los poderes, forma parte de ese legado. Lo cierto es que con decir cualquier cosa de estas cometes una herejía para quienes pertenecen a la religión del chavismo, donde ven a Hugo Chávez como un semidiós o algunos, más osados, lo ven como un dios. Hugo Chávez fue mi amigo. Como amigo del él que era, le hice bastante críticas y de ahí terminamos enemistados. Pero ahí está muy claro en nuestra Constitución, nuestras leyes, nuestro planteamiento político, a lo largo del tiempo, vamos a ver quién lo violó. Entonces ¿En el legado hay algún resultado de lo que él hizo? No tengo por qué decirlo yo. Cualquier ciudadano está viendo a su alrededor cuál es el legado de Chávez.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...