El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

El fracaso de Agropatria

“Hugo Chávez se murió sin saber qué significaba Agroisleña para el sector agrícola venezolano”. Werner Gutiérrez, exdecano de la Facultad de Agronomía de LUZ, se refiere a la expropiación del Grupo Agroisleña como “el punto de quiebre” de la grave crisis que afecta al sector nacional.

El 3 de octubre de 2010, en Aló, presidente, Hugo Chávez anunció la toma de la empresa con 52 años de fundada y 65 sucursales en 19 estados, la más grande de su tipo. Proporcionaba insumos a los agricultores y financiaba a un gran número de ellos. La excusa fue una supuesta especulación, usura y prácticas oligopólicas por parte de la empresa, según reza en el decreto de adquisición forzosa publicado en Gaceta del lunes 4 de octubre.

Gutiérrez recuerda que antes de la expropiación comercializaba 70 por ciento de los agroinsumos y agrosoportes que se requerían en Venezuela a través de 82 puntos de venta y ocho silos con capacidad de almacenamiento por sobre el 1.000.000 de toneladas.

La empresa que pasó a llamarse Agropatria contaba con 1.700 empleados, con un departamento técnico con un elevado nivel profesional que garantizaba a los agricultores asesoría técnica y supervisión real sobre el correcto uso de los agroquímicos adquiridos, así como financiamiento con facilidades a los agricultores que así lo solicitaran.

Menos cosechas
Hoy, a pesar que Agropatria dispone de una nómina que se estima sobre las 7.000 personas, la opinión mayoritaria de los agricultores del país es que no está en capacidad de dar respuestas a sus requerimientos de agroinsumos, y no presta los servicios tradicionalmente que ofrecía Agroisleña en cuanto a financiamiento y asesoría técnica durante la postventa.

“Para desnudar la verdadera situación de la caída de la producción agrícola del país, luego de la expropiación de Agroisleña, y la creación de Agropatria, basta revisar lo sucedido con cuatro rubros estratégicos para el país: maíz, sorgo, caña de azúcar y café”, sostiene Gutiérrez, al comparar los años 2010 y 2014, con base en los balances presentados por Fedeagro.

En 2010, según el exdecano de la Facultad de Agronomía de LUZ, se cosecharon en Venezuela 799.712 hectáreas de maíz, mientras que para 2014, último año con resultados publicados, solo se cosecharon 515.611 hectáreas, una caída de 29 % en la superficie.

Para el cultivo de sorgo la caída en la superficie cosechada es aún mayor, 69 por ciento, pasando de 223.934 hectáreas en 2010 a solo 70.983 hectáreas en el 2014. En caña de azúcar, la caída pasó de 130.805 hectáreas en el 2010, a 94.976 hectáreas en el 2014, representando una caída de 28 por ciento. Hace seis años, 190.440 hectáreas de café fueron cosechadas en el país, cayendo en 2014 a 168.426, una disminución de 13 por ciento.

En 2014, ocho de los 12 rubros principales que se cosechan mostraron caída en la superficie al compararse con los resultados del 2013. “Aún esperamos de las cifras de la cosecha 2015, pero todas las estimaciones coinciden que la caída en la superficie y en la producción es aún más estrepitosa que la observada en 2014. Resalta el caso de la caña de azúcar, zafra que se inició en diciembre pasado y que aún no concluye, pero que se prevé que la caída con respecto a 2010, pueda alcanzar alrededor de un 50 por ciento en la superficie cosechada”.

Antes de la expropiación de Agroisleña las principales asociaciones de agricultores del país, ya comenzaban a recibir en sus depósitos los agroinsumos: semillas, fertilizantes y plaguicidas, para enfrentar el ciclo de siembra de invierno. “La realidad agrícola después de la creación de la empresa estatal Agropatria hace 5 años, es completamente distinta. Aún tenemos fresco en el recuerdo las malas experiencias de 2015 cuando se vio disminuida la superficie de siembra de arroz y maíz por la escasez de semilla en el país, la cual fue recibida de manera tardía.

Igual experiencia vivieron los paperos, quienes esperaban la llegada de la semilla desde Canadá a más tardar el 1° de diciembre, y aun varias semanas después, esta no era recibida por el retraso en el pago a los proveedores por parte del gobierno nacional”.

Indicadores
En el trabajo de investigación Situación actual del abastecimiento y suministro de agroinsumos para la producción agrícola y Evaluación del uso y manejo de agroquímicos en los sistemas de producción agrícola que realizaron profesionales de la Cátedra Biología y Combate de Malezas de la Facultad de Agronomía de LUZ, entre 2014 y 2015, en dos zonas agroproductoras de la cuenca del Lago de Maracaibo, municipio Tulio Febres Cordero, Mérida y municipio Sucre, Zulia, el 78, 57 % de los productores consultados reportan que casi nunca logran obtener los agroinsumos necesarios cuando los necesita, por lo que en el 85, 71 % de las situaciones adquieren productos sustitutos, adquiridos con sobreprecio en el “mercado negro”.

El 71, 43 % de los productores entrevistados considera que la planificación del manejo de sus cultivos se afectó por la falta de agroinsumos en el mercado, mientras que el 92,85 % afirma que la no disponibilidad de estos productos impacta en la rentabilidad de su unidad de producción.

Sobre el tema del uso y manejo de los agroquímicos adquiridos la situación es muy preocupante. Los resultados indican que en el 85,71 % de las unidades de producción muestreadas el propietario es el encargado de realizar las aplicaciones de agroquímicos, con el agravante que el 42,86 % declaró ser analfabeta funcional, mientras el 50 % alcanzo sólo formación en escuela primaria.

El 57,14 % afirmó que la selección del producto la realizaba de acuerdo con su criterio, mientras que el 50 % de los productores afirmó seleccionar el mismo, la dosificación del agroquímico adquirido. 85,71 % de los encuestados indica no haber recibido capacitación en el uso y manejo seguro de agroquímicos.

Werner Gutiérrez sentencia: “Como se ve en los resultados presentados, los mismos no solo desmienten la afirmación del gobierno nacional sobre el cumplimiento de la responsabilidad de Agropatria en el suministro de agroinsumos en el mercado nacional, sino que desnudan una perversa situación sobre la minusvalía en la cual han quedado los agricultores al no disponer de asesoría técnica y supervisión especializada al momento de la adquisición y correcto uso de los agroquímicos”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...