El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

“El control de cambio alimentó al monstruo del mercado paralelo”

El presidente de la Unión Empresarial del Comercio y los Servicios del Estado Zulia (Ucez), Gilberto Gudiño Millán está preocupado. Las pocas expectativas que tenía con los últimos anuncios del jefe de Estado, Nicolás Maduro, se esfuman con lo que ocurre.

“Se continúa hablando de guerra económica, inflación inducida y Plan de la Patria. Esto deja claro que se sigue profundizando el mismo modelo que desencadenó esta grave crisis que hoy sufre el hogar venezolano”.

En sintonía con el comportamiento de la economía nacional, Gudiño Millán asegura, en nuestro repiqueteo dominical, que la pequeña y mediana empresa en la región zuliana y en el país “están destinadas a quebrar”.

En su opinión todo el sector formal laboral se encuentra en riesgo. Opina que no hay uno que escape a la grave crisis que está padeciendo Venezuela. “En este momento, las pocas empresas que quedan en el país y los pocos trabajadores formales que quedan, se encuentran en riesgo. Este sistema de distorsión, este modelo económico, modelo político, que se sigue intentando imponer, a pesar de la grave crisis que tenemos, no está protegiendo al hogar venezolano. No está protegiendo lo que está sucediendo en este momento en el país”, indicó.

Cree que al tratarse de imponer este sistema, la sociedad empobrece aún más. Habla de un sistema laboral cuyo salario se vuelve sal y agua. “Aquí la gente está trabajando por dignidad, porque se rehúsa, se reniega, a tener que salir a bachaquear, porque bachaqueando es como logra obtener algo más de ingreso”.

—¿Cuál es el sector más afectado en los últimos meses en el Zulia?

—Esto ha sido una cadena. Primero se afectó al sector primario de la economía con el tema de las expropiaciones de las tierras. Se expropiaron las 4 millones de hectáreas más productivas del país. Después vino el sector secundario de la economía, entre el año 1999 y el año 2008, con cifras del Instituto Nacional de Estadísticas, el parque industrial decreció casi un 45%. Eran 12 mil industrias y, según el censo económico del INE, quedaron 7.500 industrias. En estos tiempos estamos viendo cómo el sector terciario está terminando de refl ejar las consecuencias que fueron originadas hace siete u ocho años atrás. La gran vitrina que es el sector comercio, hoy muestra lo que se viene haciendo mal desde años atrás.

—Usted habló de cero inventarios, ¿aplica también en el área de los alimentos?

—Claro, porque es que los inventarios son generalizados. Hace más de un año, en un estudio de Consecomercio, empezábamos a ver la caída de los inventarios. Empezamos con una caída entre un 50 y 60 % de los inventarios que existían para el 2014, con respecto al 2013. Ese estudio se fue profundizando y fue cayendo de forma muy dramática hasta el punto que ya en los últimos meses del año pasado llegamos a dar esos informes donde decíamos que la caída de los inventarios superaban el 90 %.

—¿En qué rubros?

—En la mayoría de los rubros. En alimentos, medicinas, repuestos. Cuando hacemos contactos con nuestras cámaras o asociaciones vecinas del Zulia o hermanas del país, te das cuenta que hay problemas para la materia prima de la industria, que hay problemas con los insumos para la industria, pero también hay problemas con los repuestos para la industria. Qué está sucediendo: si tienes el empaque, no tienes el alimento y en el caso del sector alimento también sucede que cuando tengo el alimento, no tengo el empaque.

Sidor no está produciendo suficiente materia prima para la elaboración de empaques. Te presenta problemas el sector industrial, el sector comercio, el sector primario de la economía, bien el sector ganadero o el sector agricultor. Cuando analizamos toda esta situación, hay que comprender que el sector que represento, que es comercio y servicios, no está divorciado de los otros dos sectores de la economía.

—¿La devaluación hizo bien?

—Se eliminó una tasa que de igual forma no funcionaba, y se mantuvo la otra que sólo funciona para generar más corrupción y burocracia. Lo que el país necesita es desmontar el exceso de controles que ha generado un país de distorsiones. El control de cambio, el control de precios, el control en la distribución, el control en la venta, controles, controles y más controles, y al final todo está descontrolado. Eso no puede seguir así. El exceso de control, como lo es el control de cambio, trajo como consecuencia el monstruo del mercado paralelo. Entre el dólar paralelo y el dólar oficial tienes más de 11 mil por ciento de diferencia.

—¿Con la devaluación aparecerán los dólares?

—Creo que no. El problema es que el Gobierno no tiene dinero. El control de cambio aparece para proteger las reservas internacionales del país. Y esa fue la excusa que buscaron al momento de la imposición del control de cambio. La gran pregunta es ¿se protegieron las reservas del país? Para el año 2007, las reservas internacionales de Venezuela, superaban los 45 mil millones de dólares y se decía que en el Fonden existían más de 100 mil millones de dólares. Es decir, que entre las reservas internacionales y el Fonden teníamos aproximadamente 150 mil millones de dólares. La gran pregunta es: año 2015, qué acaba de pasar, y el año 2016, que tenemos en este momento en curso. ¿dónde están esos 150 mil millones de dólares que supuestamente con el control de cambio se iba a encargar de proteger? No están por ningún lado.

—El Tribunal Supremo de Justicia le dio validez al decreto de emergencia económica, ¿temen ustedes expropiaciones?

—Las hemos temido, no solamente porque se valide este decreto de emergencia, a través del TSJ. Lo tememos desde hace más de ocho años, cuando empezaron las expropiaciones. Todos los empresarios, agricultores, todo el mundo tiene miedo. Algo muy valioso nos sucede. La gente se atreve a salir con nosotros en las cámaras de prensa y televisión. Es primera vez que eso pasa. La gente está perdiendo el miedo. Nuestro miedo es si pueden venir más expropiaciones. Ojalá no sea así. Desde que se iniciaron las expropiaciones este país comenzó a caer. La economía de este país comenzó a pasar factura. Lo peor que puede tener un gobierno es no corregir.

 

 

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...