El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

EE. UU. falló en Venezuela antes: Ahora la presión gradual sí puede funcionar

Rusia y China han realizado una importante apuesta geopolíticas, pero Moscú solo podrá dar apoyo moral y diplomático

Cuando Estados Unidos se apresuró a respaldar un golpe militar contra el expresidente venezolano, Hugo Chávez, en 2002, no le fue bien. El autodenominado líder de la revolución “bolivariana” regresó a su cargo en tres días, y más antiestadounidense que nunca.

La decisión de esta semana de Washington de reconocer al líder de la oposición, Juan Guaidó, como el presidente legítimo de la nación podría tener las mismas consecuencias, si el heredero de Chávez, Nicolás Maduro logra aferrarse al poder.

Según reseñó el portal español Cinco Días, esta vez, sin embargo, el acontecimiento tiene lugar en un clima geopolítico muy diferente, en el que el fracaso corre el riesgo de repercusiones globales.

La economía de Venezuela cae en picado, lo que ha llevado a millones de ciudadanos a huir a países vecinos, que han respaldado a EE.UU. y se han negado a reconocer la reelección de Maduro en 2018, considerada como fraudulenta. El golpe contra Chávez fue condenado por muchos gobiernos latinoamericanos por antidemocrático. Ahora es el ejército el que mantiene a Maduro en el poder, frente a una oposición nacional y regional mucho más fuerte.

Sin embargo, el enfrentamiento actual también está cargado de rivalidades entre grandes poderes –China, Rusia y EE.UU.– que apenas existían en Venezuela hace 16 años. Eso le brinda a Maduro un apoyo internacional para enfrentar a Washington con el que no contó Chávez.

“Nos preocupa que esto se esté convirtiendo en una competencia geopolítica”, afirma Alejandro Martínez Ubieda, una figura de la oposición que fue secretario de la delegación venezolana en un congreso interparlamentario en San Petersburgo en 2017.

Cambio de política

El jueves, el asesor de seguridad nacional de EE.UU., John Bolton, abordó esas preocupaciones cuando explicó a los reporteros por qué Washington decidió intervenir bruscamente en un país que antes consideraba una amenaza limitada para los intereses estadounidenses. “El hecho es que Venezuela está en nuestro hemisferio“, dijo Bolton.

El Senador estadounidense Marco Rubio enumeró cuatro razones por las cuales el presidente Donald Trump se preocupa por Venezuela en un tweet el viernes, entre las que incluye una supuesta oferta de Maduro de ser anfitrión de una base naval y aérea rusa “en nuestro hemisferio”.

Dejar de entrometerse

Rusia y China han hecho importantes apuestas geopolíticas en Venezuela durante la última década, llenando el vacío de inversión y seguridad dejado por el alejamiento de Washington del gobierno de Caracas.

China ha invertido más de 62.000 millones de dólares en Venezuela, principalmente a través de préstamos, desde 2007. El año pasado, importó 3,6% de su petróleo del país, una reducción de poco más del 5% en 2017. El viernes, el Ministerio de Relaciones Exteriores volvió a advertir contra cualquier “amenaza de fuerza o interferencia” externa los asuntos internos del país.

“Venezuela aún está en proceso de cambio, y si Guaidó llega al poder, todavía necesitará inversión china, que es una fuente insustituible“, asegura Xue Li, director de estrategia internacional en el Instituto estatal de Economía y Política Mundial de la Academia China de Ciencias Sociales. “A largo plazo, la situación actual no afectará el interés de China en este país”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...