El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Desplome de la Red de Abastos Bicentenario [+Fotos]

La Operación Ataque al Gorgojo continúa activa y promete ponerle fin a la corrupción que ha teñido a las redes de alimentos del Estado. El ministro para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Gustavo González López, anunció que por órdenes del presidente Nicolás Maduro la Red de Abastos Bicentenario será reestructurada.

Pero la directriz da la estocada a una organización del Estado que pudrió la corrupción y nacida hace seis años de la expropiación de las instalaciones de los hipermercados Éxito.

El funcionario aseguró que los cuerpos de inteligencia se encuentran desplegados en todo el país hasta llegar a comercios privados y otras redes de distribución públicas, que estén incurriendo en corrupción. Anticipó: “Daré nombres de los supermercados, panaderías y restaurantes privados que recibían productos desviados de Abastos Bicentenario”.

cola bicentenario JP. version finalEl fracaso
La detención de los 49 gerentes de Bicentenario es solo la punta del iceberg. Desde inicios de 2003, la Red Socialista de Distribución de Alimentos ha estado salpicada por casos de corrupción y mala administración.

Este sistema arrancó en el 2003 con la red Mercal (Mercados de Alimentos), que entre 2006 y 2007 presentó un incremento de 51% en los reportes de casos de corrupción, según su mismo vicepresidente para entonces, Luis Fernández: “Se denunciaron 397 casos de corrupción, de los cuales 15 personas se encuentran detenidas con sentencia de 3 a 15 años de prisión”.

Aseguró que a más de 1.000 trabajadores los removieron de sus puestos por estar implicados en irregularidades. Luego se creó la Productora y Distribuidora Venezolana de Alimentos (PDVAL), la cual en el 2010 perdió 120 mil toneladas de alimentos por encontrarse en avanzado estado de descomposición en contenedores en Puerto Cabello. Luego se desató una cadena de denuncias y hallazgos de este tipo en varios estados del país, que sumaban 36 mil toneladas de alimentos en mal estado pertenecientes a la red.

Este 2016, el año inició con la noticia de que la Corporación Venezolana de Alimentos (CVAL) quedó sin presidente, tras la detención de Hebert Aguilar y Bárbara Figueroa, encargada de desempeñar el cargo de administración de Cval, quienes fueron acusados de legitimar capitales producto de bienes y fondos públicos, para posteriormente desviar los alimentos a redes de comercialización privada para que fueran expendidas a precios especulativos.

Y como colofón de la lista, ahora la cadena de Abastos Bicentenarios queda envuelta en actos de corrupción desde sus gerencias. Este acontecimiento es interpretado por no pocos trabajadores de la empresa del Estado, que han preferido quedarse en el anonimato, como parte de un “show mediático” para justificar la escasez de alimentos.

Reorganización
Este martes, se realizó un recorrido por los Abastos Bicentenarios de la capital zuliana, en los que se evidenció total normalidad. Se comercializaban de dos a cinco artículos regulados y, dependiendo de estos, se acentuaba la cola de consumidores. Al momento de ubicar información oficial de cómo se reorganizará la gerencia de los establecimientos, los empleados se mostraron herméticos y temerosos de ofrecer declaraciones. Sin embargo, se conoció que los empleados con más años de servicio son los que han asumido las gerencias en contingencia.

exito version finalLo que quedó
A Hipermercados Éxito también le llegó la hora del “exprópiese” en 2010 y bajo Gaceta Oficial 39.351 y en decreto Nº 7.185 sobre la expropiación de la cadena francocolombiana, se prometió garantizar la estabilidad alimentaria que hoy sigue estando escasa. Chávez dijo aquel año: “Ordeno que se abra un expediente y espero la ley nueva para iniciar un proceso expropiatorio de la cadena Éxito. Eso tiene que pasar a ser propiedad de la nación. Ahora, que hay que modificar la ley, modifiquémosla”.

Han transcurrido seis años de aquella expropiación. De aquellos tiempos solo queda el recuerdo no tan lejano de una cadena donde sobraban los alimentos, los artículos de línea blanca, tecnología y cocina. Hoy sus derredores e interiores huelen a cola, escasez y corrupción.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...