El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Controversia por pagos de bonos PDVSA 2020

De acuerdo con Miguel Rodríguez, economista, expresidente del BCV, el equipo de Juan Guaidó ha debido exigir una orden firmada por el presidente de los Estados Unidos de protección total de Citgo y los activos del país contra cualquier acción que intenten tenedores de bonos de la deuda

Miguel Rodríguez, economista, exministro de Cordiplan y expresidente del Banco Central de Venezuela, considera “un crimen” haber reconocido y pagado el bono Petróleos de Venezuela PDVSA 2020, realizado por el equipo económico de Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y quien es reconocido por medio centenar de países como presidente interino de Venezuela.

De acuerdo con Rodríguez, “la excusa” para el pago de los 72 millones de dólares fue que se perderían Citgo y activos que se le congelaron al gobierno de Venezuela en los Estados Unidos, “pero ese Gobierno ha debido exigir inmediatamente una orden firmada por el presidente de los Estados Unidos de protección total de esos activos contra cualquier acción que intenten los tenedores de bonos  de la deuda”, advierte.

El equipo que está renegociando la deuda de Venezuela, que desconozco, no puede volver a pagar intereses de la deuda ni dedicar un dólar de los recursos escasos de la República de Venezuela, en los próximos tres años al servicio de la deuda, y debería hacer una renegociación con una orden ejecutiva, firmada por el presidente de los Estados Unidos, que proteja los activos venezolanos”.

Para el experto, quien reflexiona acerca del tema en un video publicado el 12 de mayoel objetivo fundamental del equipo económico de Guaidó, es no volver a pagar un centavo de deuda y conseguir una reducción masiva de por lo menos el 80% del compromiso que se tiene con los tenedores de bonos. Y en el caso de China y de Rusia, pedir la condonación total  de esa deuda, plantea.

Opina que las deudas con China y Rusia se hicieron “en condiciones leoninas” y en el  caso de Rusia, con todas las implicaciones de financiamiento “simplemente” de material militar  y de control de manifestaciones, que fue lo que financió esa deuda, dice.

Propone que quienes tienen la responsabilidad  de reestructurar la deuda actual eviten reunirse con los representantes de los acreedores.”No almuercen con ellos, las únicas reuniones deben ser en las mesas de negociaciones,  bajo la total protección de la orden ejecutiva del presidente de los Estados Unidos y de los tribunales de los Estados Unidos. En ese momento ya se define cómo se va a reestructurar la deuda”, acotó.

Venezuela va a resurgir de las cenizas en las que se encuentra, pero las cosas hay que hacerlas con absoluta claridad, bajo la conducción de un economista de la talla de Ricardo Hausmann, con economistas estrellas como  Miguel Ángel Santos y otros que están colaborando en ese esfuerzo; si hacemos las cosas así, salimos de la dictadura y el futuro de Venezuela  va a ser brillante”, señaló.

El economista y exministro de Cordiplan plantea que Venezuela tenga en su programa económico, como elemento central, la reducción de la deuda “como ya lo hicimos por cierto en 1989”.

Bajo el Plan Brady, recuerda, redujimos el servicio de  la deuda externa de Venezuela en un 70%. Una deuda que a precios actuales sería de 60 billones de dólares, logramos reducirla considerablemente”.

Ese esfuerzo lo encabecé yo y se hizo  precisamente no pagando el endeudamiento a los acreedores de aquel momento, refiere.

“Esa deuda se pagó el 31 de diciembre de 1989 porque los mismos bancos tuvieron que poner los recursos  para la cancelación de esa deuda, eso sí, tuvimos todo el respaldo del gobierno de los Estados Unidos, de la Secretaría del Tesoro, de la Reserva Federal de los Estados Unidos, especialmente de la Reserva Federal de New York, en donde estaba el paraguas que manejaban los bancos acreedores de la deuda”, expuso.

 

 

 

 

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...