El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Aumento de sueldo desenfrena la especulación

Desde el anuncio del nuevo aumento de salario por parte del presidente Nicolás Maduro el pasado 27 de octubre, los analistas anticiparon que los índices de inflación aumentarían más de lo que se proyectaba para final de año.

El pasado martes entró en vigencia el decreto del nuevo aumento de sueldo para trabajadores y pensionados y en un recorrido realizado por los supermercados y abastos de la ciudad, se constató lo que los expertos predecían: alimentos y productos de primera necesidad presentan un alto incremento en sus costos.

Rubros como el plátano, que presentaba un precio de 130 y hasta 150 bolívares la unidad, ahora cuesta alrededor de 250. Asimismo, el pollo, que había presentado una rebaja por la poca demanda, llegando a los 1.300 bolívares por kilo, actualmente se cotiza en 1.650 y 1.800 bolívares.

María Rosario, encargada de una charcutería ubicada en el casco central de Maracaibo, expresó que los recientes aumentos han golpeado mayormente a los pequeños empresarios, que se ven obligados a aumentar de manera exorbitante los productos que ofrecen para ver ganancias y además, ha generado despidos masivos en los negocios.

“Los mercados están ‘pelados’, ya la gente no compra porque mientras más aumentan el sueldo, más aumentan los precios de los productos. Cada día es peor mantenerse como ciudadano común y como vendedor”.

Sobre esto, el diputado de la Asamblea Nacional (AN) y presidente del partido Un Nuevo Tiempo en el estado Zulia, Elías Matta, aseguró que el reciente aumento de salario anunciado se vuelve nada frente a la inflación que según su opinión, superará el 500% este año, reseñó una nota de prensa.

Asimismo, el economista Alberto Castellano, destacó que el aumento de salario incide en los precios pues esto se une a la llegada del último trimestre del año, donde se incrementa la liquidez monetaria por el pago de los aguinaldos y utilidades. Esto genera presiones en los bienes y servicios que conllevan una oferta muy disminuida (producción interna) y una demanda incrementada.

Aunado a esto, el experto agregó que el reciente repunte en el precio del dólar paralelo también incide en el crecimiento de los costos. “Muchas empresas y comerciantes trabajan con este tipo de divisa para traer productos e insumos, generando un circulo vicioso de presiones inflacionarias”.

Castellano comentó que evidenció incrementos en alimentos como arroz y pasta. También destacó que aquellos productos que provienen de Colombia al Zulia presentan altos precios por el tipo de cambio cucuteño, que está disparado y afecta la relación peso/ bolívar.

Por su parte, Manuel Alvarado, comprador frecuente del mercado Santa Rosalía expresó que los productos de higiene personal también presentan un incremento de precio y aseguró que los mismos escasean, por lo que algunos marabinos se ven obligados a comprar productos artesanales en establecimientos que no poseen permiso sanitario.

“Al mismo precio de los productos colombianos venden los jabones artesanales que además son de mala calidad y uno los tiene que comprar porque los normales no se están consiguiendo”.

Sin alternativas

Representantes del Movimiento Vino Tinto, integrado por 18 organizaciones de la sociedad civil afirmaron el pasado miércoles que con la diferencia 70 % -30 % del bono de alimentación con respecto al salario mínimo, los trabajadores laborarán por comida, hecho que según ellos, es una restricción pues no puede disponer libremente de su paga en efectivo, según reseñó el diario El Nacional.

Resaltaron que esto también limita al trabajador a tener dinero en efectivo, pues la cantidad salarial es menor a la del ticket y el empleado está expuesto a ser “víctima de usureros que cobran hasta 25 % de comisión por canjear el monto de la tarjeta de alimentación por dinero”.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...