El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Aumento de la gasolina: Un golpe necesario

Desde el Gobierno de Hugo Chávez se debate el  aumento del precio de la gasolina, y a pesar de varios años de discusión la medida se ha ido postergando, en su momento por el temor a perder popularidad, aunado a que la renta petrolera aguantaba el subsidio. Pero el 2016 parece ser el año, dado a que el presidente Maduro, aseguró que “ha llegado el momento”.

La sociedad ha temblado ante esta propuesta, pues se dice que el aumento del precio de la gasolina trae debajo del brazo, una crecida en los precios de los sectores alimentación, transporte, salud, entre otros, que desencadenará una nueva subida inflacionaria. Pero los economistas se preguntan ¿Acaso ya no estamos viviendo excesivos indicies inflacionarios?

Para el economista Carlos García, actualmente nos encontramos frente a una inflación estructural y una superinflación inducida, producto de la poca capacidad productiva venezolana y la falta de controles especulativos, por lo que a pesar de considerar que el aumento del combustible traerá a corto plazo tiempos difíciles, será necesariamente el paliativo que más adelante le regalará estabilidad económica a Venezuela, eso sin ignorar que la producción es lo primordial para salir a flote.

¿Cuál es el precio ideal?

El especialista de economía política considera que el precio de la gasolina debe estar “dolarizado”, es decir, al precio internacional que oscila en 1,3 dólares, “el Gobierno tiene que entender que es un grave problema financiero del país un subsidio para el combustible, estimado en $15.000 millones anuales-, la gasolina deber ser colocada a un precio internacional que supla las necesidades de dólares que atravesamos producto de la caída estrepitosa del petróleo. Tenemos que aguantar el primer invierno que va a ser bien difícil, ahora, si el Gobierno está en disposición de soportar que la economía se enderece producto de la nivelación de los precios de la gasolina a los precios internacionales, la medida será muy conveniente en el largo plazo, aunque muy traumática en el corto plazo”, explicó García.

Por su parte, el economista Armando Pulgar considera necesaria e inmediata la medida, pues a su juicio independientemente que haya aumento o no de la gasolina, la inflación sigue aumentando, y sin ninguna medicina que prometa una mejor salud para la economía venezolana.

“El aumento de la gasolina tiene que venir ya, por encima de lo que sea, ¿qué más argumento van a esgrimir?, hay que evaluar el costo de producción y cuál va a ser el impacto del nuevo precio de la gasolina, pero el aumento debe venir porque es una forma inmediata de conseguir recursos, que no hay”, dijo Pulgar mientras que aproximó un aumento a su juicio de 1.5 a 2 bolívares. “Hay que ser conscientes que actualmente vamos a una estación de servicios y dejamos de 10 a 20 bolívares de propina, por eso un aumento de esta magnitud, ayudaría a la economía venezolana y no afectaría el flujo del país”.

Carentes de control

Los economistas coinciden en que el fracaso en las medidas económicas que se han aplicado en Venezuela parte de la falta de supervisión y control hacía los sectores que alimentan la especulación.

Pulgar, profesor universitario de economía explica una ecuación simple, entre el que produce y el consumidor, “pero hay dos sectores intermedios que son los distribuidores y los comercializadores, si no se le pone control a esos dos sectores, nunca vamos a salir del problema inflacionario”, dijo mientras exhortó al ente regulador a aplicar los controles necesarios.

Por su parte, el especialista en macroeconomía, Carlos García, agregó que el sector transporte especulará con el costo de los pasaje, “si desde ya con una gasolina regalada, especulan con los pasajes, cómo se va a desatar el incremento del servicio del transporte popular que utiliza más del 80% de los venezolanos, el aumento de la gasolina será excusa para aumentar el pasaje, pero para esto hay que aplicar controles, porque económicamente es necesario el aumento del combustible”.

La otra cara de la moneda

Mientras que todo un país se preocupa pensando en que todo aumentará junto a la gasolina, los empleados de las estaciones de servicio del país, sobreviven de las propinas de los usuarios. Tal y cómo lo explicó Abdénago Díaz, secretario general de estaciones de servicio Zulia, quien también señala que el aumento del combustible debe aplicarse cuanto antes.

“El aumento se la gasolina se debió hacer desde hace mucho tiempo, su precio es muy bajo y los costos operacionales de las estaciones de servicio, como: calzado, uniformes, entre otros, se han aumentado mucho”, dijo Díaz.

Explicó que una gandola 40 mil litros de gasolina 95, genera una ganancia de 3.700Bs. Mientras que la de 91 no llega a 1.800Bs. “Semanalmente y en el mejor de los casos se venden 10 gandolas que no alcanza ni para pagar la nómina de 20 trabajadores y gastos operacionales en el caso de Lagopista por ejemplo, que es una de las estaciones de servicio más grande del estado”.

Las que tienen chip le llevan de 3 a 4 gandolas semanales dependiendo de las islas y surtidores. Mientras que los concesionarios reciben un subsidio de Bs. 300 a 500 al mes, que a veces no llega puntual. Agregó que están próximos a una nueva contratación colectiva en la que esperan defender unos mejores salarios.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...