El diario plural del Zulia
TOPE AMERICARGO

A Pdvsa la “mece” una mano militar inexperta

Analistas estiman que el Gobierno irá por Rafael Ramírez

La presencia militar se afianza en Venezuela, al punto de tocar la joya de la corona: Petróleos de Venezuela (Pdvsa), sobre la cual recae la economía de toda la nación. El presidente Nicolás Maduro
designó al mayor general Manuel Quevedo como presidente de la estatal, con el objetivo de reestructurarla en medio de la crisis de corrupción y producción que atraviesa.

Ayer, el fiscal de la República, Tarek William Saab, informó que cuerpos de seguridad e investigación realizan procedimientos de allanamiento y aprehensión, relacionados con el caso de corrupción en Pdvsa.

“En este momento se están sucediendo una serie de aprehensiones y allanamientos, que tienen que ver con la corrupción de Pdvsa (…) no puedo dar más detalles, mañana (hoy) informaremosal país”, indicó.

Detalló que “en todas las filiales de Pdvsa había tramas de corrupción. Hay 50 gerentes y, de ellos, 12 altos mandos, involucrados”.

La olla de corrupción se destapó en medio de la purga contra Rafael Ramírez, expresidente de Pdvsa, de quien se conoció que fue destituido de su cargo como embajador de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), sin embargo, el diplomático desmintió la información a través de
CNN en español.

Cuota de poder militar

Analistas señalan que esos cambios evidencian que Maduro depende del poder militar y agregan que la industria requiere de personal con experticia en este período.

La periodista y experta en materia militar, Sebastiana Barráez, considera que el nombramiento de Quevedo corresponde a las pugnas de poder que existen dentro del Gobierno nacional y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb).

“A pesar de la falta de experiencia que tiene Quevedo en materia petrolera, el Presidente se arriesgó a nombrarlo como encargado, pero designa como presidente honorario a Alí Rodríguez Araque, quien ya dirigió en una oportunidad a Pdvsa, eso demuestra que Maduro sabe que Quevedo no tiene conocimientos, pero la crisis lo lleva a tener que nombrar al militar”, manifestó.

Barráez resaltó las diferencias que existen entre la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y el Ejército, por lo que el dignatario busca darle “equilibrio a la situación” porque “necesita contentar a la GNB y levantarla para no tener confrontación”.

El constituyente David Paravisini pidió a Ramírez aprovechar el escenario para descubrir los hechos de corrupción durante su gestión.

Para la analista, “los cargos importantes de Pdvsa quedarán al mando de militares como parte de una estrategia del Ejecutivo para impulsar a los sectores de la Fanb, quienes han tenido luchas por el control de áreas económicas”.

Sobre la situación de Rafael Ramírez expuso que no cabe duda que “irán por su cabeza”, porque desde hace rato están en eso”, incluso mencionó que la Fiscalía podría sorprender con orden de aprehensión contra el diplomático.

El dominio militar ha venido en ascenso, primero con empresas y luego con presencias en la directiva de la estatal.

El exdirector de Pdvsa y experto petrolero, José Toro Hardy, estimó que la designación del general Quevedo es un desacierto por parte del Gobierno, que ese nuevo puesto viene dado más
por una cuota de poder correspondida que a una decisión gerencial.

“La experticia que se requiere para controlar y reprimir una manifestación, para disparar un rifle o para manejar un tanque de guerra no son las mismas que se requieren para manejar una empresa tan compleja como Pdvsa”, indicó.

Durante palabras más, palabras menos por RCR dijo también que “si a mí me ponen a disparar un rifl e, a manejar un tanque de guerra o volar un F-16, no me cabe la menor duda de que lo voy a estrellar inmediatamente, pero no me cabe la menor duda de que si ponen a una persona sin experiencia
alguna a manejar Pdvsa, también creo que la va a estrellar inmediatamente”.

“Esto pareciera la asignación de una cuota de poder que se le quiere dar a un grupo determinado que a razones de manejo propiamente dicho”, sostuvo.

Sobre los casos de corrupción que ha denunciado el presidente Maduro e incluso el mismo fiscal general, Toro Hardy dice que quizás sea ese el trabajo encomendado a Quevedo, “quizás
vaya a hacer una cruzada en Pdvsa para el caso específico de la corrupción, quizás sea la persona adecuada, pero eso no quiere decir que él tenga las características para manejar la empresa”.

La falta de experiencia podría ser un punto negativo para la nueva estructuración, pues la petrolera necesita de un plan para recuperar su producción, que está por debajo de los 2 millones
de barriles diarios.

Francisco Monaldi, profesor del Baker Institute y director del Centro Internacional de Energía y Ambiente del Iesa, apunta que “ya la militarización estaba en marcha y este nombramiento la oficializa. No queda prácticamente nadie con experticia técnica al más alto nivel”.

El militar asume el control en el peor momento de Pdvsa. Las cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) muestra que en octubre fue 1,9 millones de barriles diarios y en 10 meses retrocedió 315.000 barriles, pues en diciembre estaba en 2,2 millones de barriles diarios.

Este descenso responde a las menores inversiones, la disminución de las importaciones, la falta de personal calificado y las deudas con los proveedores.

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...