El diario plural del Zulia
TOPE DELIA PLAZA

Tarde piaste pajarito, por Noel Álvarez

El conflicto es tan antiguo como los problemas entre los seres humanos, aunque tal vez, en épocas remotas, este no era concebido como hoy en día. Desde que los humanos nos congregamos en sociedad, buscamos la mejor manera de resolver las situaciones que ponen en riesgo la paz social. La idea de dialogar y buscar consensos en vez de confrontar y generar vencedores y vencidos es objeto de creciente y alentadora aceptación. En diversos lugares del planeta se observa un positivo e interesante número de iniciativas de diálogo y concertación.

Para quienes creemos que esa es la mejor alternativa, esta tendencia es satisfactoria, especialmente cuando vemos como algunos países sufren las consecuencias derivadas de la violencia.

Sin embargo, no podemos obviar el aumento de las crisis políticas que tienen su génesis en el irrespeto a las leyes y en el atropello a las legítimas instituciones. Tampoco es saludable concertar para repartirse la gallina de los huevos de oro y menos aprobar algo en conciliábulos, dejando por fuera las esperanzas de la mayoría de la población.

Sobre el diálogo y la concertación para la resolución de los conflictos políticos, nació una importante línea de pensamiento en la década posterior a los 60’s con el trabajo de John Burton, diplomático australiano a quien la ONU encomendó una intervención, como tercero de buena fe, en el conflicto greco-chipriotas y turco-chipriotas. Burton propuso un enfoque metodológico que llamó “comunicación controlada”, término que fue desechado por los eruditos de la libertad de expresión, por camaleones, por aparecidos de oficio y por los que veían peligrar sus negocios en el control de las urnas electorales y en los poderes del Estado.

Sobre las bases conceptuales de esta teoría, se lograron mejoras en los conflictos en Chipre, África, Irlanda del Norte y lo pusieron en práctica, a partir de 1968, en los conflictos Árabe-Israelí e Israelí-Palestino. España es otra referencia histórica de cómo el diálogo y la concertación en una sociedad en crisis permiten rescatar la paz y la convivencia.

Otros casos fueron: el Acuerdo de Paz de Chapultepec, firmado entre el gobierno de El Salvador y el Frente Farabundo Martí. En Chile, el diálogo y los acuerdos políticos permitieron acabar con la dictadura del general Pinochet.

Formulo esta advertencia para evitar que nos suceda lo que le pasó a la plebe romana. Ésta intentó un reclamo ante el emperador porque su ración alimenticia diaria solo consistía en los blancos frutos de la gallina, obteniendo como respuesta del soberano, una frase que años después inmortalizara un expresidente venezolano: ¡tarde piaste pajarito!

Lea también
También te sugerimos
Loading...
Comentarios
Cargando...